Entrevista exclusiva de NODAL a Florisvaldo Fier, Alto Representante del Mercosur: “La integración regional no se hace por ideología, sino negociando intereses específicos”

El próximo lunes, los presidentes de los países del Mercosur viajarán a Asunción, Paraguay, para participar de la XLIX Cumbre del bloque, donde el país anfitrión le cederá la Presidencia Pro Témpore a Uruguay. NODAL entrevistó en exclusiva a Florisvaldo Fier, el Alto Representante General del organismo, para hablar sobre el presente de la alianza regional que está próxima a cumplir su primer cuarto de siglo, como así también de los desafíos a futuro.

Por Agustín Lewit

1) ¿Qué posibilidades hay de que el Mercosur cierre en esta Cumbre su propuesta de acuerdo económico con la UE?

El MERCOSUR en realidad tiene su propuesta de oferta consensuada entre los socios desde el año pasado. La actual Presidencia Pro Tempore del bloque, a cargo de la República del Paraguay, ya le comunicó a la Unión Europea (UE) que estamos listos para sentarnos a intercambiar las ofertas. Ahora, nos toca esperar el momento en que la UE también esté pronta, con su oferta consensuada internamente, para poder pasar de la teoría a la práctica en la negociación. Por lo tanto, lo que hoy estamos aguardando es que el bloque europeo nos diga que está listo para negociar.

Espero que de aquí al final de la Presidencia Pro Tempore de Uruguay (NdE: es decir, a mediados del 2016), haya finalizado la negociación de este acuerdo, que debe necesariamente ser justo, equilibrado y ventajoso para ambas partes.

2) Cree, tal como lo han planteado algunos socios del bloque, que es conveniente un acercamiento del Mercosur a la Alianza del Pacífico? ¿Habría algún riesgo allí?

Es falsa la premisa según la cual estamos lejos y que por eso deberíamos acercarnos. Los países integrantes del MERCOSUR y de la Alianza del Pacífico ya son socios comerciales entre sí desde hace muchos años. La mayoría de los países de la Alianza del Pacífico son también Países Asociados del MERCOSUR, y todos los Estados de ambos bloques integran juntos la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

A partir de 2019 tendremos en el ámbito de la ALADI una gran área de libre comercio que incluye al MERCOSUR y a la Alianza del Pacífico, los cuales ya cuentan hoy con un nivel arancelario muy bajo para el intercambio comercial de bienes entre ambos. Los desafíos para profundizar ese acercamiento deben pasar por aspectos relacionados a la facilitación del comercio, promoción comercial y de inversiones, así como elementos vinculados a la ciudadanía regional.

3) El triunfo de la centroderecha en Argentina implica, al menos potencialmente, el surgimiento de tensiones con otros socios del bloque. ¿Cree que los cinco países miembros podrán actuar en conjunto pese a las diferencias ideológicas?

Estoy convencido de que hay que buscar el consenso, más allá de las diferencias ideológicas que puedan existir. La integración regional no se hace por ideología, se hace negociando en el marco de los intereses específicos de los países que integran el bloque. Sin embargo, todos deben tener como norte la profundización del proceso de integración.

En el mundo en el que vivimos actualmente, el camino hacia el crecimiento económico con inclusión social y desarrollo sustentable sólo es posible por medio de una inserción internacional en grandes bloques y no de forma aislada. Por separado cada uno podrá lograr beneficios inmediatos, pero juntos podemos dar el salto de desarrollo que necesitan nuestros pueblos y también podemos lograr que quienes aún viven en la pobreza puedan salir de esa situación. Esto último, debe ser nuestro objetivo común.

4) Este año, Argentina eligió por voto popular a sus representantes del Parlasur. ¿Cuál es el aporte de ese espacio a la región?

La elección directa para parlamentarios del MERCOSUR realizada por Argentina fue muy importante para el bloque. Todo proceso de integración regional necesita que sus decisiones sean tan legítimas como sea posible ante los diversos sectores de la sociedad.

Desde 2004, el MERCOSUR viene trabajando para reducir el déficit democrático, con la creación del Parlamento del MERCOSUR, la institucionalización de las Cumbres Sociales y otros instrumentos de participación social. El PARLASUR por ahora no tiene todas las facultades de un Poder Legislativo clásico, pero tampoco las tenía el Parlamento Europeo cuando fue creado. Es un proceso a largo plazo, que comienza claramente con la elección directa de sus integrantes. Necesitamos que los partidos políticos también se involucren en el proceso de integración. La conducción de la integración no puede ser una mera obra de los Poderes Ejecutivos. Todos deben involucrarse, y el PARLASUR es el espacio natural para que todos los sectores de la sociedad, todos los colores políticos, estén representados en la toma de decisiones de los grandes rumbos de la integración del MERCOSUR.

5) El año que viene el Mercosur cumple 25 años de vida. ¿Cuáles son los retos pendientes aún?

Bueno, son 25 años de muchos logros y desafíos. Para la vida de una persona puede parecer mucho, pero para un proceso de integración es poco, más aún en el caso de América Latina. Nuestros países se han dado la espalda durante años, ante la hipótesis de un conflicto bélico. Además las repercusiones del largo periodo de dictaduras militares en América Latina aún se sienten en la actualidad. El bajo nivel de conexión en infraestructura física es un ejemplo de eso.

Ante la amenaza de un conflicto armado, pasamos muchos años sin invertir en rutas y puentes en las zonas de frontera. Las diferentes trochas que tienen nuestros sistemas ferroviarios son una herencia de la colonización y son ahora un desafío para la conectividad. Pero de forma progresiva hemos superando los desafíos, profundizando nuestra integración. Instrumentos como el Fondo para la Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM), que hoy ya cuenta con una cartera de proyectos superior a los USD 1.000 millones, donde solamente Paraguay ha recibido más de USD 600 millones, demuestra que nuestra integración va mucho más allá del libre comercio. En el MERCOSUR, el principio de la solidaridad es un pilar y debe ser un norte para nuestra integración.

Tenemos enormes desafíos por delante, pero si miramos en perspectiva, también hemos logrado muchas cosas que parten de lo comercial, pero también abarcan aspectos relacionados a los derechos de los ciudadanos de residir, trabajar y jubilarse en cualquier país miembro del MERCOSUR. Debemos profundizar todos esos derechos.


VOLVER