Masiva marcha de maestros rechazó proyecto que busca privatizar la educación

La consigna “mi escuela no se vende, mi escuela se defiende” se repitió decenas de veces este martes en la mañana mientras maestros, padres y estudiantes marchaban desde el Capitolio hasta La Fortaleza, en San Juan, contra la propuesta senatorial para la creación de alianzas con entidades sin fines de lucro para que administren escuelas.

Liderados por los presidentes de las organizaciones magisteriales que conforman el Frente Amplio en Defensa de la Educación Pública, los educadores que respondieron a la convocatoria se ausentaron de sus trabajos en una acción de paro de labores y reclamaron esta fecha como el Día Nacional en Defensa de la Escuela Pública.

En su repudio al Proyecto del Senado 1456, promovido principalmente por el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, la dirigente de Educamos, Eva Ayala, expuso que la medida iría en detrimento de los sectores más empobrecidos del país y provocaría la pérdida de derechos adquiridos de los profesionales en el salón de clases.
“Nosotros no les podemos entregar la escuela pública a mercaderes de la educación que le han puesto un signo de dólar a nuestros estudiantes y que se quieren enriquecer con estas”, expuso la maestra de kínder.

Los presidentes de la Federación de Maestros, Mercedes Martínez; de la Unión Nacional de Educadores (Únete), Emilio Nieves; de Educadores Puertorriqueños en Acción, Domingo Madera; y de la Organización Nacional de Directores Escolares, Jorge Soto, coincidieron con Ayala en considerar que el proyecto no representa una reforma educativa.

“Una verdadera reforma educativa tiene que atender principalmente la filosofía educativa, el currículo, las nuevas estrategias educativas, las inteligencias múltiples y la integración de la tecnología”, lee una carta dirigida al gobernador Alejandro García Padilla, que firmó cada uno de ellos y que juntos entregaron en el Palacio Rojo cuando culminó la actividad.

Vigilantes ante posible aprobación en la Cámara
Aunque el proyecto se mantiene bajo la consideración de la Comisión de Educación y para el Fomento de las Artes y la Cultura de la Cámara de Representantes, Nieves advirtió que las comunidades escolares se mantienen vigilantes ante un sorpresivo intento de bajarlo a votación en sesión extraordinaria.

La desconfianza, explicó, tiene su origen en la repentina aprobación de la Reforma al Sistema de Retiro de Maestros en la Nochebuena de 2013.

“El magisterio no olvida lo que pasó en 2013”, recordó desde la tarima que se ubicó en una de las esquinas de la calle Fortaleza.
También anticipó que la medida tendría un costo político para los legisladores que lo han apoyado. “Tampoco olvidamos que ahora en diciembre hay radicación de candidaturas, para las que precisamente el promotor de este proyecto (Bhatia) lo quiere usar como carta de presentación. Pues le decimos que ya fracasó en sus intenciones, porque este proyecto hoy lo repudiamos y vamos a continuar para detenerlo y enterrarlo”, expresó.

Ante las expresiones condenatorias del líder senatorial, que más temprano criticó desde el hemiciclo que se interrumpieran las clases en algunos planteles e insistió en la necesidad de reformar el sistema educativo, la presidenta de la Federación de Maestros dijo que lo que exigen es justicia para los estudiantes.

“Nosotros estamos exigiendo tope de estudiantes por salón, máximo de 15, para garantizar la educación individualizada de nuestros niños, las escuelas abiertas, una filosofía de liberación, un currículo adaptado a las necesidades de nuestros estudiantes. A nosotros nos importan nuestros estudiantes. Por eso estamos aquí”, ripostó Martínez.

Sus expresiones se basan en las disposiciones del proyecto con las que se establece una fórmula de presupuesto por estudiante y otra fórmula para determinar la cantidad máxima de escuelas públicas que estarán en funcionamiento.

Martínez aseguró que el 90% de las escuelas habían sido paralizadas con la actividad de hoy. En contraste, el secretario de Educación, Rafael Román, señaló que se registró en los planteles un 48% de ausentismo de estudiantes, pero que esto no significó la detención de trabajos del personal docente y administrativo. Estimó que el 81% de los maestros se presentaron en sus salones.

