Correa confirma que volverá a enviar a la Asamblea las leyes de Herencia y Plusvalía

El presidente Rafael Correa participó en la sesión solemne por los 467 años de fundación de la ciudad de Loja, en el sur andino ecuatoriano, con un discurso de contenido político, en el que anunció que en los próximos meses volverá a remitir a la Asamblea para su aprobación las leyes para la redistribución de la riqueza, conocidas como de herencias y plusvalía.

“Es hora de democratizar la riqueza. Nada justifica la impresionante acumulación de propiedad en poquísimas familias. Eso se entiende solo por siglos de exclusión”, señaló el jefe de Estado, al cuestionar el papel de ciertos medios y empresarios que ya han salido a reclamar ante el anuncio de que se remitirán  a la Asamblea estos cuerpos legales, que afectan a menos del 2% de la población de 16 millones de ecuatorianos.

En ese sentido señaló que “esos empresarios no reclaman como empresarios sino como ricos”, al reiterar el pedido a esos sectores opositores de que si le demuestran que las leyes, que gravan las grandes herencias y la acumulación de la tierra, afectan a las clases pobres y media del país, las retira definitivamente del trámite.

Este pedido del mandatario no han podido cumplir los opositores desde que presentó las leyes por primera vez al Legislativo en junio de este año y que las retiró temporalmente del tratamiento parlamentario para mantener la paz en el país ante la visita del papa Francisco, en julio, y para generar un amplio debate nacional respecto a la equidad y justicia social.

“Como dice Pepe Mujica (expresidente uruguayo) cuando se quiere redistribuir la riqueza no esperen que estas élites invoquen al Espíritu Santo”, expresó el jefe de Estado y señaló que estas normas acabarán con viejas prácticas corruptas de evasión tributaria a las herencias y a la plusvalía.

Uno de los opositores a estas normas es el alcalde de la ciudad portuaria de Guayaquil, Jaime Nebot, quien en una entrevista con la cadena estadounidense CNN reconoció formar parte de ese 2% de ricos de Ecuador.

Correa enfatizó que las leyes de herencia y plusvalía no son coyunturales, sino estructurales. “Ojalá entiendan que estas leyes no son coyunturales para superar supuestas crisis, sino medidas estructurales para cambiar  males endémicos del país, para que aquellos que nacen en cuna de oro repartan un poquito para los muchos que ni en cuna nacen”, expresó el jefe de Estado en medio del aplauso de cientos de personas que llegaron al municipio lojano a la sesión conmemorativa.

Recuperar la memoria

En otra parte de su intervención, el mandatario hizo un repaso a los logros alcanzados durante su gobierno desde el primer triunfo electoral del 26 de noviembre de 2007 y llamó a recuperar la memoria de lo que era el país hasta 2006.

“Era un país destrozado” y “el hazme reír de la región”, recordó el mandatario, refiriéndose a las empresas del Estado, como las telefónicas, que reportaban pérdidas, donde las aduanas y el petróleo eran botines políticos y donde habían bases extranjeras en Manta.

“Es fácil olvidar todo lo que se ha superado”, enfatizó el presidente ecuatoriano y señaló que Ecuador pasó de ser de los tres más desiguales del continente a estar entre los tres menos desiguales, lo que le permitió ser una nación de renta baja a uno de renta media.

En el tema económico, Correa ponderó las inversiones en megaproyectos y las medidas adoptadas para proteger la producción y el empleo ante el choque externo derivado de la caída de los precios del petróleo, la apreciación del dólar y las dificultades de importantes socios comerciales como Rusia, China y otros.

“No somos un país que gasta mucho, somos un país que invierte mucho”, subrayó y señaló que solo con la puesta en marcha de ocho hidroeléctricas que se debieron construir hace 30 años, la repotenciación de la refinería de Esmeraldas y los seis proyectos hídricos de control de inundaciones y riego se ahorrarán más de 2.000 millones de dólares anuales.

“Ese es el verdadero ahorro, saber invertir”, expuso el mandatario, al invitar a los presentes a pensar cómo habría sido Ecuador sin carreteras, puertos, aeropuertos, hospitales, educación y otros avances ante un escenario económico mundial adverso como el actual.

También reiteró su felicitación a la Asamblea por la aprobación de las enmiendas constitucionales, que -según indicó- sus contenidos buscan ampliar derechos. Señaló que la constitución debe ser dinámica y perfectible y que en esa lógica ya se prepara un nuevo paquete de enmiendas que próximamente será remitido para el debate ciudadano y legislativo.

Finalmente el presidente citó algunas de las obras que su gobierno ha realizado en la provincia de Loja y su capital del mismo nombre, en temas como vialidad, salud, educación, energía, seguridad, entre otros ámbitos de desarrollo.

El alcalde José Bolívar Castillo reconoció el trabajo del gobierno y felicitó al presidente por haber enfrentado el proceso de las enmiendas constitucionales.

Andes