Mujeres indígenas abogan desde Guatemala por justicia climática

Mujeres indígenas miembros de más de un centenar de organizaciones del continente americano denunciaron ayer en Guatemala el impacto del cambio climático sobre sus pueblos y abogaron por una mayor justicia en ese orden.

Con vistas a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas Sobre Cambio Climático (COP21), que iniciará dentro de 13 días en Francia, exigieron a los Estados comprometerse a facilitar el acceso de ellas al financiamiento, transferencia de tecnologías, y a la capacitación para enfrentar la problemática.

“Las mujeres indígenas son quienes sufren, en mayor medida, las consecuencias de los desastres naturales que afectan a sus comunidades”, afirma la proclama presentada en el capitalino hotel Conquistador, durante la segunda jornada del VII Encuentro Continental de Mujeres Indígenas de las Américas.

Precisa que son ellas las que aseguran la provisión de agua para sus familias, y por ello, las que viven más fuertemente las sequías; y que ante la mayor frecuencia de inundaciones que arrasan sus cultivos, son sus hijos los que mueren en los fríos extremos a causa de enfermedades pulmonares.

No obstante ese escenario devastador, destaca el texto, las mujeres indígenas poseen una capacidad enorme para adaptarse ante el clima adverso, debido a su rol como portadoras del saber ancestral de sus pueblos y conocimientos sobre el medio ambiente, los bosques, la biodiversidad y la agricultura.

Sin embargo, acorde con el documento, existe preocupación por la falta de acciones eficaces para prevenir los efectos del cambio climático por lo cual exhortan a los países a evitar el aumento de la temperatura, asegurar la igualdad de género, mantener el petróleo y los combustibles fósiles en el suelo.

Igual demandaron reducir los patrones de producción y consumo de energía, entre otros factores que hacen insostenible a largo plazo la subsistencia de la especie humana y de la Madre Tierra.

El pronunciamiento en Ciudad Guatemala forma parte del Llamado Mundial de las Mujeres por la Justicia Climática, campaña que une a más de 150 organizaciones femeninas de todo el planeta y que en esta ocasión realiza su lanzamiento oficial en este país centroamericano.

Prensa Latina