Controversia migratoria: Bolivia pide respeto a los DDHH y Macri invita a Evo a ver Boca-River

Macri invitó a Evo Morales a ver Boca-River

Una delegación de altos cargos de Bolivia encabezada por el presidente del Senado, José Alberto Gonzales, planteó sus “inquietudes” al vicecanciller Pedro Villagra Delgado ante el decreto aitiinmigratorio de Mauricio Macri, que modifica la ley de migraciones y acelera el proceso de expulsión en casos de delitos y de ingreso ilegal de extranjeros. “Lo que queremos evitar es que un boliviano le saque la lengua a la señora que vende pan y lo echen”, sostuvo Gonzales. En medio de la polémica, el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez, dijo que Macri lo invitó a su par boliviano Evo Morales a ver el clásico Boca-River en la Bombonera, previsto para abril.

La comitiva, integrada por el canciller Fernando Huanacuni, el ministro de Desarrollo Rural, César Corarico y Gonzáles, entre otras autoridades, destacó que todavía hay algunas “diferencias” con la nueva normativa y pidieron una reunión con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. “Ojalá ella tenga los minutos suficientes para poder recibirnos. Hemos venido casi exclusivamente a ello”, agregó el presidente del Senado antes de recordar que ya la pasada semana solicitó formalmente un encuentro con la titular de la cartera de Seguridad.

El vicecanciller argentino, Pedro Villagra Delgado, defendió el decreto y dijo que se había generado “preocupación por la comunicación respecto a este tema”, mientras que la comitiva boliviana se enfocó en el respeto a los derechos de sus ciudadanos y pidió que se clarificaran los causales que determinarían una deportación.

La disposición de Macri establece que no es necesario una sentencia ejecutoria, como exige la legislación boliviana, para la deportación de extranjeros ilegales o que estén relacionados con ilícitos. Una de las disposiciones prevé como causal de deportación el haber sido condenado o estar cumpliendo condena, o tener antecedentes o condena no firme (no ejecutoria) en Argentina o en el exterior. Gonzales insistió en que es necesario que esté claro el número de delitos por los cuales se habilitará la expulsión de los nacionales. “Si cometes uno de estos 10, 15 o 20 delitos vas a hacer que te echen y si no cometes esos delitos adelante, ese es el objetivo”, explicó a la conclusión del encuentro con Villagra.

Después de otra reunión paralela entre cancilleres, Álvarez se despegó de los dichos de Bullrich y contó que se volverá a reunir con su par boliviano en la primera quincena de marzo para adelantar una reunión entre ambos mandatarios. “Tengo entendido que el presidente Macri le dio una invitación al presidente Evo para que el 16 de abril lo visite y lo acompañe para ver el clásico en la Bombonera Boca-River”, expresó.

“Nuestros hermanos en Argentina no son delincuentes, narcotraficantes. Más bien (buscan) cómo mejorar la situación económica familiar pero también aportan al desarrollo del hermano pueblo de Argentina”, sostuvo Evo en un acto de entrega de obras en Oruro la semana pasada.

Página 12