Los gobiernos de Bolivia y Argentina conforman una comisión técnica para dialogar por los migrantes

Una delegación de altos cargos de Bolivia que visita Argentina esta semana pidió ayer a la ministra de Seguridad del país austral, Patricia Bullrich, que las modificaciones recientemente implementadas por su cartera en la ley de migraciones “no lesionen, resientan o cercenen algún derecho”. La autoridad argentina accedió a la conformación de una comisión técnica, para avanzar en el tema.

Así lo aseguró en declaraciones a la prensa el presidente del Senado boliviano, José Alberto Gonzales, que encabeza la comitiva, y relató que durante el encuentro que tuvieron ayer con la ministra argentina le hicieron escuchar “las observaciones” del Gobierno boliviano acerca de las modificaciones en la ley.

En medio de la tensión por las nuevas política migratorias de Argentina, el presidente Evo Morales reiteró su deseo de trabajar con su homólogo, Mauricio Macri. “Yo quiero trabajar con el presidente Macri para hacer respetar a nuestros pueblos de Bolivia y Argentina, pero desde América Latina como justa reivindicación de los latinoamericanos ante las políticas del norte”, dijo Morales en un acto en Oruro.

NUEVO ENCUENTRO En la reunión de ayer, en Buenos Aires, también se llegó a un acuerdo para que en unos días se celebre un encuentro más amplio entre Bullrich y García con sus pares bolivianos, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y la directora de Migraciones, Cosset Estenssoro, con el fin de examinar las observaciones de Bolivia con respecto a los cambios en la ley.

Gonzales explicó que la primera reunión de la mesa técnica tendría que realizarse en los próximos 15 días; sin embargo, dijo que los ministros de ambos países definirán una fecha precisa. Los temas que se abordarán son las garantía a los derechos de los inmigrantes bolivianos y la flexibilización de las causales para la deportación.

DECRETO El presidente argentino, Mauricio Macri, firmó la semana pasada un decreto que endurece la ley migratoria del país con el fin de prohibir la entrada al país a personas con antecedentes penales y acelerar la expulsión de los extranjeros que comentan delitos en territorio argentino.

La medida fue aprobada días después de que Bullrich vinculara la inmigración peruana, paraguaya y boliviana con el aumento del narcotráfico, lo que fue criticado por el gobierno de Evo Morales, que comparó sus palabras con el “discurso xenofóbico” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Además, pocos días después, el diputado argentino Alfredo Olmedo se mostró a favor de construir un muro en la frontera entre ambos países para mejorar los controles migratorios.

La delegación -también integrada por el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, y el viceministro de Comercio Exterior, Clarems Endara- se reunió este lunes con el vicecanciller argentino, Pedro Villagra, y ayer tuvo otros encuentros.

Opinión


Conflicto entre Argentina y Bolivia: una cumbre a mitad de año para empezar a descomprimir

Tras varios días de tensión y declaraciones cruzadas, la delegación oficial enviada por el presidente Evo Morales para hacer consultas con la colectividad boliviana residente en el país se reunió finalmente este martes con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

El encuentro -que fue precedido por gestiones entre el embajador argentino en La Paz y el canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni- giró en torno al DNU (decreto 70/2017) que modificó unilateralmente -sin participación del Congreso- la ley de migraciones (25871) sancionada en 2004.

Según las declaraciones de los funcionarios bolivianos que participaron de la reunión, en la charla solicitaron que las modificaciones impuestas en la normativa “no lesionen, resientan o cercenen algún derecho”.

El encargado de transmitir lo que se conversó con Bullrich, desde la mirada del gobierno boliviano, fue el presidente del Senado de ese país, el “Gringo” José Alberto Gonzales (MAS).

En la Argentina, el titular de ese cuerpo legislativo boliviano cobró notoriedad en los últimos días: fue él mismo quien se preguntó qué haría la primera dama, Juliana Awada, sin los bolivianos que trabajan en la empresa textil que produce para la marca infantil Cheeky. “¿Qué harán la esposa de Macri y las grandes marcas sin bolivianos en sus talleres?”, fue la frase de Gonzales. Este martes, sin embargo, tras la reunión bilateral entre argentinos y bolivianos, primó mayormente la prudencia.

La delegación que viajó desde Bolivia por orden del mandatario Evo Morales llegó el domingo pasado a Buenos Aires. La componen el parlamentario Gonzales, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, y el viceministro de Comercio Exterior, Clarems Endara. A pesar de las versiones iniciales, el canciller Huanacuni al final no formó parte de la comitiva.

