Evo Morales tiene una infección viral tratable y permanecerá unos días más en Cuba

Evo estará cuatro o cinco días internado en Cuba

El presidente Evo Morales sufre de una infección viral. Es una enfermedad controlable, a pesar de que el miércoles viajó de emergencia a Cuba para someterse a “un exhaustivo examen médico” porque la afección en las cuerdas vocales se complicó a consecuencia de una sinusitis y a un dolor en la parte derecha del abdomen que impedía que conciliara el sueño y cumpliera sus actividades con normalidad.

La información sobre la salud del jefe de Estado fue suministrada por el vicepresidente del Estado y presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, durante una conferencia de prensa que ofreció ayer por la tarde en el hall de Palacio Quemado.

“Es un virus tratable y en los próximos días será controlado. El informe médico es tranquilizante porque no hay órganos comprometidos”, afirmó García Linera, que también adelantó que el jefe de Estado permanecerá internado entre cuatro y cinco días en un hospital de La Habana.

Preocupación

García Linera reveló que la salud del presidente “alarmó” a los miembros del gabinete de ministros porque no mejoraba su afección en las cuerdas vocales, que comenzó a agravarse desde el 22 de enero, a pesar de que recibió tratamiento médico. Además, su cuadro se complicó con la sinusitis y con el dolor que comenzó a padecer en la parte derecha del cuerpo.

El 7 de febrero el presidente suspendió un acto público en El Alto por razones de salud. La misma situación se presentó la semana pasada.
“El vicepresidente y los ministros responsables del área política hablamos (el miércoles) con Evo y lo convencimos de que viajara a Cuba para que se sometiera a una revisión médica exhaustiva, porque se estaba agravando su cuadro por los dolores en la parte derecha del abdomen”, señaló el vicepresidente.

Según el relato, el mandatario arribó al aeropuerto José Martí, de La Habana, a las 22:00 del miércoles; media hora después fue internado en un centro médico de Cuba y sometido a exámenes clínicos que se extendieron hasta las 3:00 de hoy (jueves). A las 7:00 se estableció el primer contacto telefónico entre el mandatario y el vicepresidente.

Reacciones

Por la mañana, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño (MAS), afirmó que el mandatario estuvo más de un mes y medio tratándose en Bolivia con más de cinco especialistas en el área de otorrinolaringología sin los resultados esperados.
De esta forma la legisladora oficialista salió al paso de los cuestionamientos lanzados por sectores opositores, que criticaban el viaje del jefe de Estado a Cuba para someterse a tratamiento médico.

El secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, lamentó la falta de confianza del presidente Morales hacia los médicos bolivianos y el sistema público de salud, porque, según él, prefirió irse a Cuba para tratarse una afección de la garganta antes que acudir a los especialistas nacionales.

“Nuestro sistema de salud debería ser fortalecido para que esté en óptimas condiciones, pero no solo para el presidente, sino para todos los habitantes”, manifestó.
Sobre el tema también se pronunció el diputado opositor Tomás Monasterio (UD), quien declaró que el jefe de Estado demuestra su desconfianza con el sistema de salud y con los médicos bolivianos al buscar tratamiento clínico en la isla caribeña.

Por su lado, la diputada Montaño respondió que Morales sí confía en los médicos bolivianos, ya que en otras ocasiones se ha sometido a cirugías y tratamientos en Bolivia, pero tenía la obligación de buscar alternativas al no haber tenido resultados en este caso.
La legisladora oficialista hacía alusión a las cirugías en las rodillas que se sometió Morales en noviembre de 2010 y a mediados de junio de 2016.

Informe

El diputado Tomás Monasterio anunció que solicitará una petición de informe al Ministerio de la Presidencia sobre el viaje del mandatario Evo Morales a Cuba para establecer si se utilizan recursos públicos para atender la enfermedad del mandatario en el exterior.
En su criterio, el jefe de Estado debió buscar un tratamiento en el sistema de salud boliviano, donde existen los especialistas para atender enfermedades de garganta.

El vicepresidente y presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, calificó de absurdo el pedido del parlamentario opositor porque Evo Morales es presidente de los bolivianos las 24 horas del día y el Estado debe cubrir sus gastos correspondientes a tratamiento médico.
“La salud del presidente es un tema de Estado, no es la salud del ciudadano Evo Morales. Es un presidente que trabaja por Bolivia a cualquier hora del día. Es mi obligación y responsabilidad velar por la salud del presidente del Estado Plurinacional”, replicó García Linera.

Asimismo, calificó como ‘bobos’ algunos comentarios y rumores sobre la salud del mandatario que circularon por las redes sociales o que fueron emitidos por algunos medios de comunicación. “Algunos analistas políticos y periodistas poco serios se encargaron de esparcir rumores que no hacen bien al país”, señaló García Linera.

Durante la conferencia de prensa insistió en que “no hay de qué alarmarse, la salud del presidente Evo está controlada. Todo el malestar es producto de un virus que será tratado con los medicamentos que corresponden”. Afirmó que el jefe de Estado es una persona con una “fortaleza extraordinaria” y estima que retornará a su rutina habitual después de que se recupere de la infección viral. Aseguró que Morales volverá “cero kilómetro”+

El Deber