Argentina: Mauricio Macri visitó Holanda en busca de inversiones y de mayor cooperación

El presidente Mauricio Macri, con un fuerte respaldo de los reyes Willem-Alexander y Máxima, convocó este lunes a los empresarios holandeses a invertir en Argentina, en el primer día de su visita de Estado a los Países Bajos, en la que busca abrir oportunidades de negocios y cooperación en áreas clave como la infraestructura y el agro.

“Tenemos que ser previsibles”, subrayó el mandatario ante una selecta audiencia de 250 empresarios holandeses y argentinos, reunidos en el marco de un foro de negocios que tuvo lugar en en la Bolsa de Amsterdam en el arranque de su visita.

“Para crear trabajo hay que atraer inversión, y para lograr inversión hay que generar confianza, y eso se logra con reglas de juego claras, respetándolas, diciendo la verdad, siendo previsibles”, aseguró.
“Estoy acá para convencerlos de lo que ya estoy convencido, de que nuestros países tienen que ser socios estratégicos en el siglo XXI”, destacó el presidente.

“Por muchas razones, lo cultural, porque compartimos pasiones, como el fútbol y el hockey, además, porque tenemos economías complementarias”, prosiguió.

En ese sentido, Macri sostuvo que “Argentina tiene mucho para aportar en dos temas fundamentales del siglo XXI como son la seguridad energética y alimentaria”.

Con unas elecciones legislativas en el horizonte y un paro general convocado para el 6 de abril, Macri envió un mensaje de tranquilidad sobre la situación argentina.

“Los argentinos hemos aprendido, y ese es el cambio fundamental en nuestro país desde que empezamos a gobernar, y un compromiso de la mayoría, que hay que poner los problemas sobre la mesa”, sostuvo, enfatizando que tras lograr ordenar la economía, busca principalmente generar estabilidad y aboga por el “diálogo social”.

Además, en la primera visita de Estado de un presidente argentino a los Países Bajos, destacó su vocación para el acuerdo: “la herramienta fundamental para construir el futuro es el diálogo, dejando atrás años de confrontación, de buscar atajos, de buscar mentiras”.

“Estamos acá, con humildad, para aprender de la experiencia de ustedes, del diálogo entre distintos sectores, empresas, trabajadores, el gobierno, sector por sector”, añadió, reivindicando el modelo de “diálogo social” holandés, que tiene una tradición centenaria.

Por otro lado, el mandatario detalló los sectores en los que cree que los holandeses pueden estar interesados en invertir por ser los que tienen “mayor potencialidad”, el primero de ellos las energías, en todas sus variantes, convencionales y no convencionales, renovables”.

El segundo sector mencionado por el mandatario argentino fue la agricultura: “Argentina es el país con mayor potencialidad en el crecimiento de la producción de alimentos, este año tuvimos una cosecha récord de más 130 millones de toneladas, y el desafío no es crecer en la producción de granos, sino dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado”.

“Tenemos valiosísimas materias primas y tenemos que agregarle mayor valor agregado. Y si hay un país que tiene experiencia en la producción de alimentos es Holanda”, añadió. De hecho, el país europeo es el segundo productor del mundo, no por cantidad sino por valor.

El tercer sector al que se refirió Macri fue el turismo, “que no hemos desarrollado en toda su magnitud”, y el último, la creación de infraestructura, ya que “para crecer hace falta una revolución en infraestructuras”.

Finalmente, el jefe de Estado se refirió al común interés de Argentina y Holanda en impulsar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), que traerá “beneficios para ambas regiones”.

Tras intervenir en el plenario del foro de negocios, que se celebró en la sede de la antigua Bolsa de Amsterdam, la “Bolsa de Berlage”, Macri, su esposa Juliana Awada, y los reyes de Holanda, Willem- Alexander y Máxima, participaron de una mesa redonda junto a directivos de grandes empresas, entre ellos representantes de Shell, Unilever y Philips, empresas referentes de Holanda con presencia en Argentina. Del lado holandés existe un clima favorable y mucho interés de parte de los empresarios que participaron de este encuentro y del foro económico, que abordó distintas áreas.

Al concluir, la pareja presidencial y los reyes de Holanda asistieron a una “clínica de hockey” organizada en el mismo edificio de la Bolsa de Amsterdam, de la que participaron niños y jugadores argentinos que viven en Holanda, como Joaquín Menini, de la selección argentina, y Valentín Verga, quien juega en el equipo nacional holandés. El encuentro, organizado por varias ONGs, entre ellas la Fundación Johan Cruyff, tenía como objetivo mostrar el compromiso de ambos países con el deporte como vía para promover la convivencia, el intercambio de conocimiento y el desarrollo social.

Durante el acto de bienvenida en la Plaza Dam, frente al Palacio Real de Amsterdam, Macri fue testigo de un contrapunto entre argentinos que lo apoyan y que rechazan su gestión. Por un lado, unas 30 personas le expresaron su respaldo con gritos de “Si, se puede”, y un grupo de veinte argentinos convocados por la asociación HIJOS lo criticaron mientras recordaban a los 30.000 desparecidos de la dictadura militar.

Concluido el acto y después de depositar una ofrenda floral en el Monumento Nacional de la céntrica Plaza Dam, Macri, Awada y Máxima hicieron una visita al emblemático museo de la Casa de Ana Frank, la niña judía que pasó más de dos años escondida de los nazis y dejó un diario como testimonio, antes de ser deportada y asesinada en un campo de exterminio.

Los soberanos holandeses estuvieron junto a Macri prácticamente toda la jornada y en la cena de gala llegó otro gesto de Willem- Alexander, quien no sólo celebró y apoyó el rumbo económico que tomó Argentina, sino que remarcó que ambos países trabajan para promover los derechos humanos.

“Apenas hace una generación, miles de personas fueron víctimas de persecución y violencia, y los derechos humanos fueron violados. La lección de aquellos años oscuros fue clara: ¡nunca más!”, dijo el esposo de la reina Máxima.

Télam