Puerto Rico: Gobernador no aspirará a la reelección y se concentrará en la crisis fiscal

El gobernador Alejandro García Padilla anunció hoy, lunes, que no buscará la reelección a la máxima posición política del país y adelantó que dedicará todo su tiempo a buscar soluciones a la seria crisis fiscal y económica del país, advirtiendo, a la misma vez, que vendrán decisiones políticamente difíciles y antipáticas.

“Existe ahora un conflicto entre el tiempo que demanda las decisiones duras que hay que tomar y las exigencias de procesos propios de una candidatura. He decidido vivir las enseñanzas de los que me dijeron que grandes causas exigen grandes sacrificios. He decidido cumplirle primero a Puerto Rico, buscando alcanzar la aspiración de mi pueblo, salir de esta crisis que crearon otros y no buscar la aspiración que arde en mi corazón”, expresó García Padilla en un breve mensaje difundido por el Canal 6.

“Durante los próximos meses sería incompatible poner todo mi esfuerzo para sacar a Puerto Rico de la crisis y evitar que los que crearon esa crisis regresen al poder. Por eso, aunque quiero hacerlo con todo mi corazón no voy a buscar la reelección a la posición de gobernador”, anunció.

“Grandes causas exigen grandes sacrificios…La antorcha es más importante que el corredor. Hay que mantener la antorcha en alto. Hay que continuar el curso de la recuperación, hay que continuar el rumbo para seguir bajando el crimen, para seguir creando empleos, reconociendo derechos a los más débiles, cuidando de nuestros recursos naturales, procurando un gobierno de libertades”, expresó el primer ejecutivo en el discurso transmitido también por la página en línea de La Fortaleza.

Luego de un recuento de los logros de su administración hasta el presente, García Padilla proclamó que “estamos ahora en medio de la batalla de la recuperación económica y en los próximos meses vamos a continuar esa batalla trabajando y luchado juntos con todas nuestras fuerzas para poder finalmente reestructurar nuestra deuda que heredamos y cumplirle a nuestra gente creando el desarrollo económico que todos queremos”.

Fue entonces cuando advirtió que “el próximo año va a requerir decisiones políticamente antipáticas, nos va a exigir a todos más patriotismo, más desprendimiento, mayor solidaridad entre puertorriqueños. Nos exigirá esta vez a todos ser leales más al futuro que al presente. Que estemos todos más comprometidos con el colectivo que con el individuo”.

Reclama logros

Antes de anunciar su decisión el gobernador subrayó que durante su gestión se ha estado cumpliendo con la promesa que se le hizo al país.

“Los problemas que enfrentábamos eran gigantescos. Hemos trazado el camino de lo que es todavía una gigantesca jornada. Nos propusimos y hemos logrado reducir en más de un 40% el crimen, que era la preocupación de nuestra gente. Este año tendremos la menor tasa de asesinatos en 30 años”, destacó.

“Hemos bajado el desempleo y alcanzado el millón de personas trabajando. Hemos aumentando el turismo ejemplarmente. Hemos vuelto a poner las manos en nuestra tierra haciéndola parir agricultura como no se veía en décadas”, sostuvo en tono pausado.

“Ya los pasillos del Centro Médico no están llenos de camillas con pacientes esperando días para ser tratados. Hemos abierto escuelas de excelencia y también las puertas de la Universidad de Puerto Rico a más estudiantes de escuelas públicas. Hemos duplicado las tierras protegidas y hemos ampliado las libertades, ahondado y reconocido los derechos de los grupos marginados y perseguidos”, destacó.

Reparte culpas por la crisis

El primer ejecutivo observó que los graves problemas que afectan al país se vinculan a decisiones tomadas en pasadas administraciones, principalmente debido a préstamos millonarios cuyas pesadas deudas frenan el desarrollo al presente.

“La agenda está inconclusa. Hay un gran reto que representan las finanzas públicas. Otros gobiernos tomaron prestado más allá de lo que se podía pagar y tomaron decisiones contra el desarrollo económico del país, como fue la eliminación de las empresas 936. Ese paso nada más nos costó más de 100,000 empleos”, sostuvo.

Mientras, describió como incomprensible “que las mismas personas que tomaron y gastaron esos préstamos y no dejaron con que pagarlos, ahora critiquen al que no los tomó y los está tratando de pagar”.

“Ese es el mejor ejemplo de la tragedia de la irresponsabilidad y la hipocresía. Son los oportunistas de ocasión”, sentenció García Padilla al expresarse con una proyección de verdes montañas como telón de fondo.

En su discurso reiteró señalamientos contra miembros de su propio Partido Popular Democrático que han presentado oposición a sus medidas.

“Otros más cercanos a mí, dificultan las soluciones y luego se quejan de las consecuencias de sus propios actos como si fueran ajenos. La falta de solidaridad por la insensibilidad e irresponsabilidad de una oposición externa e interna que le da prioridad a su ideología e intereses electorales, hace todo más difícil. Hace más empinada la jalda”, lamentó.

Sin mencionar nombres, adelantó su deseo de que otros líderes del PPD asuman la tarea de continuar con el trabajo ya iniciado. “Pero a pesar de los responsables de la crisis y a pesar de los que entorpecen para luego criticar, Puerto Rico no puede cambiar de rumbo en medio de esta batalla y menos ponerse en manos de los que provocaron la crisis”, dijo.

“Estamos luchado con todas nuestras fuerzas para reestructurar la deuda que tomaron y que gastaron otros y poder cumplirle a nuestra gente, generando desarrollo económico que es lo que a la larga va a solucionar el problema. Estas luchas requieren todo nuestro tiempo, requieren toda nuestra energía para poder enfrentar los retos de darle futuro a nuestro pueblo”, expresó al referirse a su agenda inmediata.

“Van a requerir, como han requerido, decisiones políticamente difíciles. Los tiempos me requieren tener más lealtad al futuro que al presente. Los tiempos nos requieren tener más lealtad al colectivo que al individuo. Los principios son para vivirse o se deja de ser quien uno es”, argumentó.

En un momento de su mensaje García Padilla describió el proceso que atravesó para llegar a esta decisión. “En los momentos duros uno busca luz en los maestros y en su conciencia. Ante estos retos uno define sus valores y creencias. Tu pregunta a mí no puede ser sobre lo que quisiera yo hacer. A mí me encanta estar contigo en los barrios, en las plazas. Me gusta ir a los caseríos y las urbanizaciones, abrazarme contigo, saludarte e ir la caravana y al mitin y hacer campaña. Pero tu pregunta a mi tiene que ser, tiene que exigirme, ¿qué Puerto Rico exige de este hijo suyo a la hora de la verdad?”, reflexionó

“Yo juré servirle a mi gente con lealtad a su causa. Para cumplir bien esa palabra no puedo interponer mi preferencia, mi creencia a tus causas, a las causas de mi gente y a los hijos y las hijas de mi gente”, declaró.

Primera Hora