La Universidad de Costa Rica elabora herramienta para erradicar el racismo en las aulas

Tener un color de piel o proceder de determino lugar representa para muchos estudiantes del país hacer frente a tratos discriminatorios y prácticas racializadas como parte de la convivencia diaria en diversas escuelas y colegios del país.

“El fenotipo no es el problema, sino las categorías que se le adhieren” afirma la Dra. Rina Cáceres Gómez, coordinadora de la Cátedra de Estudios de África de la Universidad de Costa Rica (UCR), quien trabaja junto a representantes varias instituciones públicas y docentes en la atención del tema.

“Desde los textos utilizados en la enseñanza se evidencian clasificaciones sociales que privilegian el tono de piel como marcador cultural, a lo que se suma un contexto nacional e internacional donde el fenotipo y el lugar de origen son también un marcador de criminalización” explicó la experta

Según Cáceres, desde marzo pasado se desarrollan talleres en todas las provincias del país, en los que a partir de conferencias magistrales, trabajos en grupo y visualización de materiales se enseña a los docentes a detectar y atender las manifestaciones de racismo en sus espacios de trabajo.

La iniciativa, denominada “Centros Educativos Libres de Discriminación racial” permitirá que los educadores compartan sus experiencias y colaboraren en la conceptualización de alternativas para prevenir, detectar y erradicar la situaciones de los salones de clase.

Los insumos generados a partir de este proceso, en el que participarán cerca de 240 profesores, serán procesados por el Ministerio de Educación Pública (MEP) para dar lugar a una herramienta que sería oficializada para el inicio del curso lectivo 2018.

Anger Smith Castro, Asesor Nacional del Departamento de Educación Intercultural del MEP reconoció que a pesar de los esfuerzos realizados en materia curricular y extracurricular, se siguen evidenciando actos discriminatorios en distintos centros educativos.

“Sabemos que persisten prácticas discriminatorias en las aulas, ese racismo estructural que está ahí en el inconsciente y sale a relucir en temas tan cotidianos como un corte de pelo o genera discriminación por aspectos de fenotipo” explicó el funcionario.

Smith enfatizó la necesidad de sensibilizar a la población docente, técnico docente y administrativa en el reconocimiento del racismo y la discriminación, pero además, en la implementación de acciones que combatan la situación y propicien una sana convivencia entre los estudiantes.

“Con esta iniciativa queremos fomentar la construcción de una sociedad multiétnica, pluricultural, fundamentada en el respeto y en el reconocimiento de los derechos humanos”, concluyó.

También participan en el proyecto la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Defensoría de los Habitantes y el Colegio de Licenciados y Profesores (Colypro).

El País