Colombia: el presidente Santos declara la emergencia económica, social y ecológica para la ciudad de Mocoa

El presidente Juan Manuel Santos habló este lunes desde la Casa de Nariño y afirmó que se declarará la emergencia económica, social y ecológica en Mocoa para facilitar el traslado de presupuesto a esa zona azotada por una avalancha hace dos días.

El mandatario, quien confirmó que la cifra de muertos ya llegó a 262, indicó que tras el Consejo de Ministros que tuvo la mañana de este lunes se determinaron otras decisiones.

“Le he pedido al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, que asuma la responsabilidad de ser el gerente de la reconstrucción de Mocoa”, indicó el Jefe de Estado.

Así mismo, se confirmó que se hará un traslado de 40 mil millones de pesos del fondo ministerial a la Unidad de Gestión del Riesgo para “atender las prioridades en materia humanitaria”.

El mandatario explicó que la Presidencia maneja dos frentes en esta tragedia: “el primero será el tema de la ayuda humanitaria y el segundo de la reconstrucción”, explicó Santos.

Sobre ese último tema, aclaró que se construirá un nuevo acueducto y un nuevo hospital para Mocoa, se diseñará un plan de energía para todo el Putumayo y que los damnificados y víctimas seguirán siendo atendidos en los albergues.

“Además, la Primera Dama viajará esta tarde para hacer un acompañamiento a la primera infancia con pañales, biberones y todo lo que necesiten los niños”, indicó.

Finalmente, el Presidente explicó que viajará de nuevo a la zona en la tarde de este lunes y que ordenó a los ministros de Ambiente, Minas y Energía, Tecnología y Comunicaciones y a los directores del ICBF y del Ideam que se trasladen en Mocoa y trabajen desde este lunes allí para atender de primera mano las necesidades de la población.

El Tiempo


Avalancha en Mocoa: sube a 254 el número de víctimas mortales

La avalancha que arrasó a Mocoa cobró la vida de 254 personas, entre ellos al menos 43 niños, dijo el domingo el presidente Juan Manuel Santos, quien reconoció que las cifras son “desgraciadamente, todavía preliminares”.

“Me informan que desgraciadamente la cifra de muertos subió a 254”, señaló el presidente en su cuenta de Twitter. Tras visitar la zona del desastre, en un mensaje a la Nación, el gobernante informó que entre las víctimas del alud, al menos “43 eran niños. Por todos ellos elevamos nuestras oraciones. A sus familiares enviamos nuestras condolencias y el pésame del país entero”.

Minutos antes, mediante una alocución en televisión, Santos calificó de “tortura china” el balance parcial que han hecho los organismos de rescate sobre la catástrofe. El presidente reiteró sus condolencias a los familiares de las víctimas y envió un pésame a nombre del país para todos los que resultaron damnificados por el paso de la avalancha sobre cerca de 20 barrios de la ciudad. Según anunció, todos los gastos funerarios correrán por cuenta del Gobierno y, como había anunciado horas antes, reiteró una ayuda a cada familia de 18.5 millones de pesos, que les serán entregados a las víctimas a través del Fondo de Solidaridad y Garantía (FOSYGA).

Evidentemente compungido, Santos se comprometió con Mocoa para que, con ayuda de todos los colombianos, se levante del duro golpe que propinó la naturaleza en la madrugada del sábado. “Hemos iniciado desde hoy la labor de planeación y organización de lo que será la reconstrucción y rehabilitación de la ciudad. Vamos a apoyar a las familias para la recuperación y mejora de sus viviendas afectadas. A los que perdieron sus casas, les construiremos unas nuevas, en un sitio de menor riesgo”, manifestó el presidente, quien también anunció que darán un subsidio de arriendo de 250 mil pesos mensuales.

Por su parte, Carlos Valdés, director de Medicina Legal, informó que se han realizado “108 necropsias de los cuales 45 cuerpos han sido identificados y de ellos se han entregado 34 cadáveres”. (Video Mocoa, el día después de la tragedia).

Tras expresar nuevamente sus condolencias a la ciudadanía de Mocoa, Valdés les pide “gran calma, consideración y paciencia”, pues 52 funcionarios están haciendo el mayor esfuerzo por identificar los cuerpos. “No queremos que se entreguen cadáveres equivocadamente”.

