Guatemala: localizan cocinas comunales mayas de 2.700 años de antigüedad

Hace 2,700 años, los habitantes de lo que hoy es Santa Fe Ocaña, Cruz Blanca, San Juan Sacatepéquez, se dividían en grupos para cocinar sus alimentos y tenían sistemas para recoger y guardar agua, revela el hallazgo arqueológico de dos cocinas comunales en la región, donde se está construyendo el Anillo Regional que unirá las rutas del occidente con las de oriente, sin pasar por la ciudad capital.

“La cocina más grande fue construida con 1,420 piedras, y la segunda con 1,150”, indican las arqueólogas Juddy y Sandra Carrillo, quienes están a cargo de la excavación que llevan a cabo con el apoyo de la empresa constructora de la nueva ruta.

“Es un importante hallazgo arqueológico, que permitirá conocer con mayor claridad cómo vivían las comunidades mayas 700 años antes de Jesucristo”, agregan.

“Las cocinas comunales construidas con piedra nos dan un indicativo de que se dividían en grupos para cocinar sus alimentos, además de que allí habitó una sociedad grande”, indica Juddy.

Según Sandra, se está reconstruyendo la historia de los pueblos que habitaron la región y ahora se tienen datos nuevos. “Hay evidencias de la época prehispánica y nos aportarán otros indicios de cómo vivían estas sociedades mayas”, expone.

REGIÓN CAKCHIKEL

La excavación comenzó en el municipio de Santo Domingo Xenacoj desde hace un año, y luego ha continuado en San Juan Sacatepéquez. Para ello se ha capacitado a un grupo de trabajadores de la Dirección de Caminos, quienes están ayudando a clasificar y trasladar las piezas hacia un laboratorio ubicado en el primero de los municipios citados.

Cada pieza encontrada se lava, se selecciona y se codifica, con datos de su procedencia, y la profundidad de donde se encontró. En esa región se asentaron los cakchikeles, previo a la llegada de los españoles, en 1524.

Las piezas se van encontrando conforme la maquinaria va abriendo el paso de la nueva carretera, pero al hallar restos de piedras o cerámica se detiene esa actividad hasta extraer lo relevante y proceder a su identificación y resguardo.

En San Juan Sacatepéquez han descubierto depósitos de agua, un fogón y 42 vasijas.

Cuando se encuentra una pieza completa se traslada al Museo Nacional de Arqueología, para que allí se continúe con la investigación. Según las arqueólogas, en 1950 se hicieron exploraciones en el área de Santo Domingo Xenacoj para ubicar objetos prehispánicos, pero no se hicieron escarbados.

“En las comunidades de Siberino y Chucaj, que pertenecen a Santo Domingo, hemos hecho 52 excavaciones y en San Juan Sacatepéquez, 42”, agrega.

En el lugar se han encontrado 9,800 fragmentos, y en San Juan 38,100, consistentes en cerámica y oxidiana, herramientas de basalto, de granito, piedras de moler, anillos de piedra y hachas. “Hay evidencia de actividades domésticas y de cacería. Además estos pueblos tenían rutas de comercio con lo que es ahora Palencia, San Martín Jilotepeque y Jutiapa, según las arqueólogas.

CANAL HIDRÁULICO

Los vestigios en San Juan indican que la comunidad habitó desde 700 años antes de Cristo hasta el 900 de nuestra era. Entre lo encontrado destaca el hallazgo de un canal hidráulico que servía para guardar agua, además de botellones.

Asimismo, se han descubierto pisos de cerámica de 40 y 50 centímetros y ofrendas en las esquinas de las habitaciones. “Ellos representaban la vida de la comunidad. Cuando las abandonaban eran detallistas. Usaban mucho la cerámica”, refiere Juddy Carrillo.

Los hallazgos se ubican a dos kilómetros fuera del perímetro de los municipios, y aún se espera encontrar más piezas en lo que falta de la apertura del tramo carretero que llegará hasta Sanarate, El Progreso.

Siglo 21