“Fortaleciendo el Sur: IV Cumbre América del Sur-Países Árabes”. Artículo de Mariela Cuadro

Fortaleciendo el Sur: Cuarta Cumbre América del Sur-Países Árabes.

“Fortaleciendo el Sur: IV Cumbre América del Sur-Países Árabes”. Artículo de Mariela Cuadro, especialista en Relaciones Internacionales de la Universidad de La Plata (Argentina), en el que analiza la alianza estratégica que representa el foro multilateral, producto de un cambio en las relaciones de poder globales (Exclusivo para Nodal)

Por Mariela Cuadro*

El 10 y 11 de noviembre tuvo lugar en Riad, capital de Arabia Saudita, la Cuarta Cumbre de América del Sur y los Países Árabes (ASPA) en la que participan los 12 países que conforman la Unasur y los 22 países de la Liga Árabe. La importancia del foro debe ser subrayada. Su nacimiento fue producto de un cambio en las relaciones de poder globales en el marco del cual asumieron gobiernos post-neoliberales en los países de América del Sur. Una de sus características fue la efectuación de un giro en su política exterior que ya no estaría exclusivamente centrada en el Norte y, en cambio, comenzaría a mirar hacia el Sur. En este contexto se inserta  la búsqueda de una alianza estratégica con los países árabes que este año cumple 10 años; sintomáticamente, el mismo tiempo que transcurrió desde la negativa al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada por Estados Unidos.

El comunicado final de la Cumbre (Declaración de Riad), aborda los principales conflictos políticos, securitarios y económicos que afectan a los países miembros de ASPA. Respecto al conflicto palestino-israelí, los países se pronunciaron a favor de una salida negociada de paz por tierra, planteando la necesidad de que Israel se retire de los territorios ocupados desde la guerra de 1967. La disputa por tres islas del Golfo Árabe/Pérsico entre Emiratos Árabes Unidos e Irán también fue tratada, pidiéndose a la República Islámica que responda al pedido del país árabe de negociar una solución pacífica al conflicto. En la misma sintonía, los países de ASPA apoyaron el reclamo de Argentina sostenido sobre la Resolución 2065 de Naciones Unidas que insta al Reino Unido a negociar la cuestión atinente a la soberanía sobre las Islas Malvinas. También se abordaron los conflictos en Siria, en Yemen y en Libia, subrayando la necesidad de una salida pacífica y el respeto por la integridad territorial y la soberanía de los Estados implicados, rechazando la intervención extranjera. En el marco del Acuerdo alcanzado entre el Grupo de los 5 +1 con Irán respecto al desarrollo del programa nuclear de este último, la ASPA se pronunció a favor de una región libre de armas nucleares, sin perjuicio del derecho de los Estados al desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos. La cuestión del terrorismo también ocupó un lugar importante, destacándose el repudio a cualquier vinculación entre el terrorismo y una religión o cultura en particular, haciendo clara alusión a la existente relación que se establece entre terrorismo e Islam.

Por otra parte, un punto fundamental es la relación económica entre ambas regiones, ahora enmarcada en la actual crisis internacional. No obstante el aumento del comercio entre las partes que, según cifras oficiales, ha alcanzado los 33 mil millones de dólares en los últimos dos años, la Cumbre hizo hincapié en la necesidad de continuar con el fomento de las inversiones y la transferencia de tecnología, subrayándose que uno de los problemas que persiste en el intercambio birregional es la falta de diversificación. En este sentido, los dos bloques acordaron en la necesidad de continuar explorando vías para el establecimiento de acuerdos de libre comercio. Además, se mencionó como una de las cuestiones fundamentales a resolver el desarrollo del transporte entre ambas regiones, llamando a la inversión en conectividad marítima. Una nota aparte mereció la lucha argentina contra los fondos buitre y el logro de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que crea un marco legal para la reestructuración de las deudas soberanas. Asimismo, en sus alocuciones, tanto el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, como el de Venezuela, Nicolás Maduro, pidieron una disminución de la producción de petróleo para impulsar los precios del crudo al alza. Ambos países, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ven afectados por la caída de los precios del petróleo que se inició en junio de 2014.

La próxima Cumbre ASPA tendrá lugar en Caracas en el año 2018. A pesar de que quedan varios temas por resolver -tales como la creación de una Secretaría permanente de ASPA, la de un banco de inversiones del Sur, los mencionados problemas de transporte, y la construcción de un conocimiento mutuo no mediado, entre otros-, la ASPA continúa avanzando con el objetivo de construir una relación estratégica entre dos regiones del sur del mundo unidas por lazos históricos y extremadamente importantes en términos de sus recursos naturales y culturales.

* Dra. en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de La Plata (UNPL), Argentina. Coordinadora del Departamento de Medio Oriente (IRI-UNLP).


Volver