Solís promete a migrantes cubanos hacer todo lo posible para que lleguen a EEUU

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, garantizó a los miles de emigrantes cubanos que se encuentran varados en este país desde el 14 de noviembre que su Gobierno hará todo el esfuerzo para que lleguen a Estados Unidos, su destino final.

“Vamos a hacer todo lo necesario para que estas personas vayan a su destino y mientras que estén aquí vivan con dignidad”, declaró el mandatario en una rueda de prensa luego de una actividad oficial en San José.

Solís aseguró que tras la oposición de Nicaragua a permitir el paso de los isleños, Costa Rica está realizando contactos bilaterales con los otros países involucrados en la ruta migratoria de estas personas, para buscar una solución.

La solución pasa por “establecer rutas que les permita continuar su viaje. Las condiciones, el tiempo y el número son detalles que estamos afinando, pero en esta situación es evidente que no vamos a tener la cooperación de Nicaragua y por lo tanto debemos tomar otras medidas que se están estudiando”.

El presidente Solís afirmó que Costa Rica no abandonará a los emigrantes cubanos, pero advirtió que su viaje a Estados Unidos será un proceso que tomará tiempo.

“En Costa Rica vamos a facilitar su tránsito y esto conlleva un esfuerzo muy grande no solo para hacer las negociaciones finales con cada país, muchos de los cuales anunciarán medidas en los próximos días, sino también para garantizar, en tanto se encuentren en nuestro territorio, las condiciones adecuadas”, expresó.

El martes se llevó a cabo en El Salvador una reunión de cancilleres de los países de Centroamérica, República Dominicana, Cuba, México, Ecuador y Colombia con el fin de buscar una solución a la crisis actual y también a largo plazo sobre la emigración cubana.

Sin embargo, Nicaragua se mantuvo firme en no permitir el ingreso de los cubanos a su territorio, y acusó a Costa Rica de provocar una crisis humanitaria para “ignorar la responsabilidad de Estados Unidos en el aliento de la migración ilegal” y le exigió retirar a los inmigrantes de la zona fronteriza.

Desde el 14 de noviembre, Costa Rica ha otorgado 3.600 visas temporales de tránsito a los cubanos que llegaron a su frontera con Panamá y ha habilitado 12 albergues para brindarles ayuda humanitaria en comunidades cercanas a la frontera con Nicaragua.

El presidente Solís también dijo que para resolver la crisis es necesario que se “ralenticen” los flujos de cubanos hacia Costa Rica desde Panamá.

El canciller costarricense, Manuel González, acusó el martes a Nicaragua de ser “intransigente” y comportarse de “mala fe” en este asunto y afirmó que la región le hará de lado para buscar una solución.

Esos cubanos salieron legalmente vía aérea de Cuba hacia Ecuador, donde no les exigen visa, y desde allí transitaron de manera irregular por Colombia y Panamá, hasta llegar a Costa Rica.

El Gobierno costarricense ha atribuido esta oleada migratoria al desmantelamiento de una red de tráfico de personas y al “rumor” que hay en la isla de que Estados Unidos eliminará leyes migratorias que favorecen a los cubanos.

El País

 

Nicaragua pide respeto por migrantes

Expertos en derechos humanos calificaron como atinada, pertinente y muy responsable, la posición de Nicaragua ante el SICA, de exigir a los Estados Unidos un trato igualitario y de respeto, tanto de los migrantes cubanos, como de los centroamericanos que intentan llegar a suelo norteamericano.

El subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel y el ex subprocurador de la Niñez y Adolescencia, Carlos Emilio López, manifestaron que Nicaragua, además de pedir respeto y un trato humanitario para todos los migrantes, también está defendiendo y exigiendo respeto a nuestra soberanía.

Jarquín Ortel considera que Costa Rica está haciendo eco de la política migratoria norteamericana y sirve de instrumento para atentar contra la vida y derechos humanos de los nicaragüenses al utilizar grandes conglomerados de personas para lanzarlas contra Nicaragua.

