Maduro sobre la salida de Venezuela de la OEA: “He dado un paso gigante para romper con el intervencionismo imperial”

Maduro: Venezuela sale de la OEA y rompe con intervencionismo

“He dado un paso gigante para romper con el intervencionismo imperial”, expresó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en referencia al retiro de su país de la Organización de Estados Americanos (OEA) ante las constantes agresiones e injerencia.

El mandatario aseguró que este 26 de abril es un día de dignidad e independencia porque Venezuela, la cuna de los Libertadores, derrotará el plan intervencionista y se hará respetar.

Maduro reiteró el anuncio que hizo la canciller Delcy Rodríguez sobre iniciar el proceso de retiro de la OEA desde este jueves con una carta de denuncia ante el organismo. La decisión fue tomada luego de que el Consejo Permanente celebrara este miércoles otra reunión para hablar sobre Venezuela, sin contar con el aval del país.

“Esta reunión ocurre en un marco de coerción contra los Estados y viola los artículos 1,19 y 20 de la Carta de la OEA”, manifestó el representante de Venezuela ante la OEA, Samuel Moncada.

En el encuentro se aprobó, además, una resolución para convocar a una reunión de consulta de cancilleres para continuar discutiendo los asuntos internos de Venezuela.

“Nos oponemos a esta resolución violatoria y antijurídica ¡la soberanía de Venezuela se defiende en cualquier circunstancia!”, expresó Moncada.

“La Venezuela Bolivariana Revolucionaria y Chavista seguirá su marcha hacia nuestra Verdadera Independencia y nada ni nadie nos detendrá”, aseguró a través de su Twitter @NicolasMaduro.

Telesur


Venezuela iniciará este jueves proceso de retiro de la OEA

La ministra para la Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, informó este miércoles que Venezuela presentará este jueves la Carta de Denuncia a la Organización de Estados Americanos (OEA), primer paso para iniciar su retiro de la organismo internacional.

“El día de mañana, tal y como lo ha instruido el presidente Nicolás Maduro, presentaremos la Carta de Denuncia a la Organización de Estados Americanos e iniciaremos un procedimiento, que tarda 24 meses”, expresó ayer la diplomática venezolana desde el Puesto de Comando Presidencial del Palacio de Miraflores, en Caracas.

“Venezuela no participará en lo sucesivo de ninguna actividad, de ningún evento, donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que solo buscan perturbar la estabilidad, la paz de nuestros país”, agregó la canciller en declaraciones transmitidas por Venezolana de Televisión.

Estas acciones, detalló la ministra Rodríguez, tiene como fin la defensa de la soberanía y la dignidad de los pueblos que, actualmente se encuentra atacada por actuaciones injerencistas, promovidas por el gobierno de los Estados Unidos y de derechas del continente, que pretenden atentar contra la estabilidad y la paz de la República.

“El retiro de esta organización tiene que ver con la dignidad de nuestro pueblo, de la doctrina bolivariana, que defiende al multilateralismo”, enfatizó.

En este sentido, recalcó que el secretario General de la OEA, Luis Almagro, ha reeditado el expediente intervencionista que desde la organización se ha llevado a cabo desde su fundación, para apoyar golpes de Estados en naciones soberanos e invasiones militares.

“Las pretensiones de aislar a Venezuela tienen cantado el fracaso en el futuro más inmediato. Pretender intervenir y tutelar a Venezuela está destinado al fracaso. Pretenden los imposible. Está en plena ejecución, un plan, un guión establecido. No es la primera vez que ocurre en nuestra región”, puntualizó.

Señaló que la OEA pretende reeditar el guión de 1962, cuando la organización expulsó a Cuba, debido a que la nación respondía a los intereses del pueblo y no a los intereses de los gobiernos imperiales.

“Hoy el pueblo de Venezuela está también, librando una batalla por su soberanía, por su paz, y su independencia (…) Los principios que inspiran nuestra diplomacia, nuestra doctrina histórica, está marcada en la diplomacia bolivariana de paz”, recalcó.

Por otra parte, condenó la doble moral de la OEA, organismo que se refiere a asuntos internos de Venezuela, mientras que en otros gobiernos atentan contra los derechos de sus pueblos, como es el caso de Argentina, Brasil, México y Colombia.

“Cuando vamos y vemos lo que ocurre en nuestra región, yo me pregunto, si es que esta organización no tiene ojos para mirar las realidades terribles de discriminación, de opresión, de violación masiva de los derechos humanos, no solamente de los pueblos de nuestra América, sino también del mundo, que ocurre en los Estados Unidos de Norteamérica. Las graves amenazas que hoy se ciernen sobre la paz y estabilidad mundial, proviene de esos centros de poder”, denunció.

