Cancilleres de la OEA se reúnen para discutir la situación en Venezuela

251

Rechazan reunión de consulta de la OEA: “Es ilícita y busca desacreditar a Venezuela”

Nancy Mastronardi.- Una vez iniciada, este miércoles,  la reunión de consulta de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, dijo que la convocatoria de esta reunión de ministros de Relaciones Exteriores  “es ilícita e inamistosa con el Gobierno de Venezuela, subvierte el orden institucional de este organismo y sus Estados miembros.

Después de varias interrupciones por “fallas técnicas”, Moncada llamó al organismo internacional a respetar la soberanía de Venezuela y a no interferir en los asuntos internos de la nación bolivariana. Nicaragua está a favor del diálogo entre los venezolanos para resolver la crisis.

Por su parte, el  canciller de Bolivia en la OEA, Fernando Huanacuni,  aseveró que el secretario del organismo, Luis Almagro,  “no puede seguir incitando al odio y a la violencia (…) Abandonó su función de secretario de la OEA, convirtiéndose en un actor político”.

Agregó: “Es tiempo de tomar decisiones certeras que le den credibilidad a la institución. Las acciones de Almagro han provocado violencia en Venezuela”.

México y Argentina

Por otra parte, el ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray, dijo que la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela empeora la situación del país. Reconoció que México enfrenta problemas de pobreza, tráfico de drogas y de crimen organizado, pero dijo que está a la orden para contribuir con la paz de la nación bolivariana.

La canciller Susana Malcorra (Argentina), quien renunció a su cargo el pasado 29 de mayo, dijo que esta reunión de consulta no puede interpretarse como un acto de injerencia, “todo lo contrario, es la misma mano tendida de siempre”.

Malcorra indicó que la solución de la crisis en Venezuela está en manos de los venezolanos, “para eso es necesario que finalice la violencia (…) La solución necesita de decisiones ya”.

Colombia y Canadá

La canciller de Colombia, María Ángel Holguín, también pidió su derecho de palabra y señaló que su país pide el respeto a los derechos humanos.

La ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland,  habló después de su homóloga de Colombia. Dijo que “la democracia es posible para todos los pueblos”. Agregó que Canadá “está preocupada” por la situación humanitaria en Venezuela, por la falta de alimentos. “Canadá siente una obligación moral de dar la cara y estar al frente de hablar por el pueblo venezolano”, aseveró la ministra.

Por otra parte, el representante de Estados Unidos destacó que su país piensa que la unión latinoamericana puede ayudar a resolver la crisis en Venezuela.

Últimas Noticias


Ecuador en la OEA: Lamentamos el rechazo al diálogo de la oposición venezolana

Los cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizan este miércoles en Washington una aguardada reunión para discutir la crisis en Venezuela, pero deberá superar sus divisiones internas para poder ofrecer un camino viable al convulsionado país sudamericano.

Se trata de la 29ª reunión de consultas de la OEA a nivel de cancilleres, pero las tensiones provocadas por la convocatoria hicieron que hasta la víspera apenas poco más de la mitad de los ministros de relaciones exteriores hayan confirmado su presencia en la reunión.

Carola Íñiguez, representante de Ecuador ante la OEA, lamentó “el rechazo al diálogo de la oposición venezolana (…) Creemos que debemos apoyar a Venezuela por el camino trazado por la Unasur”.

“Insistimos que la solución debe ser política basada en el diálogo”, aseguró.

“Brindamos nuestro apoyo a toda iniciativa que promueva un acuerdo de estabilidad”, expresó Carlos Castañeda, representante de El Salvador en la OEA.

Agregó que “el diálogo y la negociación son fundamentales para la resolución de conflictos en Venezuela”.

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, reafirmó la disposición de su gobierno de ayudar a Venezuela en la búsqueda de soluciones a la crisis política y económica que vive.

“Quiero reafirmar la disposición de mi gobierno de colaborar con la ayuda de alimentos y medicamentos que el pueblo venezolano requiera, como el gobierno venezolano estime conveniente. Sabemos la difícil situación por la que atraviesa la población venezolana y Colombia quiere, de la mejor voluntad, seguir ayudando”, manifestó durante su derecho de palabra en la sesión.

También hizo un llamado al gobierno venezolano a evitar la represión contra los manifestantes en las calles: “Es necesario y hacemos un llamado al gobierno venezolano, a evitar la represión contra la población civil que se manifiesta en las calles, a preservar la vida de los manifestantes y a liberar los presos políticos. Reiteramos el llamado a no armar  a la población civil, la entrega de armas no  conduce sino a una confrontación violenta que Venezuela no se merece”.

