IV Cumbre ASPA: países suramericanos y árabes profundizan los lazos políticos y comerciales

La IV cumbre de jefes de Estado de América del Sur-Países Árabes (ASPA) entra hoy en su recta final con un llamado a la unidad, tanto económica, comercial y política, como a afrontar grandes desafíos mundiales.

El peligro que representan el terrorismo y el cambio climático para la humanidad, y el drama de millones de refugiados que huyen de la pobreza y la guerra en África y Medio Oriente se mantienen como ejes referenciales de las intervenciones de muchos mandatarios y jefes de delegaciones.

Tanto el anfitrión de la reunión, el rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudita, como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, subrayaron ayer en sendos discursos la necesidad de acciones concertadas para aprovechar las vastas potencialidades y el peso mundial de ambas regiones.

Ban, quien anoche partió de Riad, fue recibido por Salman en el Centro de Conferencias Rey Abdulaziz, sede de la cita, para abordar asuntos de impacto regional e internacional, en particular las gestiones de la ONU ante el reino y sus socios del Golfo para detener las guerras en Siria y en Yemen.

En la audiencia del rey participaron miembros de la Casa Real y los ministros del gabinete saudita responsables de Relaciones Exteriores, Seguridad Interna, Defensa, Finanzas y Petróleo, pues también se habló de la cumbre de la ONU sobre Cambio Climático en París y los precios del crudo.

Los discursos de los mandatarios y demás representantes de los 34 países asistentes a la IV cumbre ASPA -los 22 de la Liga Árabe y los 12 de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)- también hicieron énfasis en respaldar a Palestina ante la persistente hostilidad y ocupación de Israel.

A tono con lo planteado en su discurso inaugural, el monarca wahabita discutió con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, el estancado proceso de paz con Tel Aviv y las aspiraciones de Ramallah de pedir a la ONU elevar su estatus al de Estado observador.

Sin embargo, dos asuntos recurrentes son la amenaza del terrorismo islamista y su propagación por Medio Oriente y más allá, y la estrepitosa caída de los precios del petróleo en mercado mundial, punto este último al que se referirán los presidentes Nicolás Maduro y Rafael Correa.

Fuentes diplomáticas de Venezuela indicaron que Maduro dedicará buena parte de su discurso y sus reuniones colaterales con el rey Salman y otras personalidades a recabar coordinación y solidaridad entre las naciones productoras del crudo para detener el colapso de los precios.

Tanto Caracas como Quito, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), apelan a una fórmula intermedia para elevar los precios, mientras Riad es partidaria de sacrificarlos, pero mantener los niveles de producción.

Correa prevé traer al plenario de la cumbre ASPA la posición del gobierno ecuatoriano de definir y aplicar un acuerdo para que la OPEP reduzca cuotas de producción del carburante, a fin de aliviar los problemas financieros.

Prensa Latina

Rey saudí destaca las relaciones entre países árabes y suramericanos

El rey saudí, Salman bin Abdelaziz, inauguró este martes la IV Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y Países Árabes (ASPA), que pretende impulsar la cooperación política y económica entre ambos bloques.

En su discurso de apertura, el monarca destacó la importancia del intercambio comercial y las inversiones entre ambas regiones, y apostó por la creación de cámaras de comercio entre los países sudamericanos y árabes.

La Cumbre de Riad, de dos días de duración, marca el décimo aniversario de la creación de este foro político y económico, que ha celebrado ya tres encuentros -Brasilia (2005), Doha (2009) y Lima (2012)- que se tradujeron en un aumento de los intercambios comerciales y las inversiones entre ambos bloques. “El intercambio comercial (entre ambas zonas) se elevó de 6.000 millones de dólares en 2004 a 33.000 millones de dólares en 2015”, dijo el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, durante la inauguración, en la que los líderes árabes insistieron en su compromiso con la causa palestina.

Por su parte el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, instó a los países árabes a afrontar “juntos” la caída de los precios del petróleo que está afectando directamente a los ingresos de los países productores. Sendic, que tomó la palabra tras Bin Abdelaziz y Al Sisi, instó a continuar trabajando juntos para desarrollar las inversiones bilaterales y el turismo, luchar contra la pobreza y avanzar hacia el desarrollo sostenible.

Además, Sendic destacó la necesidad de aunar esfuerzos contra “desafíos comunes” como el terrorismo, la inmigración y los refugiados.

En la capital saudí se dan cita los 22 países árabes y los doce de América del Sur, con una representación al más alto nivel por parte de los primeros. En la cumbre participan los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Ecuador, Rafael Correa, así como el primer ministro de Perú, Pedro Cateriano, el vicepresidente argentino, Amado Boudou, y los ministros de Exteriores de Brasil, Mauro Vieira, Venezuela, Delcy Rodríguez, y Colombia, María Ángela Holguín, entre otros.

El Tiempo

Maduro: Países Latinoamericanos y árabes impulsan concepto humano del mundo pluripolar

El mundo pluripolar es el concepto más humano que se existe y que se profundizar en base al respeto, equilibrio, desarrollo y trabajo que impulsan las naciones de América Latina y el Caribe y los países árabes, expresó este martes el presidente de la República, Nicolás Maduro.