“La realidad que hoy vive Venezuela tiene mucho que ver con la acción de estos gobiernos que, por intolerancia política e ideológica, se oponen no solo al presidente Nicolás Maduro, sino también a la Revolución Bolivariana”, agregó

Posteriormente, la ministra Rodríguez señaló que las acciones injerencistas de Almagro terminaron aislando a la organización de la comunidad internacional.

“Dimos las oportunidades para que se impusiera el espíritu multilateralista pero prevaleció la violación a las normas sagradas la organización”, escribió la ministra en la red social Twitter.

AVN


OEA aprueba convocatoria a un Consejo Permanente para tratar caso Venezuela

Tras la realización de una votación nominal, durante la reunión realizada por los representantes de los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), fue aprobado con 19 votos a favor la convocatoria a un Consejo Permanente del organismo para tratar el caso de la situación actual en Venezuela.

En el conteo de votos, estuvieron en contra 10 países, hubo cuatro que se abstuvieron y una ausencia (Grenada).

La delegación de Nicaragua fue la que pidió la votación nominal.

Ante una petición de aclaratoria del objetivo de esa reunión, de parte de Ecuador, la consultoría jurídica de la OEA respondió que esa reunión se inscribía en el marco de la carta constitutiva del organismo y era para considerar la convocatoria de un Consejo Permanente, no siendo un caso que se establece en la Carta Democrática Interamericana, en cuya ocasión se convocaría una Asamblea General.

El representante de Venezuela ante el organismo, Samuel Moncada, rechazó totalmente la decisión tomada, advirtiendo que desde ese espacio se estaba promoviendo la violencia contra su país, además de que “nunca desde Washington se decidirán los destinos de Venezuela”. Dirigiéndose a la ministra de Relaciones Exteriores de Argentina, Susana Malcorra, le señaló que Venezuela jamás aceptará ser “tutelada” por nadie, defendiendo a ultranza su independencia.

A esta acusación la canciller del país sureño respondió que lamentaba que Venezuela desaprovechara una ocasión como esta, ya que “estamos hablando de una oportunidad de diálogo de todos los Estados que hemos suscrito la carta de la OEA”.

A las acusaciones de “tutelaje”, Malcorra señaló que “ninguno de nosotros tenemos derecho a un ‘tutelaje’ sobre los gobiernos o los pueblos, pero sí sobre las instituciones cuando su función democrática está en tela de juicio”.

La iniciativa para convocar la reunión la tomaron este martes las misiones permanentes ante la OEA de 16 países miembros: Argentina, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Jamaica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

El debate inicial

Tras el protocolo de presentación de la cita, hecha por el presidente de turno del Consejo Permanente de la OEA, el embajador boliviano Diego Pary, tomó la palabra Elisa Ruiz Díaz, embajadora de Paraguay ante el organismo, quien explicó que la razón de ese encuentro es a propósito de los acontecimientos recientes conocidos por todos en Venezuela, considerando pertinente, y en el marco de la carta de la OEA y todos los instrumentos con que cuenta, contemplar la convocatoria a una reunión de todos los ministros de relaciones exteriores de esa organización para considerar tratar el tema de situación de la República Bolivariana de Venezuela.

El jefe de la delegación venezolana, Samuel Moncada, de una vez se opuso a esa resolución diciendo que “la soberanía de Venezuela se defiende siempre en cualquier circunstancia”.

Citó los artículos 1 y 19 de la carta de la OEA como principios que respaldan su repudio, resumido en el hecho de que se trata de una “injerencia” en los asuntos internos del país que representa, además de que se está imponiendo una decisión sobre un Estado soberano.

Además, según Moncada, en esa reunión ocurre que “un grupo de la OEA quiere imponer su decisión ya tomada sobre Venezuela”, sumado al hecho de que ese Consejo Permanente se ha convertido en el centro de comando de un país que promueve la violencia en Venezuela.

“Una ayuda forzada no es una ayuda sino una imposición”, reflexionó, para posteriormente advertir que “si persiste la injerencia en nuestros asuntos, iniciaríamos los trámites necesarios para separarnos de esta organización”.

Malcorra: “¿Qué más se necesita?”

Entre las múltiples consideraciones que mencionó sobre la situación de crisis social, económica y política de Venezuela, la canciller de Argentina, Susana Malcorra, justificó que actualmente “los muertos se han ido apilando en las calles de Venezuela”, “sin saber a esta hora exactamente su número”, siendo eso prueba fehaciente de que las instituciones democráticas no dan respuestas a los problemas de los venezolanos.

