La coalición opositora anuncia que inicia un proceso de reestructuración interna

Unidad designa junta para reestructurar funcionamiento de la alianza opositora

La Unidad Democrática anunció este martes la designación de una junta reestructuradora que presentará al país, en un plazo muy breve, la nueva forma de gobierno que tendrá la alianza partidista opositora.

El anuncio lo hizo el secretario ejecutivo de la Unidad, Jesús Chuo Torrealba, quien coordinará y presidirá la junta, la cual también está integrada por José Ignacio Guédez (Causa R), Enrique Márquez (UNT) y Juan Carlos Caldera (PJ).

“Constituye  para mí un motivo de complacencia el hecho de que por fin todos los factores que integran la alianza, han asumido e incluso le han dado carácter de urgencia al tema de la necesaria reestructuración de la Mesa de la Unidad Democrática”, dijo Torrealba en conferencia de prensa en la cual estuvo acompañado por representantes de los distintos partidos políticos que integran la coalición opositora.

“Hoy la Unidad en pleno asumió el reto de la reestructuración de la alianza democrática. Esto es muy importante”, indicó, agregando que esto implica la comprensión por parte de todos sobre la necesidad que había de evaluar el desempeño que se tuvo en 2016 y actuar en consecuencia.

“Ese actuar en consecuencia implica reestructurar le Mesa, para que sea un instrumento cada vez más útil en esta dura la lucha por la democracia y la libertad en nuestro país”, dijo.

“Hay una profunda y completa convicción de todos los factores de la Unidad en este sentido”, insistió.

“Así como fui llamado para conjurar la crisis de 2014, cuando la Unidad enfrentó un muy serio peligro de fractura, hoy puedo decir responsablemente que nuevamente la MUD toma medidas para enfrentar esta nueva crisis, sí, pero una crisis de crecimiento”, señaló.

Explicó que ese crecimiento viene del triunfo arrollador de la Unidad en los comicios parlamentarios del 6 de diciembre de 2015, de la amplísima mayoría de la población que en 2016 demostró que quería un cambio político en el país, y del mayor respaldo internacional que ha logrado la oposición venezolana en sus 18 años de lucha por el rescate de la libertad y la democracia.

“La MUD ya no es simplemente oposición, es una alternativa de poder por decisión del pueblo. Y por ello debemos tener nuevas conductas y nuevas realidades frente a eso”, precisó.

Caminando juntos llegamos más lejos

Torrealba adelantó que la junta reestructuradora se ocupará de construir “un conjunto de consensos” que será anunciado “en un breve plazo”.

“No quiero poner plazos que luego no se puedan cumplir por una razón u otra, pero me comprometo a que sea un plazo brevísimo, que no debería exceder de una semana, para presentarle al país decisiones sobre el nuevo gobierno de la alternativa democrática de cara a las luchas muy duras que tenemos planteadas en el futuro inmediato”, precisó.

“Hay un amplio consenso en la Unidad Democrática a propósito de todos estos temas. Toda esa intriga desarrollada por el Gobierno sobre supuestas fracturas o divisiones, no es verdad. Hay una unitaria decisión en la MUD para seguir avanzando juntos. Solo caminando juntos llegamos más lejos”, aseguró.

Aseguró que hay comprensión plena en el seno de la Unidad de que el país no está pidiendo un simple cambio cosmético o burocrático, sino que es muy importante asumir lo que la misma oposición viene diciendo desde el 20 de octubre, cuando fue cegada la vía electoral. “Hoy cualquier lucha pasa no por competir electoralmente sino por rescatar el derecho al voto. Por ello debemos decidir unos nuevos mecanismos de funcionamiento y de toma de decisiones para actuar de manera eficiente en este escenario que no es electoral, pero donde lo electoral es uno de los propósitos a conquistar, no uno de los tableros presentes”, señaló.

Agregó que, tal como lo dijo en su oportunidad el Premio Nobel de la Paz y expresidente de Polonia, Lech Walesa, ellos lograron derrotar el sistema comunista en ese país solo cuando entendieron que la lucha debe ser de toda la nación y no solo de un partido o un sindicato

En ese sentido dijo que para lograr ese mismo objetivo en Venezuela la lucha no puede ser solo de la alianza partidista sino que debe ser de toda la nación. “Eso lo ha entendido la MUD y por eso se dispone a construir mecanismos que permitan construir una alianza sólida entre el liderazgo lo político y la sociedad civil organizada, entendiendo que debe haber autonomía en cada sector”, indicó.

“Se trata de una alianza de propósito y estrategia entre el liderazgo político y democrático y una sociedad civil asfixiada por lo que estamos viviendo”, apuntó.

Reconocimiento a Chuo

Guédez, secretario general de La Causa R, al hablar en nombre de todos los partidos que integran la coalición, hizo un reconocimiento a Torrealba “por su labor y desempeño”, en especial para el logro de la victoria electoral del 6 de diciembre de 2015, lo que “marcó un antes y después y un punto de quiebre en la lucha por el rescate de la democracia en Venezuela que no debemos olvidar”.

“Chuo es el principal gestor de esta reestructuración y será siempre un baluarte de la Unidad, como lo sigue siendo también Ramón Guillermo Aveledo”, dijo.

Admitió que hubo retraso en cuanto al momento para hacer el anuncio, pero explicó que eso se debió a las complejidades propias de todo proceso democrático, el principal baluarte de la Unidad.

