El presidente electo Lenín Moreno mantiene un encuentro con 400 empresarios

Presidente electo y empresarios se comprometen a trabajar juntos por el desarrollo productivo de Ecuador

El presidente electo de Ecuador, Lenín Moreno, mantuvo este miércoles un conversatorio con más de 400 pequeños, medianos y grandes empresarios del país, a quienes invitó a trabajar juntos en la construcción de políticas público-privadas para el fomento del empleo, inversión y desarrollo productivo durante su gobierno de cuatro años que inicia el 24 de mayo próximo.

“Vamos a escuchar, comprender e incluir a todos los sectores”, expresó el mandatario electo ante el nutrido grupo de empresarios que se concentró en un hotel de esta ciudad portuaria, a quienes les explicó en líneas generales su propuesta de gobierno en la que serán puntales la construcción, el turismo, la agroindustria, entre otros ejes del desarrollo productivo.

Moreno anunció que como muestra de apertura al diálogo uno de los primeros actos será conformar consejos consultivos públicos y privados que serán la vía para canalizar las propuestas en materia tributaria y productiva.

Los nombres de los integrantes saldrán justamente de ternas que propongan los sectores empresariales. “No quiero hacer nada para ustedes, sin ustedes”, afirmó, en medio del aplauso de los presentes.

Reiteró que no es partidario de reducción drástica de tributos como lo propusieron candidatos de la oposición en la reciente contienda electoral, porque aquello provocaría afectaciones al erario nacional y se mostró más bien cauto al indicar que se pueden analizar unas revisiones “escalonadas” en los temas tributarios.

En ese contexto, aseguró que el 24 de mayo como uno de sus primeros actos de su gobierno será volver al IVA al 12% que se incrementó dos puntos durante el último año para atender con un financiamiento adecuado las tareas de reconstrucción y reactivación productiva en las provincias de Manabí y Esmeraldas, las más golpeadas por el terremoto del 16 de abril de 2016.

El presidente entrante destacó que -tal como lo propuso en la reciente campaña electoral- mantendrá la dolarización, porque ese sistema es el que prefieren los ecuatorianos y eso les brinda seguridad para sus inversiones y ahorros, pero pidió a todos su contribución para fortalecer este sistema monetario, vigente en esta nación suramericana desde el año 2000.

Moreno señaló que antes de la última década en que el país estaba destruido y desinstitucionalizado, ahora Ecuador presenta las condiciones habilitantes para el desarrollo como vialidad, infraestructura, telecomunicaciones, hidroeléctricas, puertos, aeropuertos, conectividad, talento humano, entre otros aspectos en los que ha trabajado el gobierno del presidente Rafael Correa.

“El compromiso de generar empleo y riqueza debe ser el objetivo final”, señaló el ganador del balotaje del pasado 2 de abril ante el candidato de la derecha, el banquero Guillermo Lasso.

Aumentar las exportaciones en cantidad y calidad, será otro de los objetivos de su gobierno, agregó, para lo cual los empresarios tendrán las facilidades para generar valor agregado a sus productos. “Si los empresarios ganan, ganamos todos. Hay que vestir de mantel largo la relación del gobierno y la empresa privada”, insistió.

También habló de que se crearán las condiciones para que los ecuatorianos puedan retornar sus capitales e invertirlos en el país en un marco de fortalecimiento de las alianzas público-privadas.

Finalmente llamó a creer en el país y a desterrar los miedos infundados de que es un país con un alto peso de la deuda, la cual dijo llega al 27% del PIB cuando hay otros países, entre ellos del primer mundo, que superan con creces ese porcentaje. “Somos uno de los países menos endeudados del mundo”, garantizó.

De su parte, Pablo Campana, promotor del colectivo de empresarios ‘Proponle’, invitó a sumar con propuestas al gobierno entrante para la consecución de los grandes objetivos nacionales”.

Es hora de dejar a un lado la división y optar por la unión”, destacó el empresario inmobiliario, al señalar que uno de los compromisos debe ser insertar a los jóvenes en el sector productivo.

Destacó que Moreno ha mostrado “liderazgo, apertura y humildad” para aceptar las recomendaciones del sector empresarial que genera, indicó, el 90% del empleo a nivel nacional.

Enrique Ponce, representante del sector turístico, expresó su confianza en el cumplimiento de las metas mediante un trabajo conjunto entre el Estado y la empresa privada. “Es hora de decir vamos de la mano y adelante”, puntualizó.

Andes


Guillermo Lasso presenta este miércoles la impugnación ante el CNE

Uno de los frentes de acción de la alianza Creo-SUMA recibió un golpe este martes 11 de abril del 2017. Los simpatizantes que estaban en carpas y alrededor de una tarima frente a la matriz del Consejo Nacional Electoral, en Quito, fueron desalojados.

