Sensatez electoral – El Comercio, Ecuador

Contexto Nodal
El 19 de febrero Ecuador elegirá presidente y vicepresidente, 137 legisladores y cinco representantes al Parlamento Andino. El oficialista Alianza PAÍS presenta a Lenín Moreno como candidato para suceder a Rafael Correa mientras que el empresario y banquero Guillermo Lasso aparece como el principal aspirante de las siete listas opositoras. Simultáneamente se realizará una consulta popular que buscará prohibir que los funcionarios tengan capitales en paraísos fiscales. Si ningún candidato obtiene el 50% o al menos el 40% superando al segundo por al menos 10%, se realizará una segunda vuelta el 2 de abril.

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El jueves a la medianoche termina la campaña electoral, la más intensa de esta década. Las elecciones son el domingo y habrá que esperar los resultados para saber si hay una segunda vuelta.

La confrontación de tesis, y muchas veces el tono altisonante de los discursos, son habituales en una contienda política, máxime si se trata de una elección presidencial y de la definición de los escaños en la Asamblea Nacional.

Una década de confrontación y descalificación ha sembrado una atmósfera poco propicia para el debate de ideas, el diálogo y la discrepancia civilizada. Pero en este final de campaña han aparecido síntomas preocupantes que sobrepasan la confrontación normal.

Algo que podría verse como un natural deseo por triunfar se ha empañado a consecuencia de la campaña sucia, con calumnias e insultos divulgados especialmente por redes sociales, incluyendo ‘hackeos’ a plataformas y medios. Se trata de hechos repudiables.

El altercado ocasionado ante una pregunta de un colaborador de un medio de comunicación gubernamental que incomodó a un candidato de oposición no se justifica. Merecen repudio también las amenazas e intentos de intimidación a quienes expresan sus puntos de vista en plataformas digitales.

Discrepar, criticar, es sustancial a la democracia. No se trata, por cierto, de la primera vez que se usa la mentira para descalificar a los rivales, pero hoy se cuenta con más herramientas. Nuestra frontal condena al juego sucio.

El Comercio