Señaló que hay que abrir una nueva etapa en la lucha y que el objetivo común es salir de “esta tiranía hambreadora” mediante “una democracia que enrumbe al país a una etapa de progreso”.

Concluyó informando que el llamado G-9 (PJ, VP, AD, UNT, MPV, AP, ABP, VENTE VENEZUELA, CAUSA R) constituye la instancia de coordinación política de la Unidad “desde donde nacerá la vocería para cada caso”.

Unidad Venezuela


Junta reestructuradora de la MUD genera rechazo en partidos minoritarios

Nombrar una junta de reestructuración. Después de tres meses de dimes y diretes, a ese acuerdo llegaron los nueve partidos mayoritarios pertenecientes a la Mesa de la Unidad Democrática, agrupados en lo que han dado por llamar el G-9. En principio, ya no solo deciden Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, sino que ahora se suman Vente Venezuela, Alianza Bravo Pueblo, La Causa R, Avanzada Progresista y Movimiento Progresista de Venezuela.

Desde el CEN de AD, Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, hizo el anuncio. A su lado estaban sentados Delsa Solórzano, diputada por Un Nuevo Tiempo, y Luis Ignacio Guédez, secretario general de La Causa R.

“Después de evaluar el desempeño en 2016 puedo decir que la unidad toma las medidas necesarias para permitir que una junta reestructuradora busque los consensos y, en plazo breve que no debe exceder una semana, tome decisiones sobre el nuevo gobierno de la MUD”.

El nuevo equipo está integrado por Jesús Torrealba, quien lo preside; Luis Ignacio Guédez, Enrique Márquez, presidente de Un Nuevo Tiempo, y Juan Carlos Caldera, diputado de Primero Justicia. Trabajarán en tres puntos: un nuevo reglamento que defina una metodología para lograr consensos y definir una estrategia de lucha, una nueva hoja de ruta y una nueva estructura ejecutiva. No está definido si Torrealba deja la Secretaría o si esta se amplía en una especie de vocería colegiada.

Torrealba habló de una crisis de crecimiento. Aseguró que era un planteamiento conjunto de toda la alianza. “Hay nuevas condiciones de lucha. Nosotros peleamos por restituir el derecho al voto: por las elecciones presidenciales y las que nos deben, las regionales y las municipales. La junta reestructuradora hará los anuncios de forma y fondo”.

Los desacuerdos. La Dirección Ejecutiva de Vente Venezuela señaló a través de un comunicado: “Resulta inaceptable hablar de una reorganización de la MUD sin establecer, de manera inequívoca, el objetivo estratégico de la coalición, que no debe ser otro que la salida de la tiranía sin demora”.

Para María Corina Machado, su coordinadora, cualquier coalición se justifica si tiene un fin común. “No tiene sentido discutir estructura, toma de decisiones, antes de decidir lo fundamental: unidos, ¿para qué? Si el propósito es la salida de Maduro este año, sin demora, uniendo todas nuestras fuerzas, en eso estamos comprometidos. Vente Venezuela no comparte la posición de quienes piensan que la prioridad es concentrarse en las elecciones regionales”.

Machado condicionó la permanencia de su partido en la MUD. Explicó que convocaron de emergencia a los representantes de todos los estados para debatir la situación. “Tenemos que apelar a una profunda y amplia unidad nacional, pero sin retórica, que incluya a los partidos y a todos los ciudadanos que estamos comprometidos con el mismo objetivo: el primer paso para superar lo que estamos viviendo es la salida de este gobierno. Ese es el debate que tenemos que dar”.

Omar Ávila, secretario general de Unidad Visión Venezuela, está en desacuerdo con el anuncio efectuado por Torrealba. Detalló que fuera de la discusión se quedaron 17 partidos. “Urge dejar de mentirle al país. ¿Cómo van a lograr un nuevo reglamento en los próximos días si ni siquiera han convocado a una plenaria?, que es lo primero que debe hacerse para un debate de reestructuración y relanzamiento”.

Afirmó que lo que se hizo fue cambiar un cogollo por otro. “Sigue siendo más de lo mismo. Estamos atravesando una crisis de representación. No es una crisis ideológica ni de identidad. Esta cúpula opositora es tan mala que, a pesar del descontento, no ha logrado salir de este gobierno. Hay que darle un giro de 180 grados a esta dirigencia. Hay que salirse de esta ruta, hay que conectarse con nuestro pueblo”.

Crisis de representación

Para Daniel Fermín, sociólogo y editor de la revista Polítika UCAB, la MUD no puede manejar la reestructuración como si se tratara de una tienda. “Tenemos una crisis de representación de los partidos políticos. Pareciera que no hay una verdadera interlocución con la sociedad. Hoy por hoy no desempeñan ese rol. Los partidos, incluso, terminan entorpeciendo el reclamo ciudadano”.

Especificó que la MUD tiene el reto de ampliarse. “No es lavarse la cara con las ONG; es incorporar a la ciudadanía en la discusión”. Subrayó que a la oposición le haría bien la discusión franca y abierta, y no los arreglos cerrados. Alertó sobre la simpatía que se genera en torno a un tercer polo político. “Algunos sondeos señalan que 65% de los venezolanos verían con buenos ojos una opción distinta, que nos saque de la polarización. No hay que perder esto de vista”.

El Nacional