México: reprimen a padres de Ayotzinapa a 31 meses de la desaparición de los normalistas

Contexto Nodal
En la noche del 26 de septiembre de 2014, policías federales y municipales de Iguala, estado de Guerrero, atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se dirigían en autobuses a la capital mexicana a conmemorar la masacre de Tlatelolco en 1968. El saldo de la represión fue de seis personas asesinadas y 43 estudiantes desaparecidos. Sin avances en la investigación, sus familiares siguen reclamando justicia y denunciando la responsabilidad del Estado.

La PF reprime con gas lacrimógeno a padres de normalistas de Ayotzinapa

Elementos de la Policía Federal (PF) que resguardan la seguridad en torno a la Secretaría de Gobernación lanzaron gases lacrimógenos en contra de padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, que pretendían realizar un mitin en la dependencia y buscaban un diálogo con el titular de la dependencia, Miguel Ángel Osorio Chong.

Los tres cartuchos lanzados por los policías provocaron el repliegue del grupo de más de medio centenar de personas, entre padres de familia, estudiantes, integrantes de organizaciones solidarias y representantes de los medios de comunicación, que sufrieron los efectos del gas.

Fue sobre la avenida Bucareli, poco antes de llegar al Reloj Chino, donde los agentes establecieron una línea de vallas metálica de casi tres metros de altura para impedir el paso a los manifestantes.

Tras su llegada al lugar, poco antes de las 11 horas, Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los normalistas, solicitó a los mandos policiacos una audiencia para que una comisión fuera recibida, de ser posible, por el secretario Osorio Chong.

Pasados casi 40 minutos y sin respuesta a su solicitud de audiencia, los padres y un grupo de estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa empezaron a golpear con piedras la valla metálica.

Por una pequeña rendija de la valla, uno de los policías roció con gas en spray el rostro de varios padres que estaban cerca.

Esta acción enardeció a los manifestantes, y un grupo de ellos, con el rostro cubierto, empezó a lanzar piedras al lado donde estaban los policías, y posteriormente arrojaron cuatro enormes cohetones, cuyo ruido retumbó a varias cuadras del lugar.

La policía respondió con el envío de tres bombas de gas –una de ellas devuelta a los elementos por los estudiantes–, que provocaron el repliegue de los presentes una cuadra atrás, hasta el cruce de Bucareli y Morelos, en medio del pánico y los agresivos efectos del gas en la piel, el rostro y vías respiratorias. Eran ya las 12 del día.

Padres de los normalistas y estudiantes muestran las bombas de gas lacrimógeno que les fueron lanzadas para dispersarlosFoto Alfredo Domínguez
De esta represión hay un saldo de cinco padres de familia que resultaron lesionados por los efectos del gas lacrimógeno. Ellos fueron agredidos con los gases a escasos centímetros de su rostro, lo que provocó lesiones que ponen en riesgo la vista y otros órganos del cuerpo, de acuerdo con los primeros reportes médicos, según reportaron los manifestantes en un comunicado emitido un par de horas después.

Decisiones políticas

Posteriormente, los padres y estudiantes cerraron la circulación vehicular para realizar un mitin. Ahí, Vidulfo Rosales responsabilizó al secretario Osorio Chong y a su dependencia de tomar las decisiones políticas para no avanzar en las investigaciones del caso Iguala, y de estar más preocupado en su campaña política rumbo a las elecciones presidenciales de 2018 que en dar con el paradero de los normalistas.

Finalmente, casi a las 13:30 horas el contingente regresó en una marcha al campamento que mantiene desde la semana pasada frente a la Procuraduría General de la República, en Paseo de la Reforma.

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum, reprobó la acción policiaca y dijo que el uso excesivo de la fuerza en la manifestación por agentes del Estado es una clara violación de los estándares internacionales de derechos humanos y es una afrenta más a las familias y compañeros de los estudiantes, en un caso que no ha sido debidamente investigado por las autoridades mexicanas.

La Jornada


Con la represión en Segob y Tixtla, gobierno demuestra urgencia de cerrar caso Ayotzinapa: padres y compañeros de los 43 normalistas

Las madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos fueron agredidos con gases lacrimógenos este 25 de abril por la policía federal al intentar acercarse a la Secretaría de Gobernación, rodeada por inmensas e impenetrables vallas, después de esperar por más de una hora, respuesta a su petición de ser recibidos.

En un comunicado denuncian que de la agresión resultaron cinco padres de familia lesionados por los efectos del gas lacrimógeno, mismo que les fue arrojado muy cerca de sus rostros, violando todos los protocolos y lo que provocó fuertes daños a su cuerpo.

Casi de manera simultánea, al difundir la agresión sufrida por los padres y madres de sus compañeros desaparecidos, estudiantes normalistas que regresaban de Chilpancingo hacia la Escuela Normal, fueron encapsulados y reprimidos por la policía estatal en el crucero que va al municipio Mártir de Cuilapan, muy cerca del acceso a la Normal.

