Evo Morales insta a movilizarse para legalizar el masticado de la coca en todo el mundo

Morales insta a una movilización para legalizar el “acullico” en todo el mundo

El presidente Evo Morales instó el miércoles a los cocaleros a movilizarse para legalizar el acullico (masticado de la coca) en todo el mundo y afirmó que esa hoja milenaria continuará siendo la fortaleza e identidad del proceso de cambio en Bolivia.

En un acto en el que promulgó la Ley General de la Coca, el Jefe de Estado recordó que ese sector ya tuvo un triunfo con el retorno de Bolivia a la Convención de 1961 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con la reserva que despenaliza el masticado en el país.

“Si hemos hecho legalizar el consumo legal de la coca en Bolivia (pijcheo o acullico) ahora nuestra responsabilidad, en vez de estar quejándonos a la comunidad internacional, vamos a tener que movilizarnos para que el pijcheo sea para todo el mundo”, dijo.

El Mandatario señaló que para lograr ese objetivo todo el sector debe estar unido y buscar la ampliación correspondiente del mercado de la coca.

La masticación de la hoja de coca es una costumbre arraigada en la población campesina e indígena de Bolivia, así como su uso en infusiones o medicamentos.

Asimismo, ante las críticas y afirmaciones de la derecha de que el conflicto por la coca lo sacará del Gobierno, Morales recordó que asume su mandato desde hace 11 años y aseguró que esa hoja milenaria continuará siendo la fortaleza e identidad del proceso de cambio que lidera en Bolivia.

ABI


Gobierno admite fallas en control de la coca y apuesta a la penalización para evitar el desvío

Como parte de las acciones destinadas a superar las fallas existentes en el control de la comercialización de la hoja de coca y su uso ilegal, la recientemente promulgada Ley de la Coca establece procesos penales contra quienes desvían este producto para actividades ilícitas, explicó este miércoles el ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico.

“Hay fallas en el sistema de control, muchas veces por ciertos temas se desvía la hoja de coca”, admitió y anunció que, por ello, el Gobierno trabajará en nuevos mecanismos para fiscalizar la comercialización de este producto.

El viernes 24 de febrero, la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) sancionó la ley, normativa que eleva a 22.000 hectáreas las plantaciones legales del arbusto: 14.300 para La Paz y 7.700 para Cochabamba. El presidente Evo Morales promulgó la norma este martes.

La ley de 35 artículos y seis disposiciones transitorias reconoce a la hoja de coca como patrimonio cultural y advierte, a su vez, que la planta en su estado natural no es droga. La normativa reemplazará 31 artículos de la Ley 1008 (vigente desde 1988) que fijó en 12.000 hactáreas la cifra de plantaciones legales y que, según el Gobierno, apuntaba a eliminar a futuro la producción del arbusto en territorio boliviano.

“Tenemos que mejorar el sistema administrativo de control, pero para favorecernos también se penaliza la coca destinada al narcotráfico”, explicó Cocarico durante una entrevista con la red Uno, donde explicó el contenido de la nueva ley.

Hasta antes de la norma, las personas encontradas desviando la coca eran sometidas a un proceso administrativo, pero no podían ser procesadas penalmente porque transportaban la coca en su estado natural.

“En la nueva ley nadie puede desviar al narcotráfico, va a haber proceso administrativo y proceso penal”, anunció la autoridad, sin dar mayores detalles.

La promulgación de la norma develó división entre los productores de coca de los Yungas, pues delegados del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas asistieron al acto y respaldaron la vigencia de la norma, un día después que el presidente de la Asociación de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, anunciará el rechazo de su sector a la misma y su inasistencia al acto.

Un último informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) establece que en 2015, el 69% de los cultivos de coca estaban en los Yungas, el 30% en el Chapare y el 1% en provincias de La Paz. La producción potencial se calculó en 32.500 toneladas, de ese total, añade el informe, solo 21.201 pasaron por mercados autorizados.

Cocarico aseguró que parte de la coca no aparece en los datos del mercado legal porque se comercializa de forma directa del productor al consumidor.

La Razón


Oposición afirma que la ley de coca vulnera la Constitución

Legisladores y líderes de partidos de oposición condenaron la promulgación de la Ley General de la Coca porque legaliza nuevos cultivos, pese a que la Constitución Política del Estado sólo protege a la coca originaria y ancestral.

El presidente Evo Morales promulgó ayer la Ley 906 que fija en 22.000 hectáreas las plantaciones legales del arbusto en el país. “Llegó la hora de enterrar la Ley 1008, que busca enterrar la hoja de coca en Bolivia. Es un día histórico”, con esas palabras promulgó ayer el presidente Morales la nueva norma.

Ante esa situación, la senadora de Unidad Demócrata (UD) María Elva Pínker recordó al Gobierno que el artículo 384 de la Constitución señala que “el Estado protege la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirá mediante ley”.

En ese marco, Pínker manifestó que la legalización de nuevos cultivos “no es bueno para los bolivianos, menos ahora que con 12.000 hectáreas ya existe excedente de coca que se va al narcotráfico”.

Por su lado, el jefe nacional del MNR, Luis Eduardo Siles, afirmó que con la promulgación de la nueva ley “ha quedado claro que Evo Morales es presidente de los cocaleros antes y por encima de ser presidente de los bolivianos” y agregó que el mandatario “legalizó los cultivos de coca para cocaína”.

En ese sentido, Siles señaló que cuando concluya el mandato de Morales lo primero que se tiene que hacer es impulsar una norma de “coca cero en el Chapare”, por no ser una zona tradicional y originaria.

Promulgada la ley, los legisladores de la bancada de UD anunciaron que en las próximas horas presentarán ante el Tribunal Constitucional una Acción Abstracta de Inconstitucionalidad en contra de la norma.

El senador Óscar Ortiz señaló que la coca originaria y ancestral sólo se produce en algunas zonas de los Yungas de La Paz y en Yungas de Vandiola del departamento de Cochabamba.

“Ahora el artículo 16 de la Ley General de la Coca, que ha sido promulgada, abre otras categoría, de zona con registro y catastro. La misma ley ya no la define como originaria y ancestral, ese artículo va contra la Constitución”, manifestó Ortiz.

Ante esas observaciones, el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, sostuvo que con la promulgación de la ley el Gobierno da una señal clara de que se respeta la hoja milenaria y tradicional del país.

“La señal que da el Gobierno es clara, se respeta la hoja de coca que es un cultivo ancestral, milenario y tradicional, que es parte de la cultura boliviana”, manifestó Gonzales.

Productores de la hoja de los Yungas de La Paz y de Yungas de Vandiola se movilizaron en sus regiones en rechazo a la ley.

Para Gonzales son algunos dirigentes los que se movilizaron, pues sólo buscan catapultarse como candidatos a senadores o diputados de cara a los comicios generales de 2019.

Proceso a Quiroga
Demanda Los abogados de las Seis Federaciones del trópico de Cochabamba trabajan en la demanda legal contra el expresidente Jorge Quiroga Ramírez por los presuntos delitos de asesinato y genocidio de productores cocaleros del Chapare, ratificó el dirigente Leonardo Loza. “Es una decisión de las Seis Federaciones de la Coca. Estamos argumentando cuál será la figura legal, por asesinato y genocidio, y por otras cosas más. Hace 20 años había una guerra sin Estado y eso tiene que sancionarse”, dijo Loza, reportó ANF.
Cultivos La nueva Ley General de la Coca fija en 22.000 hectáreas la cantidad de plantaciones legales. La Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas fijó en 1988 sólo 12.000 hectáreas de plantaciones.

Página Siete