Opositores preparan demandas contra las enmiendas constitucionales

Aún no se publican en el Registro Oficial. Ya existen, sin embargo, cinco posibles demandas de inconstitucionalidad y dos pedidos de consulta popular para echar abajo las enmiendas a la Constitución, aprobadas por la Asamblea.

Toda la presión irá a la Corte Constitucional. Marcelo Larrea, del movimiento Democracia Sí, fue a exigir respuestas: ellos presentaron, hace ocho meses, un pedido de consulta popular. El organismo todavía no ha emitido el dictamen previo de constitucionalidad de sus siete preguntas.

Según Larrea, en ese proceso los ecuatorianos podrán decidir si se mantienen o no las reformas constitucionales.

Pero no serán los únicos. Al menos cinco sectores políticos y laborales ya trabajan en sus demandas. Algunas serán en contra de todo el paquete; y otras contra enmiendas específicas.

En el primer grupo está, por ejemplo, el asambleísta Luis Fernando Torres (Cambio – PSC). Él pedirá la inconstitucionalidad de los textos que fueron modificados por la Asamblea. Según él, no existe norma legal que autorice a la legislatura a hacer los cambios. “Será solo a los textos cambiados: la reelección indefinida de autoridades, la reforma laboral y el retiro de las competencias a los gobiernos secciónales en salud y educación”, dijo.

El Parlamento Laboral y el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) coinciden en que someter a todos los burócratas a un solo régimen laboral –la Ley de Servicio Público– violenta sus derechos. Presentarán demandas por separado contra ese artículo.

El presidente del FUT, Pablo Serrano, dijo a EXPRESO que también llevarán su reclamo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Para eso tienen que agotar las instancias locales.

Los del FUT, como parte del Colectivo de Organizaciones Sociales, también respaldarán la demanda en contra de las otras 14 enmiendas.

En esa línea irá también el movimiento Unidad Popular. Geovanny Atarihuana, director de la organización, solo espera la publicación en el Registro Oficial para iniciar el trámite.

Aunque, paralelamente, anuncia otra vía para revertir lo aprobado: una consulta popular. El mismo día que entreguen la demanda en la Corte, enviarán una pregunta para su calificación. Tentativamente, la interrogante dirá: “¿Está usted de acuerdo con derogar las enmiendas a la Constitución aprobadas el 3 de diciembre en la Asamblea Nacional?”.

La última demanda en la lista es la anunciada por el contralor Carlos Pólit. Antes de que se aprueben, él advirtió que iría a la Corte porque le restan facultades al organismo.

Expreso