Venezuela: Se cierra el cerco – Por Maryclen Stelling

Desde hace varios años Venezuela ha estado sometido a un cerco mediático internacional que ha sido difícil enfrentar y romper. Inicia 2017 con una agresiva estrategia de intensificación y ampliación del cerco a otros espacios y ámbitos.

Dada la situación regional, se plantea la tesis del fin del ciclo progresista en América Latina y el Caribe. Se alerta que los procesos sobrevivientes –debilitados y sin capacidad de profundizar y/o radicalizar los cambios por sí solos– “corren el riesgo de cerrarse hacia dentro y mantener una posición defensiva”.

El cambio en la correlación de fuerzas en la región se hace sentir en Unasur, sin consenso para relevo de Ernesto Samper. El Senado de Colombia pide “no abandonar a Venezuela” y el presidente peruano, Kuczynski, anuncia que se reunirá con Trump para tratar asuntos sobre nuestro país.

En nota de prensa publicada en la página oficial de la Casa Blanca, Trump expresa “su preocupación por la situación humanitaria en ese país”. Oscar Arias, ex vicepresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, solicita a la comunidad internacional fijar su atención sobre la crisis que atraviesa Venezuela. Desde España, Rajoy exige la liberación de Leopoldo López; los ex presidentes Felipe González y José María Aznar solicitan abrir proceso para suspender a Venezuela en la OEA.

La oposición venezolana se aferra a su lobby internacional. Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, expone ante el Congreso colombiano “la crisis política, económica, social e institucional que vive el país”. En reunión con Trump, Lilian Tintori afirma que en Venezuela “hay una dictadura que tiene a su pueblo sin comida ni medicinas”. Vía Twitter, Trump pide liberación del “prisionero político” Leopoldo López.

Desde otro flanco, el Departamento del Tesoro de EEUU ordena el control de activos del vicepresidente El Aissami por “supuestos vínculos con el narcotráfico”. Se interpreta como la primera señal clara emitida por la administración Trump hacia el Gobierno de Venezuela. Presurosa la AN acuerda investigar al Vicepresidente.

En tal contexto, CNN presenta “investigación” sobre pasaportes venezolanos y arremete contra el Vicepresidente. El Gobierno denuncia “campaña contra el país” y propaganda de guerra de medios internacionales que “buscan una intervención”. Sacar de las cableras a CNNEE y Conatel abre proceso contra el canal.

Riesgosa decisión que puede interpretarse como una señal “de cerrarse hacia dentro y mantener una posición defensiva”.

(*) Socióloga, coordinadora del Observatorio de medios, Directora ejecutiva del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos