Argentina: alto nivel de adhesión al primer paro general contra el rumbo económico del gobierno

La respuesta de la CGT a Mauricio Macri: “Todavía estamos tristes porque millones de compatriotas no tienen trabajo”

El triunvirato de la CGT encabezó la segunda conferencia de prensa luego de 15 horas de paro nacional para informar sobre los alcances de la medida de fuerza. El primero en tomar la palabra fue Héctor Daer, quien enfatizó que el cese de actividades fue “contundente en todas las regiones del país” y aprovechó para responderle a Mauricio Macri, quien en laapertura del Foro Económico Mundial celebró: “Qué bueno que hoy estamos trabajando”.

“Hoy escuchamos de alguien que se puso contento porque estaban trabajando. Y nosotros todavía estamos tristes porque hay millones y millones de compatriotas nuestros que no tienen trabajo”, expresó.

También hizo referencia a los cortes de calles y al accionar de la policía: “Donde hubo circunstanciales interrupciones del tráfico no las compartimos y no las convocamos, pero tampoco creemos que el uso de la violencia y represión sean necesarios para desalojar una ruta”.

Además, reiteró los reclamos de la central obrera: “Terminar con la fantasía de que la inflación únicamente tiene que ser carga sobre los sectores populares, paritarias libres, un aumento de emergencia para millones jubilados, una solución a la puja educativa”.

Al ser consultado sobre una posible reunión con Mauricio Macri, Schmid dijo que deberá “empezarse a gestionar al concluir esta jornada” pero ratificó que el sindicalismo tiene “distintos enfoques” en materia económica “que han sido los que han provocado este paro”.

“Hay un llamado de atención y, si el Gobierno se jacta de llevar adelante una lógica de ensayo y error, creemos que es una buena oportunidad para que se cumpliera efectivamente”, sentenció.

Carlos Acuña sostuvo que “había que llegar a esto para hacerle entender y que escuche el Gobierno” y dejó en claro que la CGT está “dispuesta a acompañar para mejorar el rumbo”.

“El paro es una medida constitucional que tenemos los trabajadores para hacer escuchar al Estado y que solucione los problemas, están ellos gobernando y tienen la responsabilidad y obligación de escuchar lo que el pueblo ha dicho”, añadió.

Infobae


Desalojo violento en Panamericana

La orden la impartió la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Hay cortes en distintos accesos a la ciudad. En Panamericana y la ruta 197 los gendarmes concretaron el desalojo con gas pimienta y camiones hidrantes, avalados por el subsecretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, presente en el operativo.

La Gendarmería montó un fuerte operativo en la Panamericana, a la altura de la ruta 197, y desalojó a quienes cortaban la autopista. Los gendarmes recibieron la orden de avanzar de parte de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. En su arremetida contra los manifestantes tiraron gas pimienta y utilizaron camiones hidrantes.

“Se les ha advertido a los manifestantes que queremos que liberen la Panamericana, que dejen circular a la gente, y ahora se pone en marcha el protocolo de la Gendarmería y, si no responden, actuarán. Actuar significa desalojar para que la gente pueda trasladarse no solo por las vías laterales sino por la vía central”, explicó la funcionaria. Un rato después llegó la represión.

También hay cortes en Panamericana y Henry Ford, Puente Pueyrredón, Puente La Noria, Acceso Oeste y la autopista Buenos Aires-La Plata.

En Panamericana y 197, tras la orden de la ministra y los avisos del jefe del operativo de que aplicarían el protocolo antipiquetes, los gendarmes hicieron un primer avance y quedaron cara a cara con los manifestantes. En ese momento se registraron forcejeos y empujones, en medio de gritos contra la Gendarmería y el Gobierno.

Como consecuencia de ese primer movimiento, fue despejado un carril en la mano con dirección hacia Buenos Aires, donde estaba la mayoría de los manifestantes. Con el correr de los minutos el carril en sentido norte quedó totalmente liberado.

Al rato llegó el subsecretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, quien ratificó la intención del Gobierno de no tolerar los cortes. Dijo que la expectativa era que de a poco los manifestantes, a quienes Gendarmería tenía acorralados contra el guardrail, fueran dejando libre el resto de los carriles.

