Mercosur: avanzan las negociaciones del TLC con la UE en nueva ronda de diálogo

El Mercosur y la Unión Europea destacan avances en negociaciones para un acuerdo

El Mercosur y la Unión Europea coincidieron ayer en destacar los avances que registran las negociaciones hacia un acuerdo de asociación entre ambos bloques, luego de casi dos días de las reuniones que mantienen las partes en la ciudad de Buenos Aires.

La responsable europea de las negociaciones con el Mercosur, Edita Hrdá, evaluó hoy que el trabajo para cerrar un acuerdo birregional “está avanzando”, que se espera concluir el capítulo político a fin de año y, si bien reconoció trabas en el aspecto comercial, destacó la “voluntad política y práctica” de los negociadores para concluir este pilar “lo antes posible”.

Hrdá, directora general para las Américas del Servicio Exterior de la Unión Europea, responsable de la negociación del acuerdo de asociación birregional en general y del capítulo político y de cooperación en particular, manifestó que la delegación que encabeza en Buenos Aires desde el lunes, integrada por unos 50 funcionarios, ve “con gran satisfacción que el trabajo está avanzando”.

Así lo expresó en una charla con Télam y otros dos medios internacionales, en un alto de su participación en la reunión del Comité de Negociaciones Birregionales, que se realiza hasta hoy en el Palacio San Martín.

“En todas las conversaciones se está avanzando y vemos muy buena voluntad de ambas partes por concluir la negociación lo antes posible”, sostuvo la ex embajadora checa en Argentina sobre los tres capítulos del futuro acuerdo: el político, el de cooperación y el económico-comercial.

En coincidencia, la canciller argentina Susana Malcorra afirmó ayer en rueda de prensa que las negociaciones están “avanzando bien” y que “hay intención e interés de avanzar”.

“Lo que está ocurriendo es intenso, hay una enorme cantidad de reuniones en paralelo para discutir muchas cuestiones. Todo indica que la conversación está avanzando y está avanzando bien”, sostuvo la funcionaria.

Malcorra admitió que la pata comercial del acuerdo “es un tema complejo y es difícil tomar inventario a mitad del río”, pero resaltó que los negociadores están “con una expectativa muy alta y muy positiva” y que “hay intención e interés cierto de avanzar en el tema y poder cerrarlo”.

De la misma manera, Hrdá reconoció que “hay cosas complicadas en la parte comercial”, y aunque se excusó de entrar en detalles sobre las negociaciones, ponderó que, además de la voluntad política que permitió acelerar los tiempos de las tratativas de más de 17 años, existe “voluntad práctica de los equipos negociadores”, demostrada “con el esfuerzo y el ánimo de llegar a compromisos convenientes para ambas partes”.

“Las conversaciones están muy abiertas, con muy buena voluntad, escuchando uno al otro y encontrando en general que vemos en el mismo sentido y que son importantes para todos nosotros cosas muy parecidas”, sostuvo Hrdá al trazar un balance de la presente ronda de negociación.

La diplomática explicó que la actual etapa de negociaciones se basa en los textos no acordados de la última ronda de 2012 y que, desde entonces, el mundo y las agendas cambiaron, por lo que las partes analizan incorporar temas nuevos en el área de cooperación.

“El mundo es diferente, con nuevos desafíos, empezando con la migración, el terrorismo, las guerras”, además de “los avances en ciencia y tecnología o temas como ‘blue ocean’ y otros que realmente importan para que éste sea un acuerdo que mira al futuro” y que “será la base de la relación de la Unión Europea y el Mercosur. Por eso tenemos que pensar en cosas modernas”, precisó.

Por otra parte, descartó de manera absoluta que el escándalo por la venta de carne adulterada en Brasil implique un obstáculo para las negociaciones y, por el contrario, evaluó que podrá contribuir a un mejor acuerdo, ya que parte de las conversaciones incluyen normas fitosanitarias y de buena calidad de los alimentos.

“La negociación es algo muy diferente al comercio concreto. Negociamos un acuerdo en el que ambas partes tienen condiciones, entre ellas las fitosanitarias y de buena calidad de alimento. Tal vez todo esto contribuya a un mejor acuerdo entre las dos partes porque es interés de todos los gobiernos tener comida sana para su gente. Lo que pasó ahora puede pasar en varias ocasiones con otros productos, pero depende mucho de la calidad del control fitosanitario y de la confianza en las autoridades”, sostuvo.

En cuanto a diferencias entre los miembros de la Unión Europea sobre los alcances de la negociación, Hrdá admitió que los países “tienen sus intereses” pero que “no hay disputas internas” para ir hacia el acuerdo y “la voluntad de los 28 es negociar y cerrar lo antes posible”.

Entre el Mercosur y la Unión Europea “el interés es similar. Nuestras propuestas y las de la contraparte son vistas con aceptación. Después habrá que trabajar en detalle del texto. Pero las ideas en general son las mismas y la voluntad de proceder y por fin terminar esta negociación está ahí”, concluyó la diplomática checa.

Hrdá encabeza la delegación europea junto a la italiana Sandra Gallina, directora de Comercio y Desarrollo Sustentable del DG Trade, el órgano de negociaciones comerciales de la Unión Europea.

En los próximos meses se realizarán videoconferencias para intercambiar opiniones y avanzar en la negociación, tanto a nivel general como en cada sector con las respectivas contrapartes y reuniones hacia dentro de la Unión Europea y del Mercosur.

Télam