Traspaso presidencial en Argentina: Cristina no irá a la asunción de Macri y se espera una masiva despedida en su último día de gobierno

Los enredos que generó la puesta de la banda y entrega del bastón presidencial concluyeron ayer con la decisión del Gobierno saliente de que Cristina de Kirchner no concurra mañana a los actos en el Congreso y en la Casa Rosada. Ocurrió luego de que Cambiemos, con la firma de Mauricio Macri y de Gabriela Michetti, presentaran un recurso ante la Justicia, que recayó en el juzgado de María Servini de Cubría, para impedir que Cristina de Kirchner pudiera tomar decisiones hasta el mediodía del 10 de diciembre, es decir antes de que asuma Macri. La petición consistió en un pedido de declaración de certeza ante la controversia sobre cuándo finaliza el mandato de la Presidente.

El fiscal Jorge Di Lello admitió la demanda y la avaló ante la jueza Servini, quien dedicó el feriado de ayer a estudiar una decisión. Pero bastó el dictamen del fiscal para que Cristina de Kirchner comunicase que no estará en los actos porque el fiscal dijo que cesa en el cargo hoy a medianoche y no quiere incurrir en presunta usurpación de títulos y funciones porque mañana ya no será presidente.

Anoche el senador Federico Pinedo fue vocero del equipo de transición de Macri y dijo: “Lamentamos la ausencia de la Presidente en los actos del jueves. Debió considerar que lo que importa son las instituciones y no las personas, y que en todo caso las personas representan a la voluntad popular y eso les impone un mandato”. Lo dijo después de reunirse con Macri y sus asesores para pergeñar una respuesta a esta insólita situación que promovió el Gobierno saliente.

A mediodía de ayer Pinedo estuvo en una reunión con Amado Boudou, Oscar Parrilli y Eduardo “Wado” de Pedro por el kirchnerismo y Fernando de Andreis por el macrismo, para coordinar cuestiones protocolares y de seguridad. El encuentro se interrumpió cuando el oficialismo saliente tomó conocimiento de la opinión de Di Lello.

Parrilli salió ante las cámaras de TV y radios a explicar que finalmente Cristina de Kirchner no estará en la asunción de Macri y consideró que el país estaría doce horas sin autoridades.

Cambiemos envió a su vez un nuevo cronograma de la asunción, donde Macri recibirá los atributos de mando en la Rosada, pero sin especificar quién se los entregará, seguramente Ricardo Lorenzetti o Pinedo como autoridad del Senado.

El macrismo inclusive había propuesto que Cristina de Kirchner presenciase el acto, sentada con los exmandatarios que acudirán al recinto de sesiones, pero que no entregara los atributos.

Parrilli aseguró que “no están dadas las condiciones” para que la Presidente asista al acto de jura y consideró que “Macri, su equipo y el fiscal son los responsables de esta gravedad institucional tremenda que dejará acéfalo el Poder Ejecutivo Nacional durante 12 horas”.

“No puede concurrir doce horas después a entregar el mando cuando hay un fiscal que dice que su mandato ha concluido. No puede asistir porque luego puede ser acusada por otro fiscal de usurpación de título y el deseo de la Presidente es no entorpecer, menoscabar ni menospreciar la asunción presidencial”, explicó Parrilli y exageró diciendo que “entre este fallo judicial y un golpe de Estado es muy poca la diferencia”.

Cambiemos destacó en su comunicado que “representantes del Gobierno saliente manifestaron la intención de la señora presidente, Cristina Fernández de Kirchner, de no asistir al acto de traspaso de atributos que se realizará en la Casa Rosada”, por lo cual enviaban el cronograma que mantiene que Macri y su esposa se dirijan al Congreso a las 11.15, desplazamiento que se efectuará con la escolta del Regimiento de Granaderos a Caballo, y se aclaró que “deberá tenerse presente que el presidente electo es acompañado por el edecán militar e igualmente por el responsable de su ceremonial”.

A las 12 se iniciará la ceremonia de juramento ante la Asamblea Legislativa, en la cual Gabriela Michetti, que jurará primero, tendrá a su cargo recibir, en nombre de la Asamblea Legislativa que preside, el juramento de Macri, quien luego leerá un discurso y al retirarse partirá hacia la Casa de Gobierno. Macri irá junto a su esposa Juliana Awada en un vehículo presidencial, con escolta del Regimiento de Granaderos a Caballo.

