México: nueva marcha exige justicia por el asesinato de periodistas

Periodistas se manifestaron este domingo en las capitales de los estados de San Luis Potosí y de Guanajuato para repudiar el asesinato de Miroslava Breach Velducea, corresponsal de La Jornada en Chihuahua y colaboradora del diario Norte de Ciudad Juárez –que ayer dejó de publicarse en papel por no tener garantías para que sus comunicadores realicen su trabajo informativo–, exigir justicia a las autoridades y que pongan un alto a las agresiones contra los integrantes del gremio.

Los comunicadores potosinos, entre ellos Julio Hernández López, director de La Jornada San Luis y autor de la columna Astillero; Ricardo Solache y Sergio Marín, del diario El Pulso, y reporteros de La Jornada San Luis mostraron en la Plaza de Armas fotos y carteles en demanda de justicia para su colega asesinada.

Hernández López exigió a las autoridades que ‘‘se dejen de simulaciones’’ y vayan más allá del discurso sobre el tema protección a los periodistas, que se decidan a revisar dichos mecanismos y que se castigue a los autores intelectuales y materiales de crímenes contra periodistas. De acuerdo con Julio Hernández, en San Luis Potosí se amenaza al ejercicio periodístico, no de manera directa, pero sí por medio de los amagos de unas autoridades y de la indolencia de otras.

Agregó que en todo México hay una crisis del ejercicio periodístico e incluso este domingo cerró la edición impresa del periódico Norte de Ciudad Juárez, por amenazas y ataques. Por ello, exigió a las autoridades que ‘‘se dejen de simulaciones’’.

De su lado, reporteros, activistas y ciudadanos se manifestaron en las escalinatas del Teatro Juárez, de la capital de Guanajuato, donde exigieron ‘‘¡justicia!’’ y ‘‘¡ni uno más!’’, en alusión a los asesinatos de comunicadores.

En ese acto, la reportera Karla Silva Guerrero pidió poner un ‘‘alto a la cacería de periodistas”. La comunicadora fue agredida en septiembre de 2014 en la oficina de El Heraldo, en León, por tres hombres contratados por el alcalde priísta de Silao (2012-2015) Enrique Benjamín Solís Arzola, hoy sujeto a proceso.

La Jornada


Reporteros Sin Fronteras pide a gobierno mexicano “medidas firmes” contra violencia a periodistas

La organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) demandó al gobierno de Enrique Peña Nieto tomar “medidas firmes” para frenar la “mortífera espiral” de violencia contra los periodistas en el país.

Además, llamó al Mecanismo para la protección de periodistas y defensores de los derechos humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob) a reforzar las medidas de seguridad para quienes están inscritos.

Y es que, al estallido de ejecuciones de periodistas registrado en marzo –Miroslava Breach, el día 23 en Chihuahua; Cecilio Pineda Birto, el 2 en Guerrero; y Ricardo Monlui, el 19 en Veracruz–, la organización sumó los intentos de asesinato de Armando Arrieta Granados, también en Veracruz y Julio Omar Gómez Sánchez, Baja California Sur.

En un comunicado, RSF denunció que el pasado martes 28, hombres armados irrumpieron en el domicilio del periodista independiente Gómez Sánchez, en la ciudad de Cabo San Lucas. Y aunque él y su familia salieron ilesos, el escolta que los protegía murió al enfrentarse a los agresores.

Según la organización, el reportero contaba con las medidas de protección del Mecanismo para la protección de periodistas y defensores de los derechos humanos de la Secretaría de Gobernación, desde diciembre 2016, cuando unos desconocidos incendiaron su vivienda de forma intencionada.

Tras diversos ataques, en ese año Gómez Sánchez abandonó sus actividades periodísticas en el portal informativo 911 Noticias, en el difundía información sobre los abusos de las autoridades locales, la corrupción y el narcotráfico. De acuerdo con información de autoridades federales, también se fue temporalmente de la región para ponerse a salvo.

Ante ello, RSF solicitó “de nuevo a los responsables del Mecanismo para la protección de periodistas que refuercen lo antes posible las medidas de seguridad con que cuenta Gómez Sánchez”, según dijo Emmanuel Colombié, responsable de la Oficina de América Latina de dicha organización.

RSF también mencionó la situación de Armando Arrieta Granados, redactor jefe del diario La Opinión de Poza Rica, Veracruz, quien el pasado 29 de marzo fue víctima de un intento de asesinato. Los hechos ocurrieron cuando éste salía de su casa rumbo al trabajo y hombres armados le dispararon. El periodista permanece hospitalizado bajo un diagnóstico de gravedad.

Según la organización, en abril de 2005, el director de este diario, Raúl Gibb Guerrero, fue asesinado frente a su domicilio. Es uno de los 20 periodistas acribillados en Veracruz desde el año 2000.

Emmanuel Colombié aseguró que “el ambiente de terror en el que se encuentran sumergidos los periodistas mexicanos no puede perdurar”.

Agregó que “el crimen organizado y la corrupción hacen imposible el trabajo informativo y condenan a los periodistas a la censura y al silencio. Es responsabilidad de las autoridades federales encontrar una solución duradera a este problema y reforzar los mecanismos de protección que ya existen, así como recordar el papel fundamental que tiene la prensa en un país democrático”.

En la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF, México ocupa el lugar 149, entre 180 países. En su informe “Veracruz: los periodistas frente al Estado de miedo” –publicado el pasado 2 de febrero–, RSF muestra las dificultades que enfrentan quienes ejercen el periodismo en México y hace recomendaciones a las autoridades federales y locales para acabar con esta espiral de violencia.

Proceso