Médicos, odontólogos, sicólogos, antropólogos y personal técnico adelantan las labores de identificación por medio de dactiloscopia, ya que los reconocimientos visuales solo sirven para hacer una identificación previa, pero “los cadáveres se entregan hasta que Medicina Legal tenga completa identificación”.

Con el fin de agilizar las labores, el lunes viajarán 30 funcionarios para que se pueda “terminar la labor” de identificación de los 248 cadáveres que hasta el momento tienen registrados.

La necropsia medico-legal, que tiene en este momento como único propósito la identificación de los cuerpos, se están haciendo en una morgue alterna, lugar donde están llegando las víctimas que murieron en Mocoa y municipios vecinos.

Por otro lado, el director de Medicina Legal informó que para evitar emergencias sanitarias han dispuesto “que aquellos cadáveres que aún no sean identificados o identificados pero no reclamados sean inhumados”, y pidió colaboración a la gobernadora de Putumayo, Sorrel Aroca, y al alcalde de Mocoa, José Antonio Castro, para que habiliten el lote en donde el Instituto, bajo su responsabilidad, pueda inhumar los cuerpos.

El Espectador


Santos presenta plan para reconstruir Mocoa

El presidente anunció una serie de compromisos con la capital del Putumayo para levantarlo tras la avalancha que ya deja más de 250 muertos.

Colombia aún no asimila las devastadoras imágenes que dejó la avalancha que destruyó parte de Mocoa. La emergencia en la capital de Putumayo permanece con continuas labores de rescate y reconocimiento de cuerpos. Según el más reciente reporte de Medicina Legal, la cifra de muertos ascendió a 254, de los cuales ya han sido plenamente identificado 45 cuerpos. El presidente Juan Manuel Santos, que estuvo en la zona horas después de la tragedia, también presentó su reporte sobre los dificilísimos momentos que vive la población de Mocoa por cuenta del inclemente invierno, y dio la hoja de ruta para levantar la ciudad.

Mediante alocución, Santos calificó de “tortura china” el balance parcial que han hecho los organismos de rescate sobre la catástrofe. El presidente reiteró sus condolencias a los familiares de las víctimas y envió un pésame a nombre del país para todos los que resultaron damnificados por el paso de la avalancha sobre cerca de 20 barrios de la ciudad. Según anunció, todos los gastos funerarios correrán por cuenta del Gobierno y, como había anunciado horas antes, reiteró una ayuda a cada familia de 18.5 millones de pesos, que les serán entregados a las víctimas a través del Fondo de Solidaridad y Garantía (FOSYGA).

Evidentemente compungido, Santos se comprometió con Mocoa para que, con ayuda de todos los colombianos, se levante del duro golpe que propinó la naturaleza en la madrugada del sábado. “Hemos iniciado desde hoy la labor de planeación y organización de lo que será la reconstrucción y rehabilitación de la ciudad. Vamos a apoyar a las familias para la recuperación y mejora de sus viviendas afectadas. A los que perdieron sus casas, les construiremos unas nuevas, en un sitio de menor riesgo”, manifestó el presidente, quien también anunció que darán un subsidio de arriendo de 250 mil pesos mensuales.

Elsa Noguera, ministra de Vivienda, fue la designada por Santos para que encabece desde ayer mismo las labores de reconstrucción de Mocoa. El precedente inmediato fue la restauración de Salgar, Antioquia, que según el presidente Santos se hizo en poco más de un año luego de que en mayo de 2015 una avalancha arrasara parte del municipio.

Según el presidente, la reconstrucción de Mocoa tardará aproximadamente un año, tiempo dentro del que está contemplada también la recuperación de la actividad económica. Para eso, notificó que destinó 1.200 millones de pesos en apoyos a la reconstrucción y mejora de las empresas y locales comerciales que quedaron total o parcialmente destruidos.

Con una voz más optimista, el presidente habló directamente a los mocoanos y les dijo que era posible recuperarse y superar la tragedia con el plenos compromiso y labor articulada del Gobierno. Aplaudió los procedimientos para la atención de los más de 200 heridos y certificó que más de 500 kilos de medicamentos fueron enviados al Hospital de Mocoa, que tiene garantizado por completo los servicios de agua y electricidad. Y pese al gran trabajo del sistema de salud, Santos anunció que acelerará la construcción de un nuevo hospital para que, según dijo, la atención en salud sea mejor que antes de la tragedia.

