Tragedia en Argentina: mueren dos personas durante un recital

Murieron dos personas en el recital del Indio en Olavarría

Nuevamente las palabras tragedia y rock volvieron a escribirse juntas, cuando esta madrugada dos personas murieron y otras veinte resultaron heridas de distinta gravedad, al producirse una serie de avalanchas durante el recital que brindo el Indio Solari en la ciudad bonaerense de Olavarría, al que asistieron más de doscientas mil personas. El colapso sobrevino en las primeras horas de este domingo, aunque las fuentes difieren al indicar el momento preciso en que las muertes se produjeron. Según el cable de la agencia Télam, la tragedia se habría desencadenado cuando la multitud se retiraba del recital ya que, según coinciden varios de los testimonios iniciales, había muy pocas salidas habilitadas. En contra de esta versión, otras fuentes afirman que todo habría ocurrido durante el ingreso de un grupo grande de personas sin entradas durante los primeros temas del repertorio de Solari, que vulneraron la seguridad del evento, provocando una avalancha que acabó con más de un centenar de personas aplastadas y heridas contra las vallas de seguridad, frente al escenario. Sea como fuere que los hechos se produjeron, los mismos derivaron en la muerte de dos jóvenes que, según confirmó el secretario de Salud de Olavarría, Germán Maroni, no son oriundos de esa ciudad.

Así mismo Maroni precisó que ambas personas ingresaron al hospital de la ciudad ya sin vida, uno por politraumatismos y el otro por un paro cardiorrespiratorio. Uno de ellos fue identificado como Javier Fernando León, oriundo de la localidad bonaerense Los Polvorines, de 42 años, quien había ido al recital junto a su esposa y su hijo menor de edad, quienes están a salvo. Al parecer Javier se separó de su familia en el momento del tumulto y falleció en la avalancha.

Desde hace algunas horas varias dotaciones de policía y bomberos de Olavarría y la provincia de Buenos Aires se encuentran trabajando en el predio la Colmena, donde se realizó el recital. Respecto de la responsabilidad de lo ocurrido, desde la policía bonaerense se aclaró que dentro del predio la seguridad corrió por cuenta de los organizadores del recital del Indio, de Chacal Producciones, quienes contrataron la seguridad interna. Las autoridades municipales habilitaron esta madrugada el número telefónico de la Dirección Médica de Olavarría para informar a familiares: 02284 44 0800 Int: 2203 o 2205.

Según algunos testimonios recogidos en el lugar, inicialmente todo apuntaba a que la tragedia habría tenido lugar durante un descontrol ocurrido en el momento de la desconcentración. Dichos comentarios indicaban que el lugar tenía pocas salidas habilitadas, situación que habría terminado por producir un embudo. Las primeras noticias de la desgracia llegaron a través de las redes sociales, donde varios de quienes asistieron comenzaron a utilizar sus cuentas para relatar los hechos en primera persona. La usuaria “@Carly_Flandria” escribió en Twitter: “Había 300 mil. Salimos todos juntos y las calles estaban todas valladas. Todos embudos. Nunca algo así! juro que pensé que nos moríamos”.

Sin embargo con el correr de las horas algunos testimonios directos ubicaron el momento de la desgracia en el inicio mismo del multitudinario espectáculo que tuvo lugar en el predio La Colmena, en la ciudad de Olavarría. Según dichas voces el lugar estaba colmado por el público cuando se registró el primero de los graves incidentes: al llegar al tercer tema interpretado por el Indio Solari, entró una oleada de gente que sobrepasó a los encargados de seguridad, derivando en una avalancha que ejerció una fuerte presión sobre las personas que ya estaban dentro. “El recital fue difícil desde el principio. Apenas pudieron completarse dos o tres temas seguidos bien arriba, pero después el show comenzó a sufrir interrupciones permanentes”, aseguró Paloma Zanazzi, parte del público y testigo directo de los hechos.

A partir de eso Solari suspendió el recital durante casi media hora pidiendo a la gente que levantara a las personas que se habían caído o sufrido asfixia por la presión del público. En ese momento algunos heridos fueron asistidos en las carpas sanitarias que dispuso la organización. Según relató Zanazzi, a partir de ahí comenzaron a producirse huecos en el repertorio, para intercalar temas lentos, en busca de aplacar el ánimo de la multitud. El artista debió advertir varias veces al público acerca de las dificultades que se estaban produciendo, pero cientos de espectadores continuaron presionando para acceder a la zona más cercana al escenario. Frente a esa situación, Solari finalmente decidió dar por finalizado el recital. Entre los asistentes había mucha gente con niños pequeños, bebés en sus cochecitos, familias enteras. Ante la tensa situación que se pudo percibir desde el comienzo del show, muchos optaron por retirarse anticipadamente y nunca se enteraron de lo que pasó sobre el final, aunque admiten que el recital estuvo envuelto desde el principio en un clima denso que no es el habitual en los recitales de Solari, famosos por su multitudinario poder de convocatoria.

Tiempo Argentino