Panamá: después de once años, la Justicia dicta sentencia por caso de envenenamiento masivo

Once años transcurrieron para que la justicia dictara sentencia a los once imputados en el caso del envenenamiento masivo con el jarabe mezclado con dietilenglicol en centros hospitalarios de la Caja de Seguro Social (CSS).

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia revocó el fallo del Segundo Tribunal de Justicia, y en su lugar condenó a 18 meses de prisión al exdirector de la CSS René Luciani, por su responsabilidad en el caso de intoxicación masiva con un jarabe para la tos.

Otros implicados en este caso, Ignacio Torres Echeverría, Linda Joan Thomas Martín (exjefa de Laboratorio) y Pablo Narciso Solís González (exdirector de Farmacia y Drogas), recibieron la misma condena que Luciani, al considerárseles autores en este proceso.

Teófilo Gateno Hafeitz (directivo de Medicom, empresa suplidora) fue sentenciado a cinco años de cárcel por ser cómplice primario.

Éste ha sido considerado como el peor caso de intoxicación por dietilenglicol en el mundo, según expertos en materia de salud.

Originalmente, todas estas personas habían sido absueltas por el Segundo Tribunal en base a supuestas deficiencias en los procesos de compra de la materia prima, su introducción y análisis final.

En el caso de Ángel Ariel De La Cruz, Edward Enrique Taylor Jurado y Miguel Antonio Algandona De León, la Sala Penal los condenó a quince años de cárcel e inhabilitación para ejercer funciones públicas por igual término, todos funcionarios de Farmacia y Drogas de la CSS.

A Nereida Isabel Quintero Ortiz de Velasco y Marta Cristell Sánchez Bustamante de Castillo, también de la institución, se les confirmó la sentencia de doce meses de prisión e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas por el mismo término.

Se ordenó la inmediata detención de los condenados, los cuales deberán ser puestos a órdenes de la Dirección General del Sistema Penitenciario.

El dirigente Gabriel Pascual, presidente del Comité de Familiares por el Derecho a la Salud y a la Vida (Cofadesavi) , expresó que la condena para Luciani, Solís, Thomas y Torres, debieron ser superior a los 18 meses. Considera que debió haber una pena máxima por su responsabilidad en el envenenamiento masivo de los asegurados de la CSS.

Los miembros del Cofadesavi han mantenido una lucha desde el 2006 para que se les haga justicia a los fallecidos y los sobrevivientes del envenenamiento.

LOS HECHOS

El origen de este caso se remonta al mes de octubre de 2003, cuando la empresa Medicom, S.A. importó glicerina pura calidad USP para consumo humano, para suministrar a la CSS. Este producto fue utilizado para la elaboración de medicinas como jarabe expectorante sin azúcar y difenhidramina, entre otros, por el Laboratorio de Producción de Medicamentos de la institución, tres años más tarde se comprobó que su contenido no era el requerido contractualmente, sino un compuesto con un considerable porcentaje de la sustancia conocida como dietilenglicol y cuya utilización a gran escala generó un envenenamiento masivo en la población de pacientes y usuarios consumidores de estos productos, generando la muerte de algunos, la primera registrada y conocida el 2 de agosto de 2006.

La cifra total de fallecidos y afectados por el consumo de los medicamentos afectados varía de acuerdo entre el Cofadesavi y las autoridades.

Hasta el momento, las autoridades han reconocido 170 muertes y más de 1,300 afectados, aunque los familiares alegan que la cifra puede ser ocho veces mayor.

Mientras que el Gobierno chino condenó a muerte a Zheng Xiaoyu en julio del 2007, por ser el responsable de la Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos de China, por aceptar sobornos a cambio de la concesión de licencias farmacéuticas. China importó a España la glicerina que después fue comprada por Medicom, S.A., que abasteció a la CSS con el producto nocivo.

La Estrella