El Salvador: el partido opositor ARENA se retira de la mesa de diálogo para la reforma fiscal

El desdén de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena) por el diálogo político subió este jueves de nivel, al abandonar la negociación de un acuerdo fiscal para concentrarse en censurar una película con escenas gay.

El tricolor partido oligárquico exageró una opinión del vocero de la Presidencia, Eugenio Chicas, para salirse de unas negociaciones a las que ni siquiera enviaba a su presidente, Mauricio Interiano, sino a una veterana diputada en su última legislatura.

Chicas le señaló a Arena la necesidad de enviar un delegado plenipotenciario, a tono con la necesidad del país de tomar decisiones y acuerdos que impidan una situación de impago, pero la formación ultraderechista se mostró ofendida y se salió de la mesa fiscal.

Ahora le reclaman una disculpa pública a Chicas para volver a dialogar con el presidente Salvador Sánchez Cerén y los líderes de los partidos políticos, que intentan solucionar los problemas de liquidez, muchos de ellos heredados de antiguas administraciones de Arena.

Hasta entonces, el principal partido opositor se embarcó junto a la Iglesia Evangélica en una cruzada moral dirigida a prohibir la proyección para todas las edades del filme ‘La Bella y la Bestia’, por contener escenas homosexuales que consideran perniciosas.

La diputada Lucy De León y varios pastores evangélicos solicitaron al Ministerio de Gobernación que la cinta de la factoría Disney sea clasificada para mayores de 18 años, pues les preocupa más dos hombres deseándose que el bienestar económico del país.

La Primerísima