Ese había sido el fortín de la protesta de la oposición, desde el pasado 2 de abril, cuando se desarrollaron los comicios para elegir Presidente y Vicepresidente de la República. Se había convertido en una tribuna abierta para que políticos, colectivos, representantes de gremios y ciudadanos se expresaran en contra del Gobierno.

También, para sostener, en las calles, el mensaje del supuesto fraude electoral. Pero la Policía sorprendió a los simpatizantes durante la madrugada de ayer y habilitó la circulación en la avenida 6 de Diciembre, en el norte de Quito. La cabeza más visible de las manifestaciones y el vicepresidenciable de Creo-SUMA, Andrés Páez, no apareció en el sitio.

A través de un mensaje de voz advirtió ayer que temía ser privado de su libertad si se muestra públicamente. Pero también envió por redes sociales un pedido a sus seguidores, para recuperar la movilización de la oposición.

Se convocó a una nueva manifestación por la tarde. Hasta la 17:00 la concurrencia aumentó en los alrededores, con banderas del Ecuador. El paso no se interrumpió. Unos 60 policías se encontraban en el sitio con la disposición de evitar disturbios o la interrupción del transporte. Igualmente el CNE estuvo custodiado por policías antimotines, incluso llevaron canes.

La intención era impedir que la gente ocupe la calle. “Seguiremos agrupándonos, la ciudadanía continúa convocándose hasta este sector, porque no nos vamos a dejar vencer”, señaló Carmen Moncayo, una de las manifestantes. De forma paralela también se solicitó a las personas que se manifiesten de forma pacífica en el Puerto Principal. La convocatoria se hizo para las 16:00 en los alrededores de la delegación provincial del Consejo Nacional Electoral.

La alianza Creo-SUMA confirmó que este miércoles 12 de abril en la tarde tiene previsto presentar la impugnación a los resultados de los comicios de la segunda vuelta. Esto, luego de que la Secretaría del CNE cumplió con la notificación oficial del escrutinio la noche del lunes, alrededor de las 22:00, por lo que tienen un plazo de 48 horas para presentar su impugnación.

A las 17:00 en los exteriores del CNE está prevista una concentración a la que se invitó a la militancia para “exigir” el recuento del 100% de los votos. Guillermo Lasso tiene previsto asistir a ese acto y luego entregará la impugnación a la autoridad electoral.

El postulante no ha participado en actos públicos desde el viernes en la noche, cuando improvisó una rueda de prensa en su domicilio, en la vía Samborondón, para referirse a los allanamientos a varias firmas privadas dentro de un caso que indaga la Fiscalía.

La denuncia fue presentada por el oficialismo alertando de un supuesto ‘complot’ para favorecer a Guillermo Lasso, con estudios electorales que fueron difundidos en la primera y en la segunda vueltas.

Quien sí se pronunció ayer en torno al desalojo de sus simpatizantes en Quito fue el director nacional de Creo, César Monge. En un comunicado publicó: “esta acción del régimen abusivo de Correa, Moreno y Glas es otra demostración de la prepotencia que pretende permanecer en el poder a la fuerza”.

Esa vigilia, agregó, no estaba atentando contra la seguridad de los quiteños ni pretendía hacerlo, pues se enmarcó dentro del derecho constitucional a la resistencia pacífica. Según Monge, “no hay nada nuevo en este despliegue de abuso oficialista”, plasmado en la persecución contra “medios de comunicación, encuestadores, periodistas, ONG y ciudadanos en general”.

Desde la semana pasada el postulante decidió dejar la estrategia ante el CNE al director nacional de Creo y a su equipo de abogados. En tanto, ayer el gobernador del Guayas, Luis Monge Espinel, advirtió que quienes alteren el orden público serán sancionados según el Código Orgánico Integral Penal.

De acuerdo con un comunicado, el ECU 911 y la Policía han recibido llamadas de quejas denunciando los incidentes protagonizados, supuestamente por simpatizantes de la alianza Creo-SUMA. “Esos incidentes ocasionaron problemas como desvíos y paralizaciones de recorridos de ambulancias, molestias en las labores del Cuerpo de Bomberos”.

Mientras, el lunes pasado la mayoría de los 34 asambleístas electos de Creo-SUMA se reunió en Quito. Ahí se analizó la estrategia legislativa para la nueva Asamblea Nacional, a partir del 14 de mayo. Y están esperando que antes de fin de mes, el CNE les entregue las credenciales de asambleístas y comenzar con las reuniones preparatorias para la sesión de instalación.

En contexto La Secretaría del Consejo Nacional Electoral (CNE) notificó los resultados nacionales la noche del lunes a las organizaciones Creo-SUMA y Alianza País. Ambas tienen 48 horas para presentar sus impugnaciones. Guillermo Lasso lo hace hoy a las 17:00.

El Comercio


Ecuador es el primer país del mundo en elegir a un presidente que públicamente usa silla de ruedas

Lenín Moreno, el presidente electo de Ecuador, ha dicho que ser parapléjico es una bendición. La gente que camina, explicó hace unos años, tiene la mirada entrenada para ver arriba y adelante. “Estar en una silla de ruedas hace ver hacia abajo”, dijo en 2012, cuando era vicepresidente, durante una visita al Banco Mundial.