“El flujo de inmigrantes venezolanos ha crecido significativamente en los últimos tiempos”, siendo una situación de importante impacto para la región, dijo también como una de las razones por las cuales el Consejo Permanente de la OEA debía tratar ese caso, además del compromiso que han asumido con la defensa de la democracia en la región.

“¿Qué más se necesita para que lo que está pasando actualmente en Venezuela sea considerado de extrema gravedad?”, preguntó, respondiendo luego que la gravedad es tal que no pueden seguir dando dilaciones a su análisis.

Aclaró que se trata de una convocatoria hecha por los Estados miembros para los Estados miembros de la OEA, no teniendo nada que ver su secretario general, Luis Almagro.

A las acusaciones de “injerencia” en asuntos internos que Moncada le hizo, preguntó a los presentes ¿por qué la convocatoria que había hecho un grupo de cancilleres de la OEA se considera ‘injerencia’ si la misma Venezuela convocó a una reunión de la Celac?.

El Universal


Venezuela denuncia acciones de Almagro contra la soberanía de la patria

La República Bolivariana de Venezuela denunció este miércoles las acciones injerencistas del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y de una facción de gobiernos de la región contra los principios de defensa a la soberanía de los países miembros del organismo.

A través de un comunicado, la Cancillería de Venezuela rechazó la pretensión de invocar nuevamente el Mecanismo de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA para tratar cualquier tema relacionado con Venezuela sin la expresa autorización del Estado venezolano.

De realizarse este miércoles una reunión en el seno del bloque, “pretensión ilegal y violatoria de nuestros derechos, iniciará el proceso legal conducente a la denuncia de la Carta de la OEA y el retiro de nuestro país de esta organización, cónsona con los principios históricos y doctrinarios que inspiran nuestra diplomacia”, refiere parte del comunicado

A continuación texto íntegro:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA RELACIONES EXTERIORES
COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela en ocasión de las reiteradas y sistemáticas acciones ilícitas, ilegítimas, fraudulentas e intrusivas adelantadas por el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y una facción de gobiernos de la Región, informa:

Primero. La OEA está descalificada para atender asuntos relacionados con Venezuela porque ha sido instrumentalizada para despropósitos, arbitrarios, parcializados, desproporcionados, dolosos y desviados del Secretario Luis Almagro sobre Venezuela, que contravienen gravemente las normas rectoras, principios y fundamentos de su actuación como funcionario internacional y los propósitos y fines manifiestos de la Organización.

Segundo. Una facción minoritaria de gobiernos de países miembros de OEA persiste en el empeño de agredir a la República Bolivariana de Venezuela mediante la grosera violación a la Carta de la OEA, las normas y principios que rigen su funcionamiento y los sagrados principios del Derecho Internacional que afirman el respeto mutuo soberano, la igualdad entre Estados, la autodeterminación de los pueblos y la no injerencia en los asuntos internos de los Estados.

Tercero. La OEA se ha erigido en un remedo de Tribunal de Inquisición cuyo único propósito y agenda en el continente consiste en procesar y condenar sin ser tribunal, ni haber delito y menos juicio previo a Venezuela, buscando criminalizar a su Gobierno, aislar a nuestro país, desestabilizar nuestra democracia constitucional y facilitar los planes de intervención extranjera contra nuestra Patria.

Cuarto. El pasado 3 de abril se consumó una de las instigaciones más vergonzosas en la historia institucional de esta Organización, que dio luz verde a las acciones violentas que hoy ejecuta la oposición extremista venezolana, y que han causado caos y dolor a la sociedad, que a hoy ha cobrado la irrecuperable vida de 26 ciudadanos venezolanos.

Quinto. La parcialización del Secretario General de la OEA, la aplicación de un doble estándar en materia de Derechos Humanos, las acciones lesivas contra la paz y tranquilidad pública, la independencia, no intervención y la dignidad de un Estado Miembro, descalifican cualquier posibilidad de que la OEA sea el espacio regional idóneo y equilibrado para el mutuo entendimiento y respeto soberano, la cooperación y el bienestar colectivo, siendo que se ha manipulado la competencia de sus órganos internos, se ha sembrado la división en el seno de la Organización y se ha estimulado la desconfianza entre sus miembros.

Sexto. La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente la pretensión de invocar el Mecanismo de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, -tan ilícita que pretende fundamentarse en una forjada resolución inexistente- para tratar cualquier tema relacionado con Venezuela sin la expresa autorización del Estado venezolano, y manifiesta su clara, plena e indubitable decisión en el sentido de que, de concretarse esta pretensión ilegal y violatoria de nuestros derechos, iniciará el proceso legal conducente a la denuncia de la Carta de la OEA y el retiro de nuestro país de esta organización, cónsona con los principios históricos y doctrinarios que inspiran nuestra diplomacia.

