Chile: organizaciones pro cannabis marcharon por su uso medicinal

Janeth Paredes cuenta que tiene una hija con epilepsia refractaria, que por mucho tiempo sufrió de convulsiones. “Tomó hasta cinco anticonvulsionantes distintos, entre los 12 y 18 años. Ninguno hizo efecto, pese a que podían costar hasta $500 mil. Aparte de eso, los medicamentos y drogas, por ser muy fuertes, le causaron daño hepático y hasta del corazón. Decidimos probar cultivar su propia medicina en base a cannabis y gracias a eso recuperó su vida”.

Así cuenta Paredes la experiencia con aceite de cannabis y la resina fabricada con la misma planta. Ella fue una de las participantes de la marcha por el autocultivo de marihuana, que se desarrolló ayer, al mediodía, en Plaza Italia, convocada por Fundación Daya, Cultiva Medicina y Mamá Cultiva, entre otras organizaciones.

La idea de la manifestación era “exigir que se empiece a promulgar un buen proyecto de ley”, según explicó Francisca Salama, presidenta de Cultiva Medicina, quien agregó: “Agradecemos que ya esté el tema en la discusión pública, pero creemos que el proyecto hay que reformularlo. No puede ser que piensen en limitar el cultivo y hablen incluso de una a seis plantas por persona. Para un usuario medicinal eso alcanza para dos semanas, con suerte”.

Prevención

Ayer, también, en el Parque de la Aviación, el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), lanzó la campaña “Empezar a conversar, eso es lo importante”.

La actividad fue encabezada por el director de Senda, Mariano Montenegro, quien invitó a todos los responsables de adolescentes a que “conversen con ellos sobre los riesgos de consumir alcohol, tabaco y drogas”.

El objetivo es generar lazos de confianza que permitan prevenir una eventual adicción. La campaña se extenderá hasta el 15 de diciembre y cuenta con material de apoyo en la web de Senda.

La Tercera