“Eso es lo que aprendí: que hay otra vida, otra existencia, otros seres humanos que necesitan mucho de nosotros. Para mí, esta fue una experiencia nueva que le agradezco a Dios”. Cuando asuma el cargo el mes próximo, Moreno será el único jefe de Estado que necesita una silla de ruedas para moverse. Eso lo pondrá entre los más poderosos y visibles defensores de las personas con discapacidad y posicionará a Ecuador para continuar dando el ejemplo sobre un asunto de derechos humanos que ha quedado rezagado en términos de prioridades globales.

Hay razones para poner en duda si Moreno, que ganó una cerrada segunda vuelta el 2 de abril, será un buen presidente. La manera en la que se dirigió a los periodistas durante su primera conferencia de prensa no es un buen augurio para la libertad de prensa en Ecuador. Se trata de un derecho que fue profundamente erosionado durante los diez años en el poder del presidente Rafael Correa, que en 2006 ganó sus primeras elecciones con Moreno como compañero de fórmula.

Los críticos también temen que el presidente entrante pueda proteger a antiguos funcionarios gubernamentales de acusaciones por sospechas de corrupción. Sin embargo, en términos de derechos de las personas con discapacidad, Moreno ha hablado apasionadamente y puede hacer mucho para que el mundo sea más navegable para todos. Cuando Moreno llegó a la escena política de su país, no siempre se le tomaba en serio.

Un cable diplomático de Estados Unidos en 2006 sobre las elecciones presidenciales en Ecuador tenía como título: “Correa elige a un compañero de fórmula desconocido”, y lo describía en tono burlón. Moreno, apuntaba el cable, era un “conferenciante motivacional y promotor de ‘terapia de la risa’ para las personas con discapacidad”.

El mensaje diplomático, incluido en el conjunto de información revelada por WikiLeaks, añadía que otro defensor de los discapacitados le había contado al personal de la embajada que Correa también le había ofrecido el puesto de vicepresidente porque “estaba claramente determinado a escoger a alguien de ese sector”.

No se consideraba a Moreno un vicepresidente con mucha influencia sobre Correa, un economista de izquierda que alineó a Ecuador con otros gobiernos socialistas de América Latina. Sin embargo, su sentido del humor, su tendencia a ponerse a cantar en eventos políticos y su liderazgo en iniciativas de servicios sociales para las comunidades marginadas lo volvieron popular entre los ecuatorianos.

Una de sus prioridades fue realizar un censo detallado de la población con discapacidades en Ecuador. “Cuando comenzamos con este asunto hace diez años, teníamos tres preguntas básicas”, dijo en una entrevista Xavier Torres, el presidente del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades.

“Dónde están, cómo están y qué necesitan”. Las conclusiones fueron aterradoras, dijo Moreno a la Asamblea General de las Naciones Unidas en un discurso de 2010. “Ni de lejos nos imaginamos lo que íbamos a encontrar: seres humanos abandonados en huecos en la tierra, en jaulas, con el silencio como compañía y la muerte como única esperanza”.

Durante la década pasada, el Gobierno incrementó los fondos para hacer accesibles las instalaciones públicas y brindarles sillas de ruedas, prótesis y cuidadores a las personas. También ha promovido a Ecuador como un destino turístico hospitalario para las personas con discapacidad física.

Antes de que Correa asumiera el cargo, dijo Torres, Ecuador gastaba 900.000 dólares en iniciativas de apoyo a las discapacidades; ahora les asigna cerca de 200 millones de dólares al año. En 2008, Ecuador aprobó una nueva constitución que, a instancias de Moreno, garantiza derechos sustanciales para las personas con discapacidad en las escuelas, los lugares de trabajo y el hogar.

Convirtió en delito “cualquier forma de abuso, trato inhumano o degradante y discriminación por motivos de discapacidad”. Ese año, Ecuador se convirtió en el vigésimo país en ratificar la convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de la ONU y llevó al pacto más allá del umbral requerido para entrar en vigor.

En 2013, Moreno dejó el gobierno y se convirtió en el enviado especial sobre Discapacidad y Accesibilidad del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Usó ese papel para amonestar a los diplomáticos del mundo por no hacer que los derechos para las personas con discapacidad sean una prioridad. “Las personas con discapacidad deben ser militantes activos en la gran tarea de romper definitivamente las barreras de la exclusión y la inequidad”, dijo en un discurso de 2015 en Nueva York.

La idea de ver a Moreno en el palacio presidencial es motivo de dicha para los ecuatorianos con discapacidades, dijo Torres, quien también usa silla de ruedas. “Esto marca un hito en la región”, afirmó. “Esos tiempos en los que se referían a nosotros con lástima se acabaron”.

El Telégrafo