El AI asegura que países del Triángulo Norte aumentan la crisis de migrantes por falta de protección

El informe anual de Amnistía Internacional (AI) enumeró que El Salvador, Honduras y Guatemala alimentaron la crisis de refugiados en América Latina porque no pudieron proteger a sus ciudadanos de la violencia propiciada por las pandillas y sus luchas por control territorial.

“Honduras, Guatemala y El Salvador alimentaron esta crisis (de migrantes y refugiados) cada vez más grave, pues no protegían a las personas frente a la violencia y no establecieron programas integrales de protección para quienes habían sido expulsados desde países como México y Estados Unidos”, cita el informe de Amnistía, que documenta la situación de derechos humanos en todo el mundo durante 2016 y que fue hecho público ayer.

La organización, con sede en Londres, afirma que en el transcurso del año anterior se agravó la situación de los migrantes porque el Triángulo Norte sostenía que las causas para que sus países se mantengan como los principales productores de migrantes eran económicas.

Amnistía dice que debieron aceptar que la gente huía de amenazas, extorsiones o intimidaciones por enfrentamientos de pandillas por el control territorial.

Estos tres países han superado a México en aprehensiones en la frontera sur de Estados Unidos, y con las políticas cada vez más duras de la nación norteamericana, cada vez más personas deciden hacer de México su lugar de destino bajo condiciones irregulares.

Un total de 27,114 familias de salvadoreños fueron detenidas al llegar sin documentos a la frontera en el año fiscal 2016. Además, más de 17,000 menores fueron detenidos al llegar sin un familiar o un guardián, según un reporte de la Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés).

“Las deficiencias de los sistemas de justicia –a las que se sumaba el hecho de que Estados no aplicó políticas de seguridad pública para proteger los derechos humanos– elevaron los niveles de violencia. Países como Brasil, El Salvador, Honduras, Jamaica, México y Venezuela presentaban las tasas de homicidio más altas de mundo” en 2016, dijo AI.

La mayoría de solicitantes de asilo en el mundo fueron del Triángulo Norte.

En el caso específico de El Salvador, la entidad defensora de los derechos humanos recopiló en su informe anual que la Policía Nacional Civil (PNC) hizo un uso excesivo de la fuerza, y que prohibir el aborto en el país es una amenaza directa en contra de las mujeres.

La Prensa Gráfica