UE advierte a Bolivia que peligra su desembolso de ayuda por la aprobación de la Ley de coca

La Unión Europea (UE) advirtió ayer al Gobierno de que está en riesgo el desembolso de 30 millones de euros programados para la cooperación de este año en la lucha contra el narcotráfico. El riesgo surgió porque uno de los requisitos del convenio suscrito en 2014 consistía en alcanzar 20.000 hectáreas de coca legales en el país, pero la nueva Ley General de la Hoja de Coca, promulgada el miércoles por el presidente Evo Morales, admite la producción de 22.000 hectáreas en los departamentos de La Paz y Cochabamba.

El encuentro fue convocado por la oficina de Naciones Unidas acreditada en Bolivia, un día después de que el oficialismo asestó una estocada a la ley 1008, que solo permitía 12.000 hectáreas de coca. Participaron representantes de 20 países, el canciller Fernando Huanacuni, los ministros de Gobierno, Carlos Romero, y de Desarrollo Rural, César Cocarico.

Horas después, el presidente Evo Morales garantizó la lucha del Estado contra la producción y el tráfico de drogas, a tiempo de manifestar que la ampliación del área de cultivos de hoja de coca en Bolivia tiene ‘fines benéficos’ para la humanidad por sus propiedades medicinales y nutritivas.

“Estamos preocupados por el aumento de las zonas de cultivos y la necesidad de reenfocar nuestra cooperación para hacer más efectiva la lucha contra el narcotráfico”, declaró el embajador de la UE en Bolivia, León de la Torre Krais.

Afirmó que en los últimos años hubo una curva de reducción de cocales que permitió continuar la cooperación con cierto optimismo.

El país es beneficiario de un financiamiento por seis años de la UE, que asciende a 280 millones de euros, entre 2014 y el 2020.

De acuerdo con las normas de la UE, la cooperación bilateral se efectúa a través de apoyos presupuestarios que este año contemplan un desembolso de 30 millones de euros para el Tesoro General de la Nación, la mitad para la lucha antidroga en iniciativas que lleven a la reducción de la coca, a través de la reconversión productiva.

Otra área concede apoyo al Conaltid, para la construcción de cuarteles, edificios, mecanismos de control de migración y campañas de prevención del consumo de estupefacientes. Incluye apoyo a la Policía antidroga.

Las normas de la UE establecen que para efectuar el desembolso se evalúa el cumplimiento de compromisos asumidos por el Gobierno. La elevación de la superficie de coca denuncia un incumplimiento, por lo que hay peligro de que se suspenda la entrega de recursos. El embajador de la UE expresó que “es un acuerdo de apoyo presupuestario al que llegamos las dos partes, firmado el inicio de la cooperación, con unos objetivos comunes que establecimos”.

El acuerdo incluía alcanzar la meta de reducción a 20.000 hectáreas de coca. “Esto es inalcanzable, por lo que debemos reformular todo para seguir apoyando a Bolivia y para reducir que el excedente de coca que se convierte en cocaína llegue a los países europeos”, dijo el diplomático.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, consultado sobre la advertencia de la UE, replicó: “No podemos hablar de ayuda, tampoco de cooperación. Ya sé que técnicamente se utiliza, pero en realidad es responsabilidad compartida”. Su colega de Defensa, Reymi Ferreira, complementó que “no leyeron la ley, se respeta la base de coca que es mucho menor a la que había hace 15 años. No veo por qué alarmarse”.

La UE, a través de su jefe diplomático en Bolivia, dijo que hará caso al ofrecimiento de Bolivia y apoyará realizar un nuevos estudios de mercado con instituciones independientes.
El ministro de Gobierno contestó que el Ejecutivo tiene como referencia las 14.700 ha del primer estudio y que ese complementario debe realizarse. “Si sale otra cifra se puede arreglar tranquilamente, fijar una referencia anual sin cambiar la ley que establece un máximo de 22.000, no una cifra fija”. Dijo que no habrá aumento de coca.

El Deber