Henrique Capriles, dirigente opositor venezolano: “No es una derrota del pueblo sino de una cúpula”

Por Miguel Gutiérrez

Ya transcurrieron dos días de las elecciones parlamentarias y no ha mermado su intenso ritmo de trabajo desplegado a lo largo de la campaña. Por el contrario, Henrique Capriles no deja de asistir a reuniones de trabajo, conferencias, de dar entrevistas o de enviar tuits a sus seguidores. Expresa una energía propia de quienes tienen una pasión por la política.

Recuerda muy bien su última visita al Perú, cuando estuvo esperando la confirmación de una entrevista con el presidente Ollanta Humala, la cual finalmente no se produjo. “Nos anduvo, como decimos aquí, culipandeando”. El líder venezolano se erige nuevamente en una voz autorizada de la oposición.

Señor Capriles, ¿cómo será este cambio de rumbo con esta nueva Asamblea Legislativa gobernada por la oposición?

Aclarar que el cambio de rumbo no se ha dado, sí se ha votado por el cambio de rumbo. De aquí en adelante mi principal preocupación es la economía porque aquí la situación venezolana está destruida. Tú vives en un país privilegiado si lo comparas con el mío. Tienes crecimiento económico, inflación de un dígito totalmente controlada, el Perú dejó atrás lo que ahora vive Venezuela. Nosotros no hemos llegado a tener la inflación que tuvieron hace años, pero sí estamos en una hiperinflación.

Y ahora lo que ha hecho Maduro es agravar la crisis que ya pintaba mal. Si algo define a Maduro es la incapacidad y su incompetencia. Maduro la jugó muy mal, en lugar de dedicarse a ser estadista, se radicalizó y mira los resultados: los peores indicadores de la historia.

Sin embargo, la principal preocupación no es Nicolás Maduro, él es solo parte del problema. El voto duro de Maduro es solo un 20% y un 18% adicional que logró el domingo pasado tuvo que ver con el miedo. Más que asistencialismo fue: “Si tú no votas por mí, este beneficio lo vas a perder”. Sí vamos a realizar el cambio de rumbo, la gente votó por el cambio. Yo he dicho que tomaremos las cosas con madurez, serenidad y transparencia. Bien pude haber estado celebrando, pero yo ahora estoy aquí. Vamos a fajarnos, vamos a trabajar porque la crisis es gravísima.

¿Cree que el oficialismo está digiriendo bien la derrota sufrida en los comicios?

Vamos a observar cómo se desarrolla la resaca de la derrota oficialista. Ese voto fue un voto castigo, pero también quiere decir que ese modelo usado no sirve. Yo acabo de hablar con el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, le decía que el gobierno chavista debía digerir la derrota. No es una derrota del pueblo sino de una cúpula. El pueblo no ha sido el derrotado. El cambio que proponemos es incluyente, no alimenta la polarización.

Preocupa más bien que Nicolás Maduro no haya hablado después de los resultados como se esperaba de un estadista. El gobierno debió salir a anunciar que va a tomar acciones, que va a dialogar, a buscar puntos en común. Lamentablemente, el gobierno no dio esas señales. El domingo, el gobierno parecía que quería agravar la crisis. Por eso, creo que las siguientes semanas serán cruciales para saber lo que debemos hacer.

Habrá un enfrentamiento permanente entre el Ejecutivo y la nueva Asamblea de mayoría opositora.

Yo no veo que una confrontación de poderes pueda mantenerse en el tiempo. Si Maduro se dedica a eso, lo que va a hacer es acelerar el término de su mandato. La radicalización del gobierno es acelerar un desenlace y me refiero a un cambio de mando.

¿Bajo qué mecanismo?

Con cualquiera de los dispositivos constitucionales: proceso revocatorio, enmienda constitucional, constituyente. Hay varios que podremos usar si la situación se presenta.

¿Van a desmantelar el aparato montado por el gobierno chavista?

No será una Asamblea revanchista, no la necesitamos. Sí una defensora de la justicia de la institucionalidad. La Asamblea Legislativa buscará legislar y aprobar los recursos para la reactivación económica. ¿Qué es más importante comprar tanques de guerra o la educación?, ¿comprar aviones Sukhoi o medicinas? Esa es mi aspiración. No soy diputado, pero espero que la Asamblea sea un factor de sensatez, de racionalidad.

Este ánimo de revancha sí está presente en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Pero es un sector muy pequeño…

Lo cual indica que hay diferencias en el interior de la oposición.

Sí hay diferencias, pero ¿quién es mayoría en la oposición? Dime, ¿quién es mayoría?

Su partido, Primero Justicia.

Sí, la representamos nosotros. Yo no tengo problemas con el ego. El domingo ganó nuestra política. Mira, yo tengo dos años aguantando mierda. Han dicho que no tengo cojones, que soy un cobarde. Y lo que pasa es que yo estoy construyendo una mayoría que pueda ganar en los barrios porque hay una oposición que solamente le habla a un extracto social y que no sale de allí, pero Venezuela es un país que vive en los sectores populares.

Hay una señora que siempre habla del “régimen”. Quiero decirte que esa política no va, no se va a permitir que los sectores radicales en la MUD se impongan. Este jueves vienen los diputados y vamos a definir una agenda de trabajo para la nueva Asamblea. Por ser los que tenemos más curules, lo lógico es que seamos nosotros quienes escojamos al presidente de la Asamblea Legislativa. Pero, claro, la presidencia deberá ser rotativa al igual que las dos vicepresidencias.

La República