Por ahora, distintos puntos se siguen acondicionando como albergues en los que se facilitará el acceso a comida, camas y atención para las más de 500 personas que lo perdieron todo. Esto se hará en simultánea con la atención a las personas en situación de emergencia, para lo cual anunció la pronta reactivación de los servicios públicos esenciales y reapertura de las vías de comunicación que quedaron prácticamente inservibles tras la avalancha. De hecho, la carretera Mocoa – Pitalito quedó habilitada desde la madrugada de este domingo , y cinco de los siete puentes que quedaron gravemente afectados ya están en funcionamiento.

En cuanto a la prevención de epidemias y plagas, Santos anunció una campaña de vacunación para evitar un brote de enfermedades, que iniciará desde el lunes. También avisó de la instalación de cuatro plantas potabilizadoras para que la carencia del líquido vital no genere una epidemia o una crisis de salud pública aún mayor. En la noche de este domingo llegarán a Mocoa 26 carrotanques, con capacidad para transportar 410 mil litros de agua diarios, que será la solución provisional para remediar el desabastecimiento del acueducto, que quedó inservible tras el paso del lodo y piedras. “He tomado la decisión de construir un nuevo acueducto para que en materia de agua potable Mocoa quede mejor que antes. Su construcción tardará un año”, anunció el primer mandatario.

Respecto al servicio de fluido eléctrico, también gravemente afectado por el alud, el jefe de Estado aseguró que ya hay 10 plantas funcionando para abastecer de luz a los habitantes de una ciudad que poco a poco se levanta de la desdicha. Las plantas son solo una solución momentánea, pues el Ministerio de Minas y Energía fue designado como encargado de ofrecer soluciones para que en Mocoa el servicio de energía también sea mejor que antes.

Finalmente, el presidente agradeció a los casi 1.900 soldados, policías, rescatistas, bomberos y miembros de la Cruz Roja, la Defensa Civil y la Gobernación del Putumayo que han trabajado sin descanso para apoyar los damnificados.

El Espectador


Estos son los factores que causaron la gigantesca inundación en Mocoa

Las precipitaciones históricas, acompañadas de los malos manejos de alcantarillados y la deforestación de las cuencas en su parte alta habrían sido los principales factores del desbordamientos de los ríos Mulato, Sangoyaco y Mocoa, lo que provocó la avalancha e inundación de la capital de Putumayo.

El primer elemento que ocasionó la tragedia, según los expertos, fueron las precipitaciones históricas en la zona en la noche del 31 de marzo cuando cayeron 130 milimetros de agua en tres horas, casi la tercera parte de los cae históricamente en un mes.

Según versiones de testigos, los ríos de alta pendiente: Mulato y Sangoyaco, que cruzan el municipio, fueron los que presentaron inicialmente altos niveles arrasando con gran parte del casco urbano. A su vez, estos dos afluentes, al tributar sus aguas al río Mocoa, provocaron que éste aumentara sus niveles afectando los barrios asentados en sus orillas.

Luz Marina Mantilla, directora del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas, Sinchi, manifestó que aunque estas situaciones nunca son previsibles se han venido haciendo mal muchas cosas como construir viviendas en zonas inundables.

“Se ha venido haciendo un mal uso del suelo, se construye sin tener en cuenta los determinantes ambientales. La amazonia -región donde esta el municipio de Mocoa- es un conjunto de bosques y brazos de aguas comunicantes que desembocan en grandes ríos. Eso fue lo que pasó aquí, los ríos Mulato y Sangocayo, así como otros quebradas del pueblo se desbordaron y aumentaron los caudales del río Mocoa. Eso ha pasado en muchos pueblos de Colombia y no hemos aprendido”, manifestó la experta.

Según testigos de la emergencia desde los ríos Mulato y Sangoyaco fue donde se desprendió una gran cantidad de rocas y sedimentos que llegaron hasta el centro de la población. Esto sumado al desbordamiento de los cauces de los ríos provocó el colapso de varias viviendas y establecimientos comerciales.

Según voceros de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur De La Amazonía, todos los ríos y quebradas del municipio de Mocoa son torrenciales y ante grandes cantidades de lluvias se vuelven muy violentos teniendo en cuenta que no tienen zonas de regulación de aguas.

El País