El expresidente Alan García se desvincula de implicados en el caso Odebrecht

“Si mostraban su cola no los hubiera puesto, no son mis ratas”

Así respondió Alan García al ser consultado por los ex funcionarios de su gestión acusados de recibir sobornos de Odebrecht. Desvincula al Partido Aprista de los hechos de corrupción ocurridos durante su segunda gestión. El ex mandatario Alan García aseveró que le fue imposible conocer, de antemano, la intención de los ex funcionarios acusados de recibir sobornos de Odebrecht por la Línea 1 del Metro de Lima.

Consultado por el ex viceministro de Comunicaciones Jorge Cuba, así como por el ex integrante del comité de licitación de la Línea 1 del Metro de Lima, Edwin Luyo, y el ex funcionario Miguel Ángel Navarro, el ex mandatario respondió que “han demostrado ser ratas escondidas, como las buenas ratas”.

“Ninguno es aprista. Y de otros gobiernos también hay. [Usted los ha llamado ratas pero son sus ratas, son las ratas que puso su gobierno] No, si hubieran mostrado su cola yo no los hubiera puesto. No son mis ratas”, dijo Alan García en una entrevista concedida al programa “Cuarto poder”.

“Yo no sé cómo es su corazón. Yo no sé qué es lo que usted sueña y piensa. Tampoco puedo ver lo mismo en el señor Cuba. Si le di la mano alguna vez yo no sé. No puedo detectar otras motivaciones y quién quiere ganar dinero”, agregó.

En ese sentido, el ex jefe del Estado indicó que no hablará mal de Enrique Cornejo, ex ministro de Transportes, y agregó que fue “un funcionario eficiente”. No obstante, indicó que quien haya recibido dinero, y quien haya actuado en función de este, debería “recibir cien años de cárcel”.

Vale anotar que el fiscal anticorrupción Hamilton Castro ha precisado que el monto desembolsado por la constructora brasileña por la licitación de la Línea 1 del Metro de Lima ascendería a los US$8 millones.

No obstante, al preguntársele a Alan García por presuntos vínculos con Odebrecht, manifestó que él no tiene “ni precio de venta ni de alquiler”, y que ya es hora de que sus opositores entiendan eso.

“Cuando me muera espero que todos los que hablan mal de mí vayan a mi tumba y digan ‘me equivoqué, porque no te encontraron nada a ti ni a nadie’. Mientras tanto cargo mi cruz. [Sobre el gasoducto del sur] ¿Por qué Odebrecht le va a hacer el favor a Alan García si ha contratado con otro?”, se defendió.

“[Cuál era su relación con la familia Odebrecht] Esos señores son ricos, poderosísimos, qué interés tendrían. Ellos participaron en Chavimochic y lo hicieron bien. [¿Qué relación tiene con ellos?] Ninguna, no soy amigo ni ‘amiguete’”, replicó.

En tanto, Alan García dijo dudar que Odebrecht haya aportado fondos a alguna de sus campañas presidenciales, y añadió que si alguien recibió dinero de Camargo Correa, otra compañía brasileña cuestionada por coimas, ello habría estado mal. “Yo no conozco a los señores de Camargo Correa”, acotó.

De otro lado, Alan García minimizó las visitas del ex representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, a Palacio de Gobierno durante su segunda gestión presidencial.

Sobre ello, indicó que miembros de otras empresas también acuden “para tratar temas competentes al desarrollo de sus compañías”.

“[Fueron varias veces, catorce] Son tres por año, menos de tres por año. [¿Eso es habitual?] El directorio de Telefónica ha ido muchas veces y de otras empresas también […] Yo no tengo amistad con el señor Barata. Jamás ha estado en mi casa. Que yo recuerde nunca he estado en la de él”, dijo.

“[¿Por qué Barata no le dijo que le estaban cobrando coimas?] Eso es lo que me pregunto. Sabiendo que el más interesado en que se acabara el tren era Alan García, (me debió decir) ‘me están poniendo problemas’, yo llamaba al ministro. Si él me hubiera dicho (que le pedían coimas) nos hubiéramos ahorrado todo esto”, dijo.

