Ecuador: Posponen la audiencia del primer juicio por crímenes de lesa humanidad

La audiencia de juicio por delito de lesa humanidad dentro del caso Vaca-Cajas-Jarrín se difirió hoy hasta fijar nueva hora y fecha.

La diligencia estaba prevista en el octavo piso de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), ante los magistrados Silvia Sánchez, Miguel Jurado y Jorge Blum.

Javier Arregui Camacho, abogado del coronel Mario Ricardo A. W., presentó un certificado médico a cargo del personal del Hospital Militar.

Según el jurista su defendido tuvo un quebranto en su salud y fue internado en la casa de salud debido a un problema cardíaco, a las 04:00 de hoy.

Galo Chiriboga, fiscal General de la Nación, señaló que estarán pendientes hasta que se recupere el procesado. “Lo lógico habría sido que el tribunal instale la audiencia y esperar prudentemente una reacción del Hospital para saber cuándo podría asistir. La otra alternativa era continuar con el proceso en su ausencia”, opinó.

Las víctimas en este caso fueron Luis Vaca, Susana Cajas, Javier Jarrín, quienes integraron el grupo Alfaro Vive Carajo (AVC). Sus derechos humanos fueron violentados en periodo 1985-1988, durante el gobierno del presidente León Febres-Cordero.

Susana Cajas llegó junto con su representante legal y familiares para presenciar la diligencia.

Los exteriores estuvieron bajo resguardo policial. La mujer manifestó que tuvieron que pasar más de 20 años para alcanzar justicia.

Recordó que ella fue víctima de maltratos físicos y abuso sexual, pero que al final se logró llevar a un proceso judicial a los responsables.

De acuerdo con información de la Fiscalía, se convocó a 69 testigos, además presentará 11 experticias y más de 70 documentos para avalar la teoría del caso.

Son 5 personas las que enfrentarán este juicio que se demoró más de año y medio en ser convocado, pues su llamamiento fue realizado en marzo de 2014. En esta diligencia se convocó a juicio a 8 personas, de las cuales 3 están prófugas (una de ellas en Estados Unidos) y no se les puede juzgar en ausencia.

Los procesados son exmilitares, entre generales y coroneles y también consta un general de Policía en servicio pasivo. Ellos habrían pertenecido a la estructura de represión estatal que, en forma sistemática y generalizada, cometió crímenes contra la humanidad entre 1984 y 1988.

Simultáneamente, en los exteriores del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) decenas de familiares de militares en servicio pasivo se concentraron para rechazar el proceso judicial.

Ellos indicaron que esta medida es ilegal y que se mancha el prestigio y la buena honra de los servidores militares.

En la época en que sucedieron los hechos, a través de la fuerza pública, militar y policial, se diseñó y se ejecutó un plan militar de defensa interna para contrarrestar una supuesta subversión.

Esta causa por lesa humanidad, Vaca, Cajas, Jarrín, es investigada por la Dirección de la Comisión de la Verdad y Derechos Humanos de la Fiscalía, bajo la coordinación de Chiriboga Zambrano, como parte de los 136 casos que la institución lleva en el tema de derechos humanos.

Antecedentes

El caso se inició luego de que el 10 de noviembre de 1985 fueron detenidos Vaca, Cajas y Jarrín en Esmeraldas por militares que les pidieron sus identificaciones y sin una orden judicial los llevaron al cuartel Batallón Montúfar y después al Batallón de Inteligencia Militar (BIM), ubicado en Conocoto, Pichincha.

En aquella época, se negó la detención de los 3 ciudadanos, pero, a través de reportes de Inteligencia, se conoció que sí sucedió. Cajas y Jarrín estuvieron arrestados durante 15 días, tiempo en el cual sufrieron torturas físicas, psicológicas y sexuales. Luego fueron liberados, según consta en el expediente fiscal.

Luis Vaca continuó plagiado y en situación de desaparición forzada durante 3 años, hasta eliminaron su registro de filiación del Registro Civil. Él fue liberado a mediados de 1988.

telegrafo


VOLVER