Se distancian del liderato de la Asociación de Maestros
Durante sus mensajes, los líderes magisteriales también dejaron entrever su rechazo a las expresiones de la presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico, Aida Díaz, quien consideró que el paro estaba desorganizado y ocurría a destiempo.

“El verdadero líder sindical jamás desalienta la lucha de los trabajadores”, vociferó Nieves, quien quiso reconocer a maestros asociados y a delegados de la Asociación que, dijo, participaban de la manifestación.

“Hoy hemos dado una lección de dignidad, y aquellos que están en miras de buscar una representación exclusiva, aquí está la verdadera representación del magisterio puertorriqueño”, clamó -por su parte- Ayala.

Recientemente, el liderato de la Asociación de Maestros anunció su intención de lograr una elección sindical para buscar la representación exclusiva del magisterio bajo la Ley 45 de 1998. Esta misma legislación establece que cualquier organización sindical -como representante exclusivo- será descertificada si promueve huelgas o paros.

El Proyecto del Senado 1456 no está bajo discusión este martes en el Capitolio, sino ante la consideración de la comisión cameral de Educación y para el Fomento de las Artes y la Cultura, que según anunció su presidenta Brenda López, continuará vistas públicas en enero.

Primera hora

Rechazo al proyecto de educación

El magisterio protestó ayer frente al Capitolio y La Fortaleza para exigir que no se apruebe el Proyecto del Senado 1456 para crear la Ley para las Alianzas en la Educación Pública impulsado por el presidente de la Cámara alta, Eduardo Bhatia.

La manifestación contó con la participación de UNETE, EDUCAMOS, Federación de Maestros de Puerto Rico, Organización Nacional de Directores Escolares, Educadores Puertorriqueños en Acción, el Comité Timón de Padres y Madres de Educación Especial, Nuestra Escuela, y profesores y estudiantes de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

El líder del Senado indicó que la manifestación se trató de una protesta para conseguir las cuotas de los maestros y no para defender la educación pública del país. Bhatia, proponente del proyecto 1456 que pone en manos de organizaciones privadas sin fines de lucro las escuelas que estén rezagadas, dijo en el hemiciclo que la manifestación de los maestros no tiene nada que ver con la educación de los menores. Hizo además un reclamo a la Cámara para que atienda el proyecto que ahora tienen en vistas públicas.

“Yo entiendo perfectamente bien que es una lucha sindical, claro que lo entiendo y lo respeto y valoro el proceso. Pero ese proceso no puede ir en contra de la educación”, sentenció Bhatia.

“Yo hoy tengo que hacer lo mismo que hago siempre y lo mismo que muchos han hecho antes. Y eso es preguntarnos quién es el sindicato de los niños, quién le da a los niños el derecho a la educación, quién se asegura que en las escuelas hay libros y materiales. Hoy hay niños fuera del salón porque no hay clases por una lucha sindical que no tiene nada que ver con el proyecto del Senado 1456”, agregó.

Bhatia insistió además en que “no hay nada en el proyecto del Senado que privatice una escuela porque la Constitución prohíbe que se privaticen escuelas”. “Lo voy a repetir un millón de veces más porque basta ya de la demagogia. Basta ya de poner el interés de los niños como último interés. Los adultos se entretienen, unos a favor del sindicato, otros en contra, unos a favor de las cuotas, otros en contra. Los adultos están entretenidos y ¿qué le pasó al niño que tenía que ir hoy al salón de clases?”, lanzó.

Por su parte, Emilio Nieves, presidente de UNETE, dijo a EL VOCERO que este proyecto pretende “entregar escuelas a alcaldes para que puedan politiquear con los nombramientos en las escuelas”.

“El presidente del Senado engaña al país, cuando uno va a buscar lo que dice el proyecto es que se le entrega la administración de la escuela a manos privadas esa es la definición de escuelas ‘charter’”, denunció el dirigente magisterial. Eva Ayala, presidenta de EDUCAMOS, explicó que la manifestación celebrada pretende pedir al gobernador Alejandro García Padilla que no incluya en la sesión extraordinaria el Proyecto del Senado 1456.