Al llegar a la Casa Rosada, hará los saludos protocolares y se dirigirá al despacho presidencial hasta que se inicie, a las 13.30, el traspaso de los atributos del mando en el Salón Blanco; desde allí el presidente irá al Palacio San Martín para saludar a las numerosas delegaciones extranjeras que vienen a participar de la asunción del mando y que ya mantuvieron ayer una reunión con el designado secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo en relación con la agenda. Finalmente no habrá almuerzo sino un brindis en el Palacio San Martín, de acuerdo con lo pautado por Cambiemos.

Ámbito Financiero

El recuerdo de Néstor Kirchner

Será su último acto de gobierno y un símbolo de doce años de gestión. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inaugurará hoy un busto del fallecido ex presidente Néstor Kirchner en el Salón de Bustos de la Casa Rosada en una ceremonia que se transmitirá en pantallas gigantes para quienes se movilizarán hasta Plaza de Mayo para despedir a la primera presidenta electa y reelegida por el voto popular tras ocho años al frente del gobierno nacional. Durante su mandato, CFK había rendido homenaje a otros dos ex presidentes con la inauguración de sus bustos en el mismo salón. En 2008 descubrió el de Héctor Cámpora (quien ejerció brevemente la presidencia entre el 25 de mayo al 13 de julio de 1973); y de Raúl Alfonsín (10 de diciembre de 1983 al 8 de julio de 1989), con la presencia del propio ex mandatario radical.

El acto está previsto para las 18 y se anunció que se colocarán pantallas gigantes en Plaza de Mayo para que la ciudadanía y las organizaciones kirchneristas que anunciaron su movilización para despedir a la Presidenta pueda seguir la ceremonia. El busto de Néstor Kirchner, el presidente que gobernó la Argentina entre el 25 de mayo de 2003 y el 10 de diciembre de 2007, quedará incorporado a la Galería ubicada en la planta baja de la Casa Rosada, en el hall de honor que sirve de escenario para recibir visitas ilustres y donde están retratados en mármol de Carrara casi todos los mandatarios argentinos hasta 1983.

Néstor Carlos Kirchner nació en Río Gallegos el 25 de febrero de 1950 y llegó al poder con sólo el 22,24 por ciento de los votos en las elecciones convocadas en 2003 tras las crisis económica, social e institucional de diciembre de 2001, y luego que su oponente, el ex mandatario Carlos Menem, renunciara a la segunda vuelta electoral. Intendente de Río Gallegos y tres veces gobernador de Santa Cruz, Kirchner inició su mandato presidencial el 25 de mayo de 2003 con un discurso ante la Asamblea Legislativa reunida en el Congreso en el que prometió no dejar sus convicciones “en la puerta de la Casa Rosada”.

Durante su gobierno, se redujeron los niveles de pobreza, indigencia y desempleo a partir del crecimiento del empleo y del aumento del salario mínimo y de las jubilaciones, se renovó la Corte Suprema de Justicia, y se promovieron los juicios por delitos de lesa humanidad. Renegoció la deuda externa y canceló los compromisos con el FMI, a la vez que impulsó un proceso histórico de integración regional acompañado por los presidentes Lula da Silva (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela), Tabaré Vázquez (Uruguay) y luego Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa (Ecuador).

En 2009 fue elegido diputado por la provincia de Buenos Aires y desde su banca alineó al oficialismo para sancionar la ley de matrimonio igualitario. Ese año también fue elegido presidente del Partido Justicialista y renunció a su banca para asumir como primer Secretario General de la Unasur, desde donde intercedió para evitar un golpe de Estado de Bolivia y conseguir un acuerdo entre Venezuela y Colombia para que el conflicto entre ambos países no desembocara en una guerra.

Luego se sucedieron sus problemas de salud. En febrero de 2010 fue operado de la carótida y en septiembre debió ser sometido a una angioplastia. Sus médicos le recomendaron que cambiara su estilo de vida debido al estrés, pero luego de unas semanas de reposo volvió a la actividad política. Falleció a los 60 años de un paro cardiorrespiratorio no traumático el 27 de octubre de 2010 y su velatorio en la Casa de Gobierno convocó a decenas de miles de argentinos.

La de hoy será la tercera vez que la jefa de Estado inaugure un busto de un ex presidente. En el caso de Alfonsín, el acto se realizó con la asistencia del dirigente radical, quien en una emotiva ceremonia confesó: “Después de todos los honores y privilegios que me dio la vida, jamás hubiera imaginado presenciar la inauguración de un monumento a mi persona.” “No se sienta en la obligación de tener que dar explicaciones de esta estatua, es cierto que es un homenaje a estos 25 años de democracia, pero también es un homenaje a usted como persona porque llegó a Presidente luego de una larga vida de militante y dirigente político”, le dijo Cristina Kirchner aquel 1º de octubre de 2008, para luego definirlo: “Usted es el símbolo del retorno a la democracia”.