El Comercio


Alejandro Toledo podría ser internado en la Diroes cuando sea extraditado

La ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, adelantó el programa Agenda Política de Canal N que Alejandro Toledo podría ser internado en la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) –donde ya se encuentra preso el ex presidente Alberto Fujimori– luego de que este sea extraditado de Estados Unidos.

Esta medida se concretaría para que el ex presidente cumpla con los 18 meses de prisión preventiva que se le dictó por los supuestos sobornos que habría recibido de la constructora Odebrecht por la concesión de la carretera Interoceánica Sur.

Pérez Tello manifestó que esta posibilidad la está evaluando con el Instituto Nacional de Penitenciario (INPE). “Estamos evaluando si puede ser la Diroes. Le he pedido al jefe del INPE, Carlos Vásquez, para que me diga los criterios de la designación de un penal”, indicó la titular de Justicia.

Consultada por los regímenes penitenciarios a los cuales tendría que someterse el ex mandatario, la ministra señaló que el ex jefe de Estado “tendría un régimen especial porque él está siendo investigado por crimen organizado y le correspondería visitas entre dos y tres horas”.

En ese sentido, la ministra explicó que Alberto Fujimori se encuentra en un “régimen ordinario” y que, por este motivo, “sus horarios de visitas son de ocho horas”.

“Diroes no está negado como posibilidad”, señaló, pero dudó en que otros ex altos funcionarios también sean internados ahí . “No entrarían todos en esta sede penitenciaria por cuestiones de espacio”, dijo.

Perú21


Ruta de coimas de Odebrecht en caso Toledo conduce a banco suizo

Las fechas en las que Odebrecht empezó a pagar los sobornos destinados a Alejandro Toledo -conforme a la propia confesión de la empresa- coinciden con las gestiones que la polémica firma Mossack Fonseca hacía ante el Banque Privée Edmond en Suecia, para que abriera en ella cuentas a nombre de Sabih Saylan y otras personas allegadas a Josef Maiman, a quien el Ministerio Público sindica como testaferro del expresidente.

Según informó Ojo Público, cruzando información del Ministerio Público peruano con la de correos filtrados de la firma panameña, esta parte hasta ahora desconocida de la historia de los sobornos del caso Toledo ocurre alrededor del 23 de junio de 2006, fecha en la que Odebrecht hizo el primer depósito de 750 mil dólares (de los $ 9,6 millones detectados). El dinero fue transferido de una de la sociedades de fachada de Maiman, el Trailbridge Ltd en Islas Vírgenes Británicas, a una cuenta del City Bank of London.

Entre abril y junio del mismo año, la firma Mossack Fonseca informó a la vicepresidenta del citado banco suizo, Emmanuelle Gramolini, que habían iniciado los trámites para abrir cuentas en dicha entidad a nombre de Sabih Saylan y otras personas vinculadas a Maiman.

El encargado de gestionar con “carácter de urgencia” la apertura de dichas cuentas fue el argentino Alberto Imar, quien en Venezuela era ejecutivo de Intercable, empresa de Maiman. Tanto Imar como Saylan ya habían participado antes en la creación de cuentas offshore.

El banco suizo Edmond de Rothschild ya era conocido por las autoridades judiciales peruanas porque el excomandante general del Ejército, Nicolás Hermoza Ríos, fue cliente suyo durante el régimen fujimorista. Allí guardaba el dinero obtenido mediante actos de corrupción.
Por otro lado, Estados Unidos multó al citado banco suizo por 45 millones debido a que creó y mantuvo cuentas no declaradas en Suiza.

En la investigación seguida contra Toledo no hay evidencia de que el dinero proveniente de los sobornos de Odebrecht permanezca en la red de offshore de Maiman, por lo que se abre la posibilidad de que el dinero se encuentre escondido en el mencionado banco europeo.

La República