Ecuador: Correa encabeza acto de conmemoración a un año del terremoto que dejó 671 víctimas

“El dolor lo hemos convertido en fortaleza”: presidente Correa, en el primer aniversario del terremoto

Al cumplirse este domingo el primer aniversario del terremoto de 7.8 grados que devastó la costa ecuatoriana, el presidente Rafael Correa, participó en la misa campal realizada en Pedernales, epicentro de ese movimiento telúrico cuyas 671 víctimas fatales se les rindió homenaje este domingo en todo el país.

En la homilía de recordación, realizada en el parque central de esa localidad impactada por el evento natural, se rindió un minuto de silencio en honor a los fallecidos, mencionados uno por uno.

“Llevamos en el alma a todos los que nos dejaron antes de tiempo aquel 16 de abril”, afirmó el Jefe de Estado al tomar la palabra en la ceremonia religiosa.

“El dolor lo hemos convertido en fortaleza, la tristeza en esperanza y la tragedia en renacimiento”, afirmó el Mandatario, quien añadió: “mientras un niño cuya escuela se derrumbó, vuelva a clases, podemos estar seguros que todo esfuerzo valió la pena; mientras una familia que perdió su casa, hoy vuelve a tener un hogar digno, todo ha valido la pena.

En el servicio religioso participaron altos funcionarios del Gobierno ecuatoriano, quienes junto al pueblo manabita asistieron a colocar ofrendas florales en la tarja colocada en Pedernales con los nombres de todos los fallecidos a causa del potente sismo. También fueron distinguidos los pabellones de la fuerza pública y los cuerpos que apoyaron en el rescate de 113 ciudadanos tras las primeras horas del evento telúrico y en labores de recuperación.

Por su parte, el presidente electo en las pasadas elecciones, Lenín Moreno, estuvo presente en la ciudad de Manta, también en Manabí, en una misa realizada en el conjunto habitacional Ceibo Renacer, reasentamiento que acoge a 239 familias que perdieron sus hogares y medios de vida por efecto del fenómeno natural.

En esa ceremonia, el alcalde de Manta, Jorge Zambrano, señaló que el pueblo manabita está agradecido y por ello respaldó al candidato de Alianza PAIS en las urnas el pasado 2 de abril.

Moreno, de su lado, agradeció a los miles de voluntarios que también se sumaron a la ayuda tras el terremoto y tras afirmar que nunca los abandonará, reconoció que los manabitas y los esmeraldeños exhibieron voluntad y tesón extraordinarios para enfrentar el duelo por la pérdida de sus amigos y familiares y emprender en la rehabilitación de sus provincias.

Aseguró que su gestión se orientará a concluir las obras requeridas para resarcir las heridas y colocar a las dos provincias en la senda del desarrollo, incluidas la dotación de servicios básicos y vialidad e infraestructura social y productiva, reseñó el diario El Telégrafo.

Más temprano, desde su cuenta en Twitter el presidente Correa afirmó que “cada 16 de abril recordaremos que la naturaleza nos arrebató preciosas vidas, pero también recordaremos de qué fibra está hecho el pueblo ecuatoriano, especialmente el manabita y el esmeraldeño, que se volvió gigante”.
También en esa red social, el vicepresidente Jorge Glas expresó su “sentido homenaje a quienes perdieron la vida, ratificamos el compromiso de seguir trabajando juntos por sus familias y nuestro pueblo”.

Escribió que “un año después del trágico terremoto, Ecuador más unido que nunca para seguir con la reconstrucción de Manabí, Esmeraldas y zonas afectadas”.

Según informó el Instituto Geofísico, desde las 06:00 hasta las 18:00 de este 16 de abril de 2017 se registraron dos eventos telúricos dentro de la costa ecuatoriana, con lo cual suman 3.523 réplicas en el último año del terremoto de 7.8 grados con epicentro en Pedernales que los ecuatorianos recordaron ayer.

Andes


2.410 millones de dólares se ha invertido en la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas

El terremoto del 16 de abril de 2016 sacó a relucir no solo la fortaleza del pueblo ecuatoriano, sino también la oportuna reacción del Gobierno ante una catástrofe considerada como una de las peores experimentadas por el país en décadas. El sismo cegó 659 vidas y dejó daños por alrededor de 3.400 millones de dólares.

Luego de atender lo urgente (levantar albergues, dotar de vituallas y víveres, curar heridos, reestablecer las comunicaciones, etc.), el régimen se concentró en la reconstrucción de las zonas afectadas y la dotación en las zonas afectadas de una infraestructura mucho mejor que la que existía antes del movimiento telúrico de 7,8 grados en la escala de Richter.

Es así como casi un año después, la inversión desplegada en la zona llega a 2.410 millones de dólares. Este monto se desglosa en los siguientes rubros: en viviendas nuevas y reparadas, USD 508 millones; en vialidad, USD 431 millones; en nueva infraestructura educativa son USD 200 millones; en bonos de atención emergente, USD 102 millones; en salud, USD 170 millones de dólares; en regeneración urbana, USD 277 millones; en Agua Potable y Saneamiento, USD 83 millones; en electricidad, USD 135 millones; en infraestructura para la reactivación productiva, USD 86 DATOS 2millones; en créditos de la banca pública, USD 121 millones; compensación para los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), USD 102 millones; en proyectos de los GAD, USD 86 millones; y en remediación ambiental, USD 109 millones.

La Secretaría Técnica de Reconstrucción destaca que se realizan nuevos estudios de infraestructuras afectadas por el terremoto, por lo que se ha considerado la incorporación de un crédito chino por 1.000 millones de dólares, como una nueva fuente de recursos para la reconstrucción. Con este dinero, explica la Secretaría, se financiarán obras de infraestructura educativa, hospitalaria y de regeneración urbana en ciudades como: Pedernales, Bahía de Caráquez, Jama, Canoa, entre otras. Esto, sin duda, aportará al turismo y la reactivación productiva sostenible.

El Ciudadano