Argentina: Recorte presupuestario y desmantelamiento en Ciencia y Técnica – Mariela Cuadro* y Gabriela Zunino*

Una de las características de la política científica de los últimos 12 años en Argentina fue el fortalecimiento del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) a través de una inversión sostenida que se evidenció en un significativo crecimiento de la planta de becarios e investigadores del organismo. El CONICET es una institución central del sistema científico del país: abarca todas las disciplinas científicas y congrega becarios doctorales, post-doctorales e investigadores de planta con dedicación exclusiva.

Dada la importancia que había cobrado la ciencia argentina en la escena nacional, durante su campaña el actual presidente Mauricio Macri se comprometió a aumentar el presupuesto dedicado a ciencia y técnica, hasta alcanzar un 1.5% del PBI. Esa promesa electoral fue incumplida: el primer Presupuesto Nacional del gobierno implicó una disminución de la inversión para el sector que pasó del 0.72% del Presupuesto Nacional  al 0.59%.

Los efectos de esta desinversión se sintieron prontamente en el CONICET. El Plan Argentina Innovadora 2020 –  todavía vigente y producto de la gestión del aún hoy ministro de ciencia, Dr. Lino Barañao- postula la necesidad de aumentar la planta de investigadores en un 10% por año. Así, la cifra de ingresantes a la Carrera de Investigador Científico del CONICET (CIC) fue de 657 en 2013, de 746 en 2014 y de 830 en 2015 (de acuerdo a datos oficiales y sin contar a los científicos repatriados). En la convocatoria a la CIC 2016 la cantidad de ingresantes cayó de manera drástica a sólo 425, implicando un recorte del 60%. Así, la desinversión en el CONICET impactó inmediatamente en las vidas de 500 doctores/as.

El significativo ajuste llevó a la comunidad científica argentina a movilizarse; y luego de 5 días de toma del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT), el 23 de diciembre de 2016 se firmó un Acta Acuerdo entre el MinCyT, CONICET, las organizaciones gremiales implicadas y los afectados directos.

El Acta Acuerdo consta de 5 puntos: 1. Prórroga de beca post-doctoral hasta diciembre 2017; 2. Otorgamiento de becas a los recomendados que no formaban parte de CONICET; 3. Compromiso de incorporación de los 500 afectados al CONICET y otros organismos públicos de investigación respetando sus lugares de trabajo y líneas de investigación, y garantizando condiciones laborales y salariales análogas a las de la CIC CONICET; 4. Creación de una Comisión Mixta de Seguimiento para monitorear los avances del proceso; 5. Levantamiento de la toma del Ministerio. Las organizaciones gremiales y los afectados cumplimos este último punto inmediatamente después de ser firmada el Acta Acuerdo. Pasados 5 meses, el Gobierno, en cambio, no ha cumplido con los puntos que son de su competencia.

Horas antes de la tercera Mesa de seguimiento que tuvo lugar el jueves último, la prensa oficial y oficialista dio a conocer un supuesto acuerdo entre el MinCyT y el Ministerio de Educación, a través del cual se habrían creado 410 cargos en Universidades Nacionales para absorber a los científicos afectados. En la reunión no sólo no se respaldó la noticia con ninguna documentación, sino que se dejó claro que el supuesto acuerdo violaría en su totalidad el punto 3 del Acta Acuerdo. En efecto, no respetaría lugares de trabajo ni líneas de investigación de los afectados, y menos aún condiciones laborales y salariales análogas a las de la CIC.

Ante estas novedades, y frente a la continua desinformación y confusión generadas por el gobierno y los medios de comunicación hegemónicos, los científicos expulsados y las organizaciones que nos acompañan decidimos continuar en estado de movilización exigiendo nuestra incorporación al sistema científico nacional.

* Miembros de la Red Federal de Afectados. @afectadosconi, web: redfederalafectadosconicet.net