La paciencia le duró demasiado: poco después los gendarmes desalojaron con hidrantes y gas pimienta. Se produjeron corridas, enfrentamientos y detenciones. La tensión se trasladó a la colectora.

Los cortes organizados por agrupaciones y sectores sindicales de izquierda comenzaron poco después de las seis de la mañana. A los puntos iniciales de corte se sumaron otros.

En el Puente Pueyrredón también se montó un fuerte operativo de seguridad. Los manifestantes bloquearon el ingreso desde la avenida Mitre, pero no así desde la avenida Hipólito Yrigoyen. Efectivos de Prefectura montaron un cordón para impedir que avanzaran sobre el puente intención era avanzar.

En la mayoría de los casos, ante la fuerte presencia de efectivos de fuerza de seguridad los manifestantes optaron por liberar carriles para permitir aunque se mínimamente el paso de vehículos y adelantar los actos previstos en los piquetes. Fue el caso, por ejemplo, el corte montado en el Acceso Oeste a la altura del Hospital Posadas.

Página 12


Mauricio Macri, sobre el paro: “Qué bueno que estemos todos acá, trabajando”

Mientras en las calles, la CGT impulsa un paro general, en el Hotel Hilton dio comienzo la edición regional del Foro Económico Mundial. Y en ese contexto, la frase con la que el Mauricio Macri abrió su discurso de inauguración no fue casual. “Qué bueno que estemos acá, trabajando”, dijo el presidente, ante un auditorio que lo recibió entre aplausos.

“Es una alegría tener al WEF (World Economic Forum) en Buenos Aires después de tanto tiempo, porque es una plataforma inteligente que permite intercambiar entre el sector público y el sector privado para generar políticas de largo plazo”, agregó Macri, quien compartió el escenario con Klaus Schwab, fundador del WEF.

nte un auditorio integrado por empresarios, ejecutivos y representantes del gobierno, el presidente enfatizó las diferencias que, según su opinión, impulsó su Gobierno frente a la gestión kirchnerista: “Queda claro que lo que comenzó hace 15 meses en nuestro país es mucho más profundo que un cambio económico. Es un cambio cultural, basado en un aprendizaje de años que llevaron por caminos equivocados y seguramente valores que no representaban la esencia de los argentinos”.

“Hoy estamos decididos a apostar por el futuro, basado en la verdad, en poner los problemas sobre la mesa, encararlos y resolverlos”, planteó Macri, y añadió: “Para generar trabajo hay que ser previsibles, para que los argentinos y el mundo inviertan desarrollen nuevas alternativas de creación. Pero nuestro país había perdido el músculo de la competitividad y la productividad”.

“Buscamos ser confiables, porque la confianza es lo que lidera la fuerza de cambio en una sociedad. Creemos en la importancia del diálogo como una herramienta que habíamos perdido para encontrar cuáles son las mejores vías de desarrollo”, añadió Macri.

En materia económica, el presidente sostuvo: “Resolvimos el default y elmercado de cambios para que quieres vienen a invertir se puedan llevar el dinero cuando lo decidan, confiando en que vamos a crecer tanto que siempre van a seguir reinvirtiendo”.

A su vez, se refirió a la evolución de los precios. “Atacamos un tema central, de fondo, que daña a los que menos tienen, que es un vehículo para que la pobreza crezca y no haya crecimiento, que es la inflación. Lo hemos puesto en el centro de la agenda y hemos tenido éxito para bajarla”, afirmó.

Por otra parte, Macri analizó el escenario internacional y las posibilidades de inserción global del país. “El mundo tiene más dudas que certezas. Tal vez hoy es más claro hacia dónde va la Argentina que hacia dónde va el mundo. Pero nuestro país viene de años de aislamiento, que trajo más pobreza”, sostuvo Macri,

“Creemos que el camino es la integración inteligente con el mundo, y desde el Mercosur vemos con buenos ojos la apertura y el diálogo con países y bloques del mundo. Eso nos va a ayudar a crecer”, concluyó.

La Nación