Los enviados de Bolivia se entrevistaron entre el lunes y el martes con varios funcionarios de la administración de Macri. El lunes estuvieron con el vicecanciller, Pedro Villagra, mientras que este martes se entrevistaron con el titular de Migraciones, Horacio García, y con la propia Bullrich.
En representación del gobierno argentino, García insistió -al hablar con la prensa- que los cambios dispuestos por el DNU suscripto por Macri no suponen “una política anti-inmigración” sino que es “un tema que incluye solamente a los extranjeros que delinquen”.

En las reuniones de las últimas 48 horas, los visitantes bolivianos acordaron con sus pares argentinos que en unos días se celebre un nuevo encuentro bilateral, esta vez con la participación de las autoridades de Seguridad y de Migraciones de ambos países. Por la Argentina estarán Bullrich y García.

El lunes, en La Paz, con el objetivo de descomprimir la relación desde el máximo nivel, el embajador argentino en Bolivia y el canciller Huanacuni anunciaron que a mitad de año se realizará una reunión cumbre entre Evo y Macri. Como paso previo, en la primera quincena de marzo tendrá lugar un encuentro de cancilleres, con Huanacuni y Malcorra, en la que se repasará la agenda bilateral de ambos países.

Mientras la modificación por decreto de la Ley de Migraciones acapara la atención de los países limítrofes con mayor procedencia de migrantes a la Argentina, el DNU mismo está también bajo estudio de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que se encarga de monitorear de modo permanente los Decretos de Necesidad y Urgencia emitidos por el Ejecutivo.

Titular de esa comisión, el diputado Marcos Cleri (FpV-Santa Fe), adelantó a Tiempo que el miércoles 15 de febrero los diputados y senadores que la integran recibirán en el Congreso a comunidades de inmigrantes, asociaciones de la sociedad civil y ONGs para escuchar las opiniones sobre las implicancias del cambio de política migratoria por decreto.

“Vamos a escuchar sus puntos de vista, pero también vamos a tratar de lograr, desde la cuestión formal, más allá de la cuestión de fondo, el rechazo del DNU. Nosotros estamos totalmente en desacuerdo con lo que plantea Mauricio Macri en el decreto, pero –por otro lado- la cuestión formal es clara y contundente: no se puede regular materia penal a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Eso está muy claro en el artículo 99 inciso 3 de la Constitución”, advirtió Cleri en diálogo con este diario.

“Lo que hizo Macri con ese DNU es comunicar con el marketing su ideología, su pensamiento, pero si quería producir esos cambios lo que verdaderamente tenía que haber hecho era conseguir el acompañamiento de toda la comunidad de inmigrantes y ajustarse correctamente a Derecho. Macri está buscando culpables”, aseguró el diputado del FpV y miembro de La Cámpora.

Tiempo Argentino


Embajador argentino en Bolivia exige a Bullrich que pida disculpas

El embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez, le exigió a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich que pida disculpas a la comunidad boliviana por sus dichos en los que vinculó a los inmigrantes de países limítrofes con el narcotráfico.

En declaraciones al canal de televisión Red Pat, el diplomático aseguró que “la ministra debe pedir disculpas”. Álvarez indicó que “en algún momento, el propio Presidente le va a decir que lo haga”. El embajador argentino aseguró que la ministra “lo pone a Macri como algo que no es”.

Asimismo, Álvarez le solicitó a Patricia Bullrich ser más “responsable” con sus declaraciones al recordar que la Argentina tiene una gran comunidad de inmigrantes de varios países que demuestra que es un “país abierto”. En ese sentido, el diplomático consideró que “vamos a seguir recibiendo a todos aquellos que quieran estudiar y trabajar”.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, advirtió que Bolivia “no es consistente con sus decisiones políticas y sus leyes”, en respuesta a las críticas del vecino país por los cambios en la ley migratoria argentina, que busca expulsar a los extranjeros que cometan delitos.

“Hay un ruido por parte de Bolivia que me parece que no es consistente ni con sus decisiones políticas y sus leyes”, evaluó Bullrich. A su entender, “la ley boliviana es similar (a la argentina), pero tiene características menos positivas que las que tiene la Argentina”.

En este contexto, la ministra recibió a una comitiva boliviana tras la polémica que se generó por el decreto que modifica la Ley de Migraciones.

Ámbito Financiero