Tensión entre el gobierno y las Farc por la adecuación de las zonas de desarme

Farc niegan peticiones fuera de lo acordado en zonas veredales

Las Farc negaron este lunes que hayan pedido para algunas de las 26 zonas en que se encuentran reunidos los guerrilleros nada que sea ajeno a lo que acordaron para su acondicionamiento, tal y como denunció el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.

“El problema es la prepotencia del Gobierno, hicieron unos contratos que eran distribuciones sin tener en cuenta que esto no es una cuestión unilateral, sino bilateral”, dijo en una rueda de prensa Luis Alberto Albán, alias “Marcos Calarcá”, uno de los líderes de las Farc.

En este sentido, insistió en que en caso de ser unilateral, eso afectaría a las Farc porque los guerrilleros “van a vivir en esos lugares”.
Jaramillo denunció este lunes que parte de los retrasos en la adecuación de las 26 zonas donde están reunidos los guerrilleros de las Farc para dejar las armas se deben a que varios “comandantes no han permitido que se avance”.

“En muchos campamentos, los mismos comandantes de las Farc no han permitido que se avance porque hacen exigencias que no corresponden con lo que se acordó con las Farc”, señaló Jaramillo en una rueda de prensa en Bogotá en la que respondió a varias denuncias de esa guerrilla.

De este modo, el funcionario denunció que en algunos casos los jefes de las Farc han solicitado gimnasios o construcciones robustas que no se corresponden con campamentos temporales para alojar a los cerca de 7.000 guerrilleros se encuentran ya en las zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN).

El gerente de las ZVTN, Carlos Córdoba, denunció que en algunos casos han llegado a pedir pisos de mármol para los baños.
En referencia a otra de las zonas que más polvareda ha levantado, la instalada en una zona rural del municipio de Tumaco, en el departamento de Nariño, Córdoba aseguró que las Farc solicitaron la construcción de dos polideportivos, un estudio audiovisual, doce oficinas para comandantes, habitaciones en ladrillo con aire acondicionado, entre otros elementos, lo que consideró que “se salía de toda proporción”.

Sin embargo, Julián Gallo, alias “Carlos Antonio Lozada”, otro de los líderes de las Farc, dijo que no deseaban generar “polémica con el Gobierno”, pero han encontrado que una vez firmado el acuerdo de paz “la implementación de los acuerdos se ha venido encontrando con dificultades”.

Esos problemas considera que no sólo se limitan al “caso de la infraestructura y la logística en las ZVTN” sino que van más allá y tiene que ver con lentitud en la aplicación de la Ley de Amnistía para aquellos guerrilleros que no hayan cometido crímenes graves, como los de lesa humanidad y abusos sexuales, entre otros.

Mucho más contundente fue el máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, que se mostró desconcertado por las palabras de Jaramillo que consideró “cínicas”.

El Colombiano