“La humanidad tiene que construir un nuevo camino, de un mundo pluripolar, donde las regiones potencias reconozcamos, vayamos construyendo todos los lazos de trabajo conjunto, de beneficio mutuo, diálogo de civilizaciones, vayamos encontrándonos en el camino humano”, expresó el Mandatario Nacional en su programa semanal En Contacto Con Maduro, que transmite VTV desde Riad, Arabia Saudita, donde el jefe de Estado participa en la IV Cumbre América del Sur y Países Árabes (Aspa), que se desarrollará hasta este miércoles.

En este sentido, indicó que la Aspa es un instrumento de construcción de un nuevo mundo con una visión y vocación bolivariana, a pesar de las diferencias políticas, sociales y culturales de ambas regiones. Dentro de esa perspectiva, la base del progreso se basa en un nuevo concepto y visión de mundo sobre el trabajo firme, independiente y sin dominaciones de ninguna índole.

“Sólo a través del trabajo, nosotros vamos fortaleciendo una Venezuela potencia, vamos construyendo una región potencia, la Patria caribe, la Patria Sudamericana, y vamos articulándonos con los nuevos polos, las nuevas regiones potencia”, para avanzar hacia un mundo “basado en el respeto humano de reconocimiento, en la cooperación, solidaridad, el trabajo conjunto y el respeto al derecho internacional”, refirió Maduro.

Igualmente destacó que, desde la creación del Aspa en 2005, los intercambios comerciales se han elevado desde 5 mil millones de dólares hasta 30 mil millones en la actualidad.

En esta IV cumbre se abordarán estrategias para estabilizar los precios de venta del barril de petróleo, y Venezuela promueve una estrategia para equilibrar el mercado del crudo.

AVN

New era in Arab-South American relations

Custodian of the Two Holy Mosques King Salman opened the 4th Summit of the Arab and South American Countries (ASPA) on Tuesday by urging world leaders to help solve regional disputes, especially the Palestinian problem, and seek closer political and economic ties.

King Salman, while delivering the opening address at the ASPA Summit, said he appreciated joint efforts to fight the menace of terrorism regionally and globally.

In a brief but candid speech, the king spoke about progressively developing political and economic cooperation between the Arab world and the South American region.

He proposed setting up a “joint business council,” which would promote economic relations between the Arab League nations and the countries of the Union of South American Nations (UNASUR).

King Salman recalled the “extraordinary relations” between the two blocs, saying that “this partnership has brought us onto one platform.” He called on the leaders to “bolster cooperation at all areas.” He also proposed an agreement to avoid double taxation to promote trade and investment. The inaugural session was attended by heads of state and high-ranking officials of all 22 Arab countries and 12 South American states, including Ban Ki-moon, the UN secretary-general.

Egyptian President Abdel-Fattah El-Sisi said that the ASPA was an excellent initiative. The realization of business opportunities demands a greater mutual understanding of the issues facing the two regions, he said.

The inaugural session was addressed by Uruguay Vice President Raul Sendic, whose country holds the UNASUR chair. In the capacity of the regional coordinator of the South American bloc, Mauro Vieira, Brazilian foreign minister, spoke during the opening ceremony. On behalf of the Arab League, Nabil Elaraby, secretary general, also delivered a speech.

Others who attended included Bahraini King Hamad bin Isa Al-Khalifa, Kuwaiti Prime Minister Sheikh Jaber Al-Mubarak Al-Hamad Al-Sabah, and Lebanese Prime Minister Tammam Salam. Somalian President Hasan Sheikh Mahmoud, Qatari Emir Sheikh Tamim bin Hamad Al-Thani, Sheikh Mohammed bin Rashid Al-Maktoum, UAE vice president and ruler of Dubai, and Speaker of the Libyan House of Representatives Aqilah Saleh also attended the summit.

Sudanese President Omar Bashir, Fuad Masum of Iraq, and Palestinian President Mahmoud Abbas arrived early at the venue. Other guests included King Abdallah of Jordan, Mauritania President Mohamed Ould Abdel Aziz, Djibouti President Ismail Omar Guelleh and Tunisian President Al-Habib Al-Said.

From South America, the leaders in attendance included Venezuela President Nicolas Maduro, Colombian Minister of Foreign Relations Maria Angela Holguin Cuellar, Ecuador President Rafael Correa Delgado, Peruvian Prime Minister Pedro Cateriano, and Argentine Vice President Amado Boudou.

A reliable source at the ASPA said that two documents to be issued at the end of the summit include a political one named the “Riyadh Declaration,” and the other on economic plans. The Riyadh Declaration is expected to address conflicts in Libya, Syria and Yemen, while the economic document would promote agreements and strengthen investments.

According to the Brazilian government, trade between South America and Arab countries grew by 183 percent over the past decade, from $13.7 billion in 2005 to $34.8 billion over the past year. This summit is the fourth meeting since 2005 between the two blocs. The summit, held every three years, was first hosted by Brazil in 2005, followed by meetings in Qatar and Peru.

Arab News