El grupo de líderes magisteriales entregó una carta dirigida al primer ejecutivo en el que le piden que rechace el proyecto.

“Nuestra propuesta es otorgar a cada escuela la autonomía administrativa, fiscal y docente, en el marco de la Ley 149 de 1999. Enmendando la Ley 149 se puede fortalecer la autonomía escolar en la cual directores, el Consejo Escolar y los maestros garantizamos el mejor uso de fondos, mejor adaptación del currículo a las necesidades de los estudiantes y mejor aprovechamiento académico”, reza la carta entregada en La Fortaleza.

“Más de 45,000 empleados del Departamento de Educación rechazan el PS 1456 porque creen y defienden la escuela pública que, con luces y sombras, le ha servido bien al país”, añade la misiva.

En la manifestación participaron el candidato a la Gobernación por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Rafael Bernabe y la senadora María de Lourdes Santiago del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

“¿Dónde está Bhatia?, Bhatia no está aquí, Bhatia está vendiendo lo que queda de país”, corearon ayer los maestros y maestras desde las 10:00 a.m. en el exterior de la Casa de las Leyes.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara, Brenda López, aseguró, en entrevista con este rotativo, que este proyecto no sería incluido por el Ejecutivo en una sesión extraordinaria porque no ha terminado el proceso de vistas públicas en este cuerpo legislativo.

López indicó que las vistas públicas se llevarán a cabo del 12 al 30 de enero. Aseguró que habrá espacio para que todos los interesados puedan deponer, incluyendo a maestros y maestras en su carácter particular en una vista que se llevará a cabo el 30 de enero.

La legisladora popular no quiso adelantar su postura sobre el proyecto porque desea escuchar el sentir de los deponentes en vistas públicas.

“El proyecto tiene sus puntos fuertes y puntos que están en mayor controversia. Yo quiero esperar tener el insumo de todas las organizaciones. Tengo la mente abierta. Quiero escuchar. Lo que si les puedo garantizar es que yo no creo en la privatización del sistema”, concluyó.

El secretario de Educación, Rafael Román, catalogó la manifestación del magisterio como una lucha sindical. En tanto, la presidenta de la Asociación de Maestros, Aida Díaz, dijo que la manifestación estaba “a destiempo” pues el proyecto no sería considerado ayer en la Legislatura.

El Vocero

Magisterio pide verdadera reforma educativa

Por Laura M. Quintero

La molestia se convirtió el martes en canción de protesta. Alrededor de mil maestras, maestros, madres, padres y demás miembros de la comunidad escolar se apostaron desde horas de la mañana frente a las escalinatas del Capitolio para repudiar mediante estribillos el proyecto del Senado 1456, que pretende transferir las escuelas públicas más rezagadas a manos privadas o municipios.

Los manifestantes llegaron marchando hasta la Fortaleza a eso de la 1 p.m., después de tres horas bajo Sol. Allí, los líderes gremiales se reunieron con asesoras del Gobernador para entregarles una carta con el sello y firma de las cinco entidades que componen el Frente Amplio en Defensa de la Educación Pública: la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), Educamos, Únete, Educadores Puertorriqueños en Acción y la Organización Nacional de Directores Escolares. En la carta, solicitan que se trabaje “una verdadera reforma educativa”, que fortalezca la autonomía de los directores escolares, garantice el mejor uso de los fondos, atienda el currículo, mejore las estrategias educativas e integre la tecnología.

Según fue entrando la tarde, con el calor y sudor que caracteriza a la clase obrera, se caldeó también el ánimo cuando llegaron a La Fortaleza y ofrecieron un discurso por altoparlante ante una barrera de policías. “Nosotros y nosotras pertenecemos a la clase más marginada y pobre del país. Que quede claro: ni un granito más”, espetó en el micrófono la portavoz de Educamos, Eva Ayala.
La lucha promulgada es tanto una defensa del sistema público como de los derechos laborales de un gremio atropellado, según resaltaron. El magisterio tiene heridas acumuladas por la disminución de su pensión, el “salario de hambre”, el hacinamiento de los salones, así como la falta de recursos y herramientas que les provee el Departamento de Educación.