Al retirarse de la SEGOB, los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos hace 2 años y medio, se detuvieron en el antimonumento +43 donde realizaron un bloqueo rodeados por vallas de los usuarios de la energía eléctrica, quienes luego los escoltaron hasta el plantón por 43 enfrente de la PGR.

foto: Shaggy Payares

Aquí el texto del comunicado emitido por el Comité de Padres y Madres de los 43 normalistas y por el Comité de estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa:

Ciudad de México, a 25 de abril de 2017.-

A un día de cumplirse 31 meses de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal rural Raúl “Isidro Burgos”de Ayotzinapa, padres y madres de los estudiantes desaparecidos fueron desalojados violentamente con bombas de gases lacrimógenos de las instalaciones de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en la ciudad de México, cuando solicitaban una reunión con el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

A las once del día estaba programado un mitin frente a la Secretaría de Gobernación como parte de la jornada de lucha que emprendieron los padres de familia por la presentación con vida de sus hijos, iniciada el día 20 de los corrientes con un plantón indefinido frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) ubicada en el paseo de la Reforma de la Ciudad de México.

Al iniciar el mitin un grupo de padres de familia se acercó a la valla y solicitó a los mandos de la Policía Federal que una comisión fuera recibida por el Secretario de Gobernación, estos respondieron que procesarían la solicitud. Luego de más de una hora sin respuesta los padres de los 43 empezaron a presionar tocando y golpeando simbólicamente la valla metálica, ante esto la Policía Federal respondió de inmediato lanzando bombas de gas lacrimógeno, que obligó a un repliegue.

De esta represión hay un saldo de 5 padres de familia que resultaron lesionados por los efectos del gas lacrimógeno. Estos padres fueron agredidos con los gases a escasos centímetros de su rostro lo que provocó lesiones que ponen en riesgo la vista y otros órganos del cuerpo de acuerdo a los primeros reportes médicos. Cabe destacar que esta forma de proceder con el lanzamiento de esta substancia violó los protocolos de uso de la fuerza.

Asimismo, denunciamos y reprobamos la agresión que sufrieron los estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa en Tixtla, Guerrero, por elementos de la Policía Estatal, cuando regresaban de difundir información de la agresión que sufrieron los padres de familia en la Ciudad de México. Los hechos de represión ocurrieron cuando los estudiantes de la Normal Rural regresaban de Chilpancingo. Fueron encapsulados y agredidos en la gasolinera que se ubica en el crucero que va al municipio de Mártir de Cuilapan, a unos metros de su escuela. Estas agresiones evidencian la intención de este gobierno priísta de crear las condiciones para cerrar el caso. Muestra su falta de voluntad política para esclarecer el caso y a un gobierno insensible que no le interesa la verdad y la justicia,  que pretende acallar la exigencia de los padres con la represión.

Los padres de familia expresan su compromiso inclaudicable de seguir luchando y exigiendo la presentación con vida de sus hijos. Los actos de represión no inhibirán los deseos de encontrar a los 43, por tal razón el plantón indefinido continuará hasta tener resultados concretos en la investigación.

Por todo lo anterior las madres y padres de familia exigimos:

– La presentación con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa,

– Avanzar en las líneas de investigación que recomendó el GIEI, particularmente las que tienen que ver con abrir una investigación contra elementos del Ejército Mexicano del 27 Batallón de Infantería,

– Cese a la represión y criminalización contra los padres y madres de familia de los 43 y estudiantes de Ayotzinapa.

ATENTAMENTE

¡PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

Comité de Padres de los 43 Normalistas de Ayotzinapa

¡POR LA LIBERACIÓN DE LA JUVENTUD Y LA CLASE EXPLOTADA, VENCEREMOS!

Comité de estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa

Desinformémonos


Cae presunto implicado en el caso de Ayotzinapa

Durante un operativo en el que participaron policías estatales y municipales fueron detenidos dos sujetos que portaban armas de uso exclusivo para el Ejército Mexicano.

De acuerdo a las primeras versiones, la detención se realizó la noche del lunes sobre la carretera 300, San Juan del Río-Amealco, cerca de la comunidad de Santa Lucía, municipio de Amealco.

Ambos sujetos fueron trasladados a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado en San Juan del Río y ayer por la mañana fueron llevados a la delegación de la PGR en la capital del estado, donde rindieron declaración.

Al parecer uno de los detenidos es Walter Alonso de Loyola Tomas alias “el Medusa”, implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en Guerrero, pues cuando ocurrieron esos sucesos pertenecía a la organización criminal de Guerreros Unidos.

Al respecto, el secretario de Seguridad Ciudadana, Juan Marcos Granados Torres señaló que después de la revisión se detectó que portaban armas de uso exclusivo del Ejército Mexicano por lo que se procedió a su identificación y detención.

“Cuando se hace la investigación a fondo tanto de la procedencia de las armas así como de sus identificaciones a uno de estos sujetos […] se localizó que tenía un registro de un antecedente penal por las autoridades de la federación (PGR) por delincuencia organizada en el estado de Guerrero”.

Los detenidos fueron trasladados a la delegación de la PGR en la capital del estado en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

Debate