Ecuador: el presidente Rafael Correa cesó de sus funciones al Comandante del Ejército Luis Castro

Este 6 de marzo del 2017 se conoció la decisión del presidente Rafael Correa de cesar en sus funciones al comandante del Ejército, Luis Castro. El oficial era parte del Consejo de Generales que el 20 de febrero, es decir, al siguiente día de las elecciones presidenciales, pidiera que se respete “sin condición ni presión alguna” el pronunciamiento de los ciudadanos.

“Las FF.AA. se permiten hacer un llamado a los organismos competentes del Estado a velar por el respeto estricto a la voluntad de nuestros mandantes expresada en las urnas, ya que es deber sagrado de las instituciones no desconocer la voluntad ciudadana”, dijo el Consejo de Generales en el documento que lo hizo público esta fuerza militar.

Castro también remitió un comunicado al teniente general César Merizalde, jefe del Comaco (máxima instancia entre los soldados).

En el oficio, el comandante de la Fuerza Terrestre pidió que tras las elecciones convoque “al Comando Conjunto para analizar la situación actual y de ser el caso realizar un pronunciamiento oficial de manera urgente sobre la participación y responsabilidad de la institución durante este proceso electoral, considerando el respeto al orden constituido y a la voluntad del pueblo expresa en las urnas”.

Castro dijo que este pedido lo hace en función de “los posibles escenarios de conflicto que se están configurando”.

Además, el 10 de agosto del 2016, en medio de la polémica por las reformas del Issfa, Castro pidió que si no hay consensos se archive este proyecto de cambios.

“Resulta paradójico que quienes defendimos y rescatamos la democracia el 30 de septiembre del 2010 ahora seamos observados y afectados en nuestros derechos que tanto hemos cuidado”, dijo en ese entonces Castro, boína roja, quien ese 30 de septiembre condujo el rescate militar de Correa, del hospital de la Policía en Quito.

Luego de cesar a Castro, Correa nombró en la jefatura del Ejército al general Carlos Egüez. Pero a él también lo cesó y finalmente nombró a Edison Narváez, como comandante del Ejército.

El Comercio