Argentina: un campanazo – Por Rafael Cuevas Molina

Queda poco de esa época “heroica”, que tuvo en Mar del Plata y el rechazo al ALCA un hito que llenó de vigor al latinoamericanismo. El progresismo, hoy, está a la defensiva, le cuesta mantener sus posiciones y, aunque se bate a brazo partido, muestra desgaste y grietas.

Se han levantado voces airadas en América Latina contra aquellos que ven signos de vientos negativos para el movimiento nacional-progresista o posneoliberal, como prefiera llamársele, que tanto protagonismo ha tenido en nuestro continente en las dos últimas décadas. Una de ellas, la del vicepresidente de Bolivia, Álvaro Linera, les ha llamado izquierdistas de cafetín, y el brasileño Emir Sader comparte su opinión.

Estamos, ciertamente, en un momento incierto, en el que se multiplica signos que no son de buenos augurios.

Quisiéramos agregar un hecho más, que en nuestra opinión es muy importante: la muerte de Hugo Chávez. Él, junto a Lula y Néstor Kirchner, los tres en el poder, conformaron un triplete formidable que posibilitó pensar en un proyecto continental de largo aliento, fuerte, innovador, nuestro.

Queda poco de esa época “heroica”, que tuvo en Mar del Plata y el rechazo al ALCA un hito que llenó de vigor al latinoamericanismo. El progresismo, hoy, está a la defensiva, le cuesta mantener sus posiciones y, aunque se bate a brazo partido, muestra desgaste y grietas.

La primera ronda de las elecciones argentinas del domingo pasado dejó lesiones abiertas y en evidencia. Ahí, la expresión particular de esta gran tendencia que ha recorrido América Latina en los últimos años, el kirchnerismo, lame sus heridas después que Daniel Sciolli, su candidato, apenas pudiera vencer por unos pocos puntos al representante de la derecha que busca reeditar la noche neoliberal, Mauricio Macri, y se presenta a la segunda vuelta con un panorama poco halagüeño.

En poco más de un mes, también en Venezuela se realizarán unas elecciones que parecen pintar desfavorables para el Partido Socialista Unido de Venezuela. La oposición venezolana, una oposición “chatarra”, oportunista, desunida y violenta, tienen grandes posibilidades de desbancar de la mayoría al oficialismo.

Y ni qué decir de Brasil, en donde el gobierno del PT se encuentra cada vez más a la defensiva ante la oleada de casos de corrupción y las protestas callejeras.

Es, efectivamente, un mal momento que no parece ser coyuntural. Los gobiernos nacional-progresistas han perdido apoyo de los sectores que pusieron en ellos sus esperanzas, y que, incluso, fueron ayudados a salir del sumidero en el que se encontraban.

Ahora que son “otra cosa”, se suman a las posiciones de la derecha. No tienen la culpa porque, en última instancia, el paraíso prometido no era más que el de sumarse como consumidores “decentes” a la sociedad de mercado y, cuando ese sueño encuentra obstáculos, viene el enojo.

Hace ya varios años reflexionábamos al respecto en esta nuestra revista refiriéndonos a Venezuela. El camino al socialismo no se recorre en un todoterreno en el que el único que ve hacia afuera es el conductor, mientras el resto de pasajeros tienen fijos los ojos en alguna pantalla de última generación. En ese sentido, la batalla cultural la ganó hace tiempos el neoliberalismo.

La última semana de noviembre y la primera de diciembre serán claves para develarnos en dónde estamos y hacia dónde vamos. Ojalá nos equivoquemos.

*Rafael Cuevas Molina. Escritor, filósofo, pintor, investigador y profesor universitario nacido en Guatemala. Ha publicado tres novelas y cuentos y poemas en revistas.
Es catedrático e investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos (Idela) de la Universidad de Costa Rica y presidente AUNA-Costa Rica.