“Es una gran irresponsabilidad lo que el gobierno de Costa Rica está haciendo con esta medida, ya que está instrumentalizando a seres humanos y pone en riesgo la paz y seguridad de nuestro pueblo”, dijo Jarquín Ortel.

Con respecto a los Derechos Humanos, no puede haber variación independientemente de su nacionalidad, pues todos los seres humanos deben recibir un trato igualitario, justo y de protección, algo que los ciudadanos centroamericanos no reciben de parte de las autoridades de Estados Unidos cuando son detenidos en la frontera con México.

“Nicaragua ha sido uno de los países más respetuosos en derechos humanos, Nicaragua ha estado respetando y defendiendo los derechos humanos de acuerdo a lo que está estipulado por las Naciones Unidas, Nicaragua ha exigido en su posición ante el SICA, ante Costa Rica y la comunidad internacional, que se respete el derecho interno de Nicaragua y el derecho internacional”, señaló Jarquín.

Explicó que tanto derecho tienen los cubanos en ser respetados, a como también lo tienen los nicaragüenses, los hondureños, los salvadoreños, los guatemaltecos, costarricenses y panameños, que se ven obligados por la pobreza a buscar el supuesto “sueño” norteamericano.

“Así como los cubanos tienen un derecho para entrar a los Estados Unidos, así también se le debe respetar y dar esa oportunidad al resto”, agregó Jarquín.

“Creo que la posición de Nicaragua es pertinente y totalmente coherente con todos los instrumentos de los Derechos Humanos, tanto de Naciones Unidas, como los instrumentos de derechos humanos regionales, es decir los de la Organización de Estados Americanos (OEA)”, argumentó Carlos Emilio, que también es miembro de la Bancada Sandinista en la Asamblea Nacional.

Explicó que los derechos humanos se clasifican en tres categorías: los derechos individuales; los económicos, sociales y culturales; y los derechos de los pueblos. La posición de Nicaragua, a criterio de Carlos Emilio está relacionado con los derechos de los pueblos o llamados también “Derechos de Solidaridad o Colectivo”, que a su vez tienen vínculos con los derechos a la soberanía, dignidad y los derechos a la territorialidad.

Gobierno protege a Nicaragua y a los nicaragüenses

“En este caso Nicaragua está protegiendo los derechos humanos de la colectividad nicaragüense y los derechos humanos de la colectividad centroamericana, es asertiva la posición de Nicaragua porque el enfoque del gobierno de Nicaragua, es que este tema se debe abordar desde un punto de vista de integralidad, eso significa analizar cuáles son las causas de este problema y Nicaragua no es causal de este problema, a Nicaragua le están llegando los efectos de este problema”.

Planteó que la causa del problema, es la mal llamada Ley de Ajuste Cubano, que incentiva la migración de ciudadanos cubanos a Norteamérica, país que acoge y da un trato diferenciado a esos ciudadanos, con el ánimo de socavar la Revolución Cubana.

Indicó que Estados Unidos al fomentar el trato diferenciado a migrantes, está violentando dos principios fundamentales de los Derechos Humanos, el de no discriminación y el de igualdad.

“Nicaragua en su posición claramente expresada por nuestro representante ante el SICA ha dejado establecido que el abordaje tiene que ser desde el punto de vista de la igualdad y la no discriminación, los migrantes centroamericanos están siendo discriminados, por lo tanto el abordaje y la salida muy bien planteado por la compañera Rosario Murillo, expresan de que debe abordarse una salida a los migrantes, a nuestros hermanos centroamericanos y de que considerando que el causal del problema es la ley y la política de Estados Unidos, debe desde ese enfoque buscarle una salida, desde el punto de vista de quienes originan el problema, lamentable Costa Rica hace eco y es una pieza fundamental de la política norteamericana”, señaló Carlos Emilio.

Nuevaya