“Insistimos en que no se puede defender la educación atacando al educador. Se pretende eliminar el derecho a la organización sindical, como si estuviese en contradicción con la buena educación, cuando los mejores ejemplos educativos en Estados Unidos son sistemas en los que los educadores están organizados sindicalmente”, articuló el candidato a la gobernación por el Partido del Pueblo Trabajador, Rafael Bernabe.

Esa no es la única queja. Los educadores están convencidos que transferir la administración de las escuelas a corporaciones sin fines de lucro y municipios, lejos de resolver el problema, crea una burocracia nueva mediante la Junta para la Alianza e Innovación Educativa, que se encargará de su certificación y fiscalización.
Son muchos los reclamos que movió a este frente a catalogar el martes, 17 de noviembre como el Día Nacional en Defensa de la Escuela Pública. Truenan contra la privatización del sistema que se propone en el proyecto del presidente senatorial Eduardo Bhatia, contra el cierre de escuelas, la eliminación de plazas de maestros, y el deterioro del acceso a la educación de los niños y niñas del Programa de Educación Especial (al que pertenecen 160 mil estudiantes).

“Debemos convertirnos en un escudo humano para no permitir que los mercaderes de la educación entren a nuestras escuelas”, gritó Ayala con voz ronca frente a las huestes que movían pancartas y banderines.

De los discursos de los líderes magisteriales y de sus conversaciones con NotiCel, se desprenden unos interrogantes comunes: ¿por qué transferir la facultad de administrar las escuelas públicas a alcaldes cuyos municipios están en quiebra?, ¿qué garantiza que el sector privado puede administrar efectivamente las escuelas cuando la historia ha mostrado lo contrario con el ejemplo del sistema de salud?, ¿por qué crear un sistema completamente nuevo, en lugar de mejorar y fortalecer el sistema actual?

“Se nos dijo que privatizando el sistema de salud público, a través de la competencia e intervención privada iban a bajar los costos, iban a aumentar las opciones e iban a mejorar los servicios. Lo que hemos visto es que los costos han aumentado, los servicios han empeorado y que nuestro sistema de salud es un caos… No podemos permitir que ocurra con la educación lo que ocurrió con la salud”, comparó Bernabe.

Además de la participación gremial, la oposición se denotó en la presencia de partidos políticos como el PPT y el Partido Independentista Puertorriqueño. La senadora María de Lourdes Santiago, candidata a la Gobernación por el PIP, indicó que no se necesita una ley, sino voluntad de adjudicar responsabilidades por los incumplimientos. “Todo esto es un espectáculo patético. Lo que representa el 1456 es la abdicación de la responsabilidad del Estado con la educación, una educación que si está en mal estado es por la politquería que ellos mismos han sembrado. Los que llenan las vacantes con llamadas de presiones de los alcaldes han sido ellos, y le quieren echar la culpa a los maestros”, criticó.

Bhatia ha defendido su proyecto al asegurar que es una alternativa para librar a las escuelas de la burocracia gigantesca del DE. “No estoy dispuesto a seguir esperando por el DE, que tiene secuestrada la educación de nuestros niños de Puerto Rico”, había argumentado anteriormente, en entrevista con este diario.

El DE reconoció en un comunicado de prensa que se registró un marcado ausentismo con el 48% de estudiantes que faltaron a clases. Destacaron, sin embargo, que el 81% de los docentes acudieron a sus salones.

La presidenta de la Asociación de los Maestros, Aida Díaz, no asistió, ni convocó a sus huestes a la manifestación porque indicó que no se coordinó con ellos y que se hizo a destiempo. “Detrás de esta acción hay muchas cosas que no salen a la luz pública como una segunda intención”, al referirse a la intención de desfavorecer a la Asociación en la segunda elección sindical para elegir un representante laboral con capacidad de negociar colectivamente.

“El magisterio no olvida lo que pasó en diciembre de 2014 – dijo Emilio Nieves, de Únete, en referencia al proyecto de retiro que se aprobó en víspera de Navidad – Nosotros hemos puesto nuestras organizaciones al servicio del magisterio, porque no estamos pensando en elecciones sindicales”, dijo al dejar entrever la división que existe en el gremio.

Claridad Puerto Rico