Paraguay: pese a no tener el aval del Congreso, el Ejecutivo ultima detalles para emitir bonos

El Gobierno paraguayo pretende emitir bonos soberanos por valor cercano a los US$ 500 millones, inmediatamente después de las reuniones con los inversionistas, que quedaron pautadas para hoy y mañana, situación que generó malestar nuevamente en el Congreso, ya que aún está en estudio un proyecto de ley para legalizar dicha emisión.

“Lastimosamente ya no podemos esperar el proyecto del Congreso. De todas maneras eso se puede tratar más adelante”, señaló ante nuestra consulta el ministro de Hacienda, Santiago Peña, quien ya se encuentra en Estados Unidos para esta gestión. Dependiendo de las condiciones del mercado financiero y del interés expresado por los inversionistas, al término de estas reuniones podría darse la emisión de bonos, acotó.

El Gobierno paraguayo dio mandato únicamente al Citibank para organizar las reuniones con inversionistas de renta fija en Estados Unidos y Europa, y no al Bank of América como en las colocaciones anteriores, situación que ha generado cierta desconfianza en el mercado local y en economistas. Desde Hacienda indicaron que se optó por el Citi en esta ocasión, ya que no existe necesidad de ir con dos bancos precisamente, es una facultad y decisión unilateral del país, explicaron.

La delegación oficial está compuesta por dos equipos; uno de ellos liderado por el ministro de Hacienda, Santiago Peña, quien cubrirá las reuniones con inversionistas en EE.UU., y el otro equipo será liderado por el presidente del Banco Central, Carlos Fernández Valdovinos, quien estará a cargo de las reuniones en Europa.

En ese sentido, Carlos Fernández indicó que las reuniones servirán para testar las aguas de los inversionistas. “Creo que estamos bien y, en nuestro concepto, lo político no afectó el humor de ellos ni de las calificadoras a pesar de las declaraciones y de las cartas que se enviaron”, aseguró.

Ignoran al Congreso

Para la senadora Desirée Masi, titular de la Comisión de Hacienda del Senado, la decisión del Gobierno de salir sin concretar aún la autorización del Congreso, es una prueba más del propósito de seguir ignorando las facultades del cuerpo legislativo, aunque en teoría el Ejecutivo ya cuenta con mayoría de votos para apoyar el proyecto que legalizará la emisión de bonos por unos US$ 600 millones. La comisión presidida por Masi dictaminará este martes, para que el proyecto sea analizado el jueves en el pleno.

La senadora criticó, además, la falta de transparencia acerca de los proyectos que se pretenden financiar con esta nueva emisión. Dijo que su bancada analiza presentar una propuesta que autorice la emisión de un monto inferior al planteado por el senador Carlos Amarilla, que serían específicamente para honrar compromisos ya asumidos por el país. Paraguay debe honrar aún este año deudas por unos US$ 436 millones. Compromisos de enero y febrero ya fueron pagados.

Bank of America no participa

Llama la atención que el Bank of America, que históricamente participó en negociaciones de títulos paraguayos, no esté presente esta vez, situación que alertó a analistas locales que hablan incluso de una mala señal al mercado internacional. Si bien no se pudo precisar si Bank of America descabalgó del operativo por el ruido político, hay que tener en cuenta que aún no existe aval del Legislativo. Desde Hacienda alegaron que se optó por el Citi porque no hay necesidad de ir con dos bancos precisamente.

S&P reafirma su respaldo a los títulos

La calificadora de riesgos Standard & Poor’s publicó el viernes su informe analítico referente a la emisión de bonos soberanos del país, en el cual argumenta que los desafíos políticos no han debilitado las instituciones de Paraguay y su capacidad para responder a los compromisos asumidos, lo que se refleja en la calificación otorgada por dicho organismo, de “BB” para la emisión de bonos de US$ 500 millones prevista por el Gobierno paraguayo.

La citada calificadora señala que no existen riesgos que hayan disminuido la capacidad del Gobierno y la voluntad de mantener en niveles adecuados el servicio de la deuda.

ABC