El gobierno pide a la ONU que interceda por los nueve bolivianos detenidos en Chile

 

El canciller Fernando Huanacuni, en reunión con autoridades del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en Ginebra, Suiza, pidió ayer que esa institución interponga sus buenos oficios para la inmediata liberación de los nueve bolivianos encarcelados de manera preventiva, desde el 22 de marzo, en Chile.

“Sostuvimos un encuentro con la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con sede en Ginebra a la que se le solicitó interponer sus buenos oficios ante el Gobierno de la hermana república de Chile, para la inmediata liberación de los nueve bolivianos arbitrariamente privados de su libertad”, establece el documento al que dio lectura, tras salir de esa institución.

El diplomático boliviano dio a conocer a ese organismo internacional los detalles de la “injusta y arbitraria” detención de los nueve ciudadanos bolivianos, dos militares y siete civiles, cuando desarrollaban tareas de lucha contra el contrabando en la frontera.

“Resalto que dichos servidores públicos del Estado boliviano se encontraban cumpliendo su deber en un operativo de lucha contra el contrabando, delito que tiene connotaciones transnacionales y afecta a ambos Estados, por lo que en ningún caso podría considerarse como robo”, expresó, siguiendo el documento.

El Ministro de Relaciones Exteriores precisó que las autoridades del Alto Comisionado ofrecieron realizar las gestiones necesarias a base del respeto y la observancia universal de todos los derechos humanos, los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Página Siete

García Linera: Evo habla suave y retornará a Bolivia mañana

Luego de tres días de que se sometió en Cuba a una cirugía por un nódulo en la cuerda vocal izquierda, el presidente Evo Morales ya “habla despacio y poco” y tiene previsto retornar a Bolivia este miércoles, informó ayer el vicepresidente Álvaro García Linera.

“Hablé personalmente (vía teléfono) con el Presidente, tiene autorización para hablar despacio y por un breve tiempo, eso aprovechamos para conversar algunas cosas”, informó García Linera en rueda de prensa.

El Presidente viajó a primera del pasado jueves a La Habana, para someterse -en el militar Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ)- a una cirugía por un nódulo benigno de dos milímetros en la cuerda vocal izquierda, que le provocaba ronquera y le impedía hablar con normalidad.

Luego de varias evaluaciones, Morales, de 57 años de edad, ingresó a quirófano, donde le extirparon el nódulo en no más de 20 minutos. La operación fue “exitosa”, comunicó el ministro de la Presidencia, René Martínez, quien acompañó al mandatario hasta Cuba.

García Linera, presidente en ejercicio, informó que Morales salió ayer (lunes) del centro médico y fue trasladado hasta el hotel donde se hospeda para continuar con su recuperación.

Al existir una evolución favorable -dijo García Linera- el presidente Morales retornará a Bolivia mañana. “El día miércoles llegaría acá a Bolivia, vamos a coordinar si es en la tarde o en la noche”, informó.

Asimismo, García Linera explicó que el Presidente “hablará muy poco hasta el sábado, luego hasta el subsiguiente sábado hablará con normalidad, pero recién de aquí a 14 días podrá hablar normalmente y hacer sus discursos” en actos públicos de entrega de obras.

Tras la cirugía realizada el sábado, las autoridades informaron que el presidente Morales no debía hablar de cuatro a siete días, pero ahora, según García Linera, le permitirán conversaciones breves y sin mucho esfuerzo.

“Este tipo de operación tiene un tiempo de recuperación de dos semanas, de la misma forma no podrá hacer uso de la voz. Las primeras 48 horas tiene que tener un reposo absoluto de la voz (…) calculamos que en cinco o seis días ya estará de retorno”, explicó la ministra de Salud, Ariana Campero, el 27 de marzo.

El especialista en otorrinolaringología Marco Antonio Río Bravo explicó a Página Siete, en una anterior oportunidad, que la recuperación es entre cinco y 10 días, aunque aclaró que todo depende de la evolución del paciente.

La disfonía de Morales comenzó a notarse a inicios de año, cuando pronunció un largo discurso-informe el 22 de enero.

Página Siete