Puerto Rico busca que el Congreso de EEUU apruebe las propuestas de Obama contra la crisis fiscal

Una delegación de funcionarios públicos puertorriqueños pertenecientes a los dos principales partidos políticos y encabezada por el gobernador Alejandro García Padilla se ha trasladado a Washington D.C. para cabildear a favor de que el Congreso de Estados Unidos apruebe las propuestas del presidente Barack Obama para atender la falta de liquidez y el problema de la deuda pública de la Isla.

El grupo procurará conseguir este miércoles reuniones con legisladores de la mayoría republicana en la Cámara y el Senado para tratar de recabar apoyo a la inclusión de Puerto Rico en el Capítulo 9 de la ley federal de quiebras, y para que se exima a la Isla de las leyes de cabotaje.

García Padilla partió este martes por la tarde hacia Washington D.C. junto al alcalde popular de Caguas, William Miranda Torres, y el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Jesús Manuel Ortiz. En la capital federal se le unirían los alcaldes novoprogresistas de Naguabo, Noé Marcano, y de Ceiba, Ángelo Cruz Ramos; el presidente cameral, Jaime Perelló, y el presidente de la Universidad de Puerto Rico, Uroyoán Walker Ramos.

“Este plan (de Obama) consiste en que Puerto Rico tenga un mecanismo jurídico para reestructurar su deuda, en que Puerto Rico reciba paridad en Medicare y Medicaid, el crédito por el trabajo y eximir a Puerto Rico de las leyes de cabotaje. Mientras más se consiga, más garantías hay de que Puerto Rico salga hacia delante. (Es) fundamental que tengamos un mecanismo para reestructurar nuestra deuda totalmente”, afirmó García Padilla este martes por la tarde, en una rueda de prensa en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, en Carolina, antes de salir hacia la capital federal.

El ejecutivo estuvo acompañado por Miranda Torres, los representantes Rafael Hernández Montañez y José Báez, y los alcaldes de Cayey, Rolando Ortiz; de Maunabo, Jorge Márquez y de Guaynabo, Héctor O’Neill. El alcalde de Mayagüez, José Guillermo Rodríguez, llegó casi al culminar la conferencia para mostrarle su apoyo al gobernador.

“Hoy (martes) un grupo de líderes de sectores académicos, empresariales, del sector laboral, van a estar dirigiéndose, unos ya están allá y otros van a estar viajando mañana (miércoles) a Washington, para que trabajemos juntos de manera que podamos convencer al Congreso de la necesidad de actuar”, expresó el mandatario sin mencionar nombres.

La prisa radica en que las autoridades locales y los funcionarios demócratas en Estados Unidos están tratando de incluir estas propuestas en el ómnibus presupuestario, que debe aprobarse antes de la medianoche del viernes.

García Padilla no pudo precisar cuál será su agenda en Washington porque las reuniones surgirán una vez estén allí.

“Las reuniones se piden, se obtienen algunas… Muchas son con republicanos, otras son con demócratas, pero sí, principalmente, con el liderato republicano que controla el Senado y la Cámara federal”, respondió el gobernador a preguntas de este medio.

En un aparte con periodistas, el alcalde de Caguas, William Miranda Torres, comentó que “sé que tenemos a las 10:00 a.m. una reunión de estrategia. Nos vamos a juntar los que estamos allí, y luego a ejecutar las órdenes que nos den”.

Por otra parte, en cuanto a su disponibilidad para acceder a la imposición de una junta de control fiscal federal para Puerto Rico, que es la propuesta de los republicanos, como parte de la negociación, García Padilla volvió a dejar la puerta abierta.

“El problema nunca va a estar en el título, el problema estaría en los detalles y en eso hemos coincidido líderes del Partido Nuevo Progresista y líderes del Partido Popular. Si respeta la autonomía de Puerto Rico, pues no hay problema”, aseveró.

Una cuestión de derechos

“El país reclama y apoya, como el presidente de los Estados Unidos, paridad en el Medicare y Medicaid, y no es una dádiva, es que pagamos igual, por lo tanto merecemos que se nos trate igual”, afirmó García Padilla.

“El país necesita que se exima de las leyes de cabotaje y, de nuevo, no estamos pidiendo algo que sea exclusivo para nosotros. A las hermanas Islas Vírgenes de los Estados Unidos, que no son un estado igual que Puerto Rico no lo es, no le aplican las leyes de cabotaje. Entonces, ¿cuál es el racional para que no le apliquen a las Islas Vírgenes y le apliquen a Puerto Rico, encareciendo el hacer negocios?”, agregó el primer ejecutivo.

García Padilla requirió, además, que el liderato político del país se una en este pedido, ya sea viajando a la capital federal, o enviando comunicaciones escritas.

“La acción o inacción del Congreso representa que Puerto Rico demore más o demore menos en salir de la crisis”, sentenció.

Puerto Rico ha hecho su parte

García Padilla enfatizó que su administración ya ha tomado una serie de medidas que complementarían la ayuda del gobierno federal.

“La oferta del presidente le pone solución al problema a largo plazo. Comoquiera hay que implantar nuestro plan a cinco años”, verbalizó.

El gobernador confirmó que, como parte de ese plan local, este martes convirtió en ley la Junta de Supervisión Fiscal y Recuperación Económica, el programa de prerretiro voluntario de empleados públicos, las medidas que disponen la digitalización y la clarificación de aranceles del Registro de la Propiedad, y el proyecto que enmienda el proceso de evaluación ambiental concurrente en proyectos de infraestructura.

Sobre la sesión extraordinaria para atender el proyecto de revitalización de la Autoridad de Energía Eléctrica, dijo que “con toda probabilidad” la va a citar de un momento a otro.

“La ley de revitalización de la AEE… forma parte del plan a cinco años. Contrario a los rumores que se han vertido, con toda probabilidad va a haber una extraordinaria”, sostuvo el funcionario al puntualizar que la coordinará con los presidentes de Cámara y Senado para garantizar que los legisladores puedan asistir y que tiene los votos para aprobarla.

O’Neill no apoya exclusión de leyes de cabotaje

El alcalde de Guaynabo, Héctor O’Neill, respaldó las gestiones del gobernador porque “creo que está haciendo un esfuerzo extraordinario”, pero mostró reparos en que se solicite la exclusión de Puerto Rico de las leyes de cabotaje.

“Este proceso de cabildeo tiene que ir dirigido única y exclusivamente al proceso fiscal del pueblo puertorriqueño. Tú no puedes ligar las cuestiones de enmendar leyes o eliminar leyes que están establecidas en la Constitución de Puerto Rico y la de Estados Unidos. (Enmendar) Las leyes de cabotaje sería un adelanto a otro propósito ideológico que no debe incluirse en este cabildeo. En eso no estoy de acuerdo con el gobernador”, expresó el presidente de la Federación de Alcaldes a preguntas de periodistas.

O’Neill comentó que no viajará a Washington porque sus cabilderos allá se encargarán de atender este asunto.

“En el día de hoy (martes) me comuniqué con ellos y ellos están haciendo gestiones. Yo voy a participar a principios de enero en Washington. Ellos me están manteniendo al tanto”, expuso.

Por su parte, la senadora popular Rossana López León, quien ha llevado la voz cantante dentro de esta administración en contra de las leyes de cabotaje, recomendó al gobernador lo que debería solicitar.

“Debe concentrarse en la exención administrativa ya que esta nos eximiría por cinco años, o sea de inmediato, porque el presidente Obama puede firmarla mañana mismo si tiene la voluntad”, manifestó la legisladora a este medio.

El Nuevo Día