Semanas más tarde, el 13 de noviembre de ese año, la jefa de Estado encabezó el acto de colocación del busto de Cámpora. “Venimos nada más que a reconocerlo y a ponerlo en el lugar donde debe estar”, dijo Cristina ya que “este hombre, que significó la identidad de toda su vida en un ideario, su lealtad a quien fuera tres veces presidente de los argentinos y liderara el movimiento político más importante, tal vez el que más perdura de toda Latinoamérica, merecía este homenaje, porque el otro, el de la memoria y el de la historia ya se lo había ganado él solito”.

Página 12

El abrazo de la militancia

Organizaciones políticas del kirchnerismo se movilizarán hoy a la Plaza de Mayo para acompañar y apoyar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su último acto de gestión. “Vamos a acompañar a la presidenta en esta transición en la que empieza una nueva etapa que ella va a encabezar”, aseguró a Página/12 el dirigente de la agrupación La Cámpora Rodrigo Rodríguez, anticipando el liderazgo de la oposición que ejercerá la Presidenta. El Movimiento Evita, Kolina, Nuevo Encuentro, la Tupac Amaru, entre otros espacios políticos, confirmaron su presencia, además de que se espera que miles de personas se acerquen por su cuenta. A las 18, Fernández de Kirchner descubrirá el busto del ex presidente Néstor Kirchner en la Casa Rosada, y se espera que se dirija a la multitud que esperará frente a Balcarce 50.

“Queremos mostrar agradecimiento por estos doce años en los que se fortaleció la participación popular y la institucionalidad democrática y se ampliaron derechos gracias a Néstor y a Cristina”, explicó el dirigente del Movimiento Evita, Beltrán Besada, sobre las consignas de la concentración en la Plaza de Mayo. A partir de las 14 comenzarán a concentrarse los militantes con sus organizaciones en distintos puntos cercanos al punto de encuentro. En la plaza se colocaron pantallas para que se pueda ver bien el acto que se realizará en el Salón de los Bustos en la Casa Rosada y que encabezará Fernández de Kirchner. “Se van a movilizar todas las organizaciones hermanas del kirchnerismo al último acto de gestión y por lo simbólico y emocional para todos por el descubrimiento del busto”, afirmó el camporista Rodríguez, apuntando a la figura de Néstor Kirchner, que fue el iniciador del movimiento político.

La convocatoria en principio se comenzó a mover entre las distintas agrupaciones y organizaciones del kirchnerismo para homenajear a Néstor Kirchner y para apoyar la figura de la Presidenta, quien tomó el liderazgo y profundizó el modelo basado en el fortalecimiento del Estado y la ampliación de derechos sociales. Pero en las redes sociales se difundió como un reguero de pólvora ampliando la convocatoria todavía más, llamando a reventar la Plaza” con el hashtag #YoAbrazoaCristina y #ResistiendoconAguante, por lo que se espera una asistencia mucho mayor de la que se había planteado inicialmente.

“A pesar de la complejidad del momento vamos a confluir con toda la fuerza para acompañar a Cristina en el acto”, señaló Rodríguez haciendo foco en la tensión planteada por el traspaso del Poder Ejecutivo al presidente electo, Mauricio Macri. La militancia kirchnerista se organizó durante toda la semana para el acto con reuniones entre los dirigentes de las distintas fuerzas. Cada cual llegará a la plaza con representantes de las diferentes provincias; las columnas más importantes serán las del área metropolitana: los porteños y los bonaerenses. Corrían rumores de que algunos intendentes del conurbano habían diseñado sus actos de asunción en el mismo horario para perjudicar la asistencia, pero los organizadores no creían que les hiciera mella. “La gente que quiera apoyar a la Presidenta va a venir de todas formas”, explicaba uno de los organizadores que milita en territorio bonaerense.

Mientras los organizadores no confirmaban que la Presidenta fuera a dar su último discurso en la Plaza, anoche ya se comenzaban a ver las estructuras de un escenario. Quedaba en el tintero de la militancia kirchnerista la convocatoria al Congreso mañana para apoyar a Fernández de Kirchner en la ceremonia de traspaso presidencial. “Con la arremetida del macrismo y los mamarrachos de la Justicia está claro que no tienen miedo de que pase algo, lo que no quieren es ver cómo, después de doce años de modelo nacional y popular, este gobierno se va con el apoyo de miles de personas en las calles”, dijo Rodríguez, dejando supeditado a la presencia de la Presidenta en el Congreso el llamado a una nueva movilización.

Página 12