Manifestar las posturas sobre la enmienda sin agresiones – Última Hora, Paraguay

Contexto Nodal
Algunos sectores oficialistas y opositores impulsan una enmienda constitucional para permitir la reelección presidencial. La iniciativa habilitaría las candidaturas del mandatario Horacio Cartes y del expresidente Fernando Lugo para los comicios de 2018. La Constitución paraguaya establece que el período presidencial es de cinco años sin posibilidad de reelección. Sin embargo, diversos juristas consideran que la Carta Magna no prohíbe la enmienda como vía para habilitar un segundo mandato.

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El ambiente de crispación que genera la prolongada crisis política, que las autoridades siguen sin resolver, está llevando a que muchos ciudadanos se involucren apasionadamente al expresar sus posturas en contra o a favor de la enmienda, agrediendo o descalificando a quienes piensan de modo diferente. Desde uno y otro sector se han producido ataques a periodistas por expresar sus opiniones o porque trabajan para medios del Grupo Cartes, o porque se los identifica con grupos políticos. Hay que reivindicar el derecho a manifestar sus posturas en forma libre y civilizada, con todas las garantías constitucionales, sin caer en lamentables provocaciones que solo causan mayor división y enfrentamientos.

En las últimas semanas, como un efecto colateral de la crisis política que divide a la sociedad paraguaya en torno al plan de Horacio Cartes, Fernando Lugo y Blas Llano, de imponer forzadamente la enmienda de la Constitución para lograr la reelección presidencial, se han producido lamentables casos de ataques y agresiones entre personas que se identifican con posturas a favor o en contra de esta campaña, como contra periodistas que expresan sus opiniones o porque trabajan para medios del Grupo Cartes, o porque se los identifica con grupos políticos.

Tras las movilizaciones que siguieron al atraco del Congreso para hacer aprobar el proyecto de enmienda en una sesión a puertas cerradas, por parte de 25 senadores del bloque oficialista y aliados, y que derivaron en lamentables hechos de violencia, como la criminal represión policial y la reacción de los manifestantes al incendiar el local del Congreso, el propio presidente de la República, Horacio Cartes, culpó de lo sucedido a “un grupo de paraguayos empotrados en la política y en medios masivos de comunicación” que pretenden “destruir la democracia”.

En esa misma línea, los presidentes de seccionales coloradas de Central acusaron como instigadores de la violencia a los periodistas Óscar Acosta, Menchi Barriocanal y Santiago González, del canal Telefuturo, quienes en sus programas sostienen posturas críticas contra la enmienda. De este modo, los dirigentes colorados estimularon irresponsablemente a que los partidarios del oficialismo y del luguismo profieran ataques y amenazas contra los comunicadores.

En el sentido contrario, personas que se identifican como opositoras a la enmienda protagonizaron actos de repudio contra periodistas de medios del Grupo Cartes, durante sus coberturas en lugares de hechos noticiosos, y a través de los redes sociales incluso amenazaron con ir a incendiar el edificio donde funciona una de las empresas periodísticas.

Hay que parar la mano con las agresiones y con las actitudes violentas. Debemos buscar superar entre todos este deteriorado clima que lleva a la estéril pelea entre amigos, compañeros, vecinos y parientes. Sin renunciar a las convicciones de cada uno, hay que reivindicar el derecho de manifestarse y movilizarse en forma libre y civilizada, con todas las garantías constitucionales, sin caer en provocaciones que solo causan mayor división y enfrentamientos.

Y por sobre todo, no hay que olvidar que los principales responsables de haber generado este clima hostil son las autoridades y los políticos que insisten con mantenerse en el poder, atropellando la institucionalidad democrática. Son los primeros que deben reflexionar y corregir sus acciones para devolver la tranquilidad a la población.

Última Hora