Séptimo. Venezuela ha convocado una Reunión Extraordinaria de Cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) para abordar, sin presiones indebidas e ilícitas del país hegemón de la Región, y en el marco de la igualdad soberana de los Estados, las “Amenazas contra el Orden Democrático Constitucional en la República Bolivariana de Venezuela, así como las acciones intervencionistas contra su independencia, soberanía y autodeterminación”, a realizarse el día 2 de mayo del corriente en El Salvador, según ha informado formalmente la Presidencia Pro Témpore de la CELAC.

Octavo. Venezuela no atenderá ninguna iniciativa en el marco de la OEA, que ha demostrado amplia y públicamente su tenor intervencionista en los asuntos internos de nuestro país y pretende el tutelaje de la vida política, económica y social de nuestra Nación, que constituiría un precedente de la más grave lesividad de todas las normas de Derecho Internacional Público.

La República Bolivariana de Venezuela hace un llamado a la comunidad internacional y a las corporaciones de la comunicación para que cese el brutal sesgo sobre la realidad de nuestro país, al tiempo que condena las manifestaciones que incitan a los factores golpistas y extremistas que promueven la violencia y la intervención de Venezuela en conjunción con gobiernos que atienden el mandato de Washington. Somos Pueblo de Paz, que construye futuro con las banderas de la independencia y la libertad que heredamos de nuestros Libertadores y Libertadoras.

Caracas, 26 de abril de 2017

Alba Ciudad


Bolivia – Evo dice que la OEA apoya un golpe de Estado en Venezuela

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó este miércoles en entrevista con Telesur que tras los actos de condena que existe en la OEA contra Venezuela y su aliado Nicolás Maduro solo existe el único propósito de “apoderarse del petróleo venezolano”.

“Nicolás Maduro fue elegido como presidente con el voto y está pasando en este momento un golpe de Estado impulsado por opositores de la derecha venezolana, con apoyo de Luis Almagro, de algunos países de la OEA, como también de Estados Unidos”, indicó Morales.

El presidente además aseguró que Luis Almagro, secretario general de la OEA, no tiene autoridad para condenar lo que está sucediendo actualmente en Venezuela.

El mandatario ha defendido siempre a Maduro, del que es socio en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que incluye a Cuba, Ecuador y Nicaragua, entre otros países.

Morales también se refirió a los 9 funcionarios bolivianos detenidos en Chile y lamentó que hasta ahora no se haya dispuesto su liberación. Dijo que no entiende la “actitud vengativa y de soberbia” del Gobierno de ese país.

El Deber


Uruguay – Tabaré Vázquez aseguró que Uruguay rechaza aplicar la Carta Democrática de OEA a Venezuela

Vázquez recibió este miércoles 26 de abril al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Durante el encuentro, los mandatarios analizaron la compleja situación política y social que atraviesa Venezuela.

En conferencia de prensa, Vázquez aseguró que “Uruguay mantendrá su posición de no apoyar la aplicación de la Carta Democrática de la OEA a Venezuela”.

Explicó que “hoy, más que nunca, no hay que aislar a Venezuela” para evitar que la situación “desemboque en una algo peor”.

El objetivo es “impedir que las cosas se radicalicen” y lograr que “haya acuerdo político y unas elecciones democráticas, como en la mayoría de los países”, dijo.

“Seguimos con la posición de lamentar las muertes en Venezuela y pedir que no haya más muertes por estos enfrentamientos, remarcó el jefe de Estado.

Al mismo tiempo, indicó que “los problemas los tienen que resolver los propios venezolanos por medios pacíficos y con soluciones respaldadas por la ciudadanía”.

Por su parte, Rajoy manifestó que “preocupa la situación”, y solicitó “evitar los enfrentamientos violentos, que se devuelva la palabra al pueblo venezolano y se reconstruya el consenso nacional”.

Carta Democrática

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, elaboró una declaración en la que se afirma que “en Venezuela hay una alteración del orden constitucional que afecta gravemente su orden democrático”, por lo que considera que se debe aplicar la Carta Democrática Interamericana.

Con la activación de dicha Carta se suspende al país el que queda excluido en forma temporal del organismo.

La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, advirtió que, en caso de celebrarse una reunión entre cancilleres, para el análisis de la situación de Venezuela, entonces su país abandonará la OEA.

La Red 21