La canciller hondureña, María Dolores Agüero, llamó a no contribuir a que se agrave la crisis en Venezuela: “Confiemos en que esta vez actuaremos con sabiduría,la OEA no puede cometer con Venezuela los mismos errores del pasado (…) ¿Por qué los países democráticos reunidos aquí no podemos pedir a un país miembro que llame a elecciones?”, se preguntó.

“Lo que hagamos y dejemos de hacer tendrá consecuencias (…) La OEA deberá organizar un esfuerzo de ayuda humanitaria para Venezuela”, señaló durante su intervención.

“La reunión ha roto con el orden de la Organización y el orden internacional constituido por el respeto de la soberanía y el derecho a elegir, sin injerencia externa, su sistema político”, expresó el embajador alterno de Nicaragua, Luis Ezequiel Alvarado, durante su derecho de palabra.

Nicaragua demandó el “cese de las acciones hostiles contra Venezuela”.

El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni Mamani, señaló: “O se sigue por el camino del diálogo o se siguen el de imposición (…) Por ello creemos que el único camino es el diálogo de los venezolanos. La OEA no puede seguir incitando a la violencia. Es inaceptable que por intereses personales se pretenda vulnerar los principios del derecho intencional como la soberanía de los estados”.

Luis Videgaray Caso, canciller de México, calificó de preocupante “el deterioro progresivo de las condiciones de vida en Venezuela, la polarización, el recrudecimiento de la violencia, que nos obliga a actuar con urgencia. Además, nos preocupa la falta de garantías para ejercer el derecho a la protesta”.

“El principio de la soberanía no puede ser invocado para eludir responsabilidades en materia de derechos humanos y políticos”, recalcó el canciller mexicano, para luego agregar que “el autoaislamiento y exclusión de Venezuela de la OEA no es la solución para el país”.

“Hay un déficit de democracia en Venezuela desde nuestra perspectiva (…) hay una crisis humanitaria, todos los días los venezolanos cruzan la frontera de mi país y son bienvenidos (…) no es porque quieran, es que se vean obligados por el desabastecimiento de alimentos, la falta de medicamentos”, señaló por su parte Aloysio Nunes, representante de Brasil en la OEA.

En la recta final los equipos diplomáticos aceleraron las consultas para tratar de formular una propuesta que se aproxime a un consenso o que por lo menos supere las heridas abiertas por el proceso que condujo a la convocatoria de la reunión.

Fue precisamente la decisión del Consejo Permanente de la OEA de convocar a la reunión de consultas el paso que motivó la reacción de Venezuela de iniciar formalmente su salida de la entidad continental, un proceso que tardará dos años en completarse.

Desde que inició ese proceso, Venezuela dejó de asistir a las reuniones en la sede de la OEA, y sería una sorpresa mayúscula que una representación de Caracas decida participar este miércoles de la reunión de consulta.

Impulso a nuevo diálogo

Hasta el martes existían dos propuestas de Declaración que con ciertas diferencias de tono piden que el gobierno de Venezuela desista de su iniciativa de convocar a una Asamblea Constituyente, y proceda a la liberación de presos por razones políticas.

Sin embargo, las consultas entre bastidores podrían hacer avanzar una propuesta diplomática: establecer un Grupo de Contacto, formado por varios países -incluso de fuera del continente- que sirva como facilitador a un nuevo esfuerzo de diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición.

Inclusive, horas antes de la reunión varios de los cancilleres del informalmente llamado grupo de los 14 -que impulsó esta reunión de consultas- mantendrá un encuentro en la embajada de Canadá en Washington, para ajustar el discurso y pulir una posición común.

Por el reglamento de este cónclave, las decisiones -como una Declaración o una propuesta de un Grupo de Contacto- requerirá “dos tercios de los votos de los países representados en la reunión”.

Si participan 33 delegaciones, para adoptar cualquier decisión serán necesarios 22 votos, un número que será muy difícil de alcanzar, a menos que se logre una propuesta negociada. Hasta el martes, 22 delegaciones se habían acreditado ante la OEA para participar.

Panorama


Venezuela rechaza injerencia del canciller de México en la OEA

La canciller de la República, Delcy Rodríguez, rechazó las declaraciones del Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso, quien dijo que la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre Venezuela debe ser “clara”.

A través de su cuenta en Twitter @DrodriguezVen, la titular de Relaciones Exteriores afirmó que el gobierno del presidente Nicolás Maduro Moros rechaza las infames e inmorales declaraciones del alto funcionario mexicano que “expresan su sumisión al país Hegemón (EEUU) para que ampare su Estado fallido”.

También deploró que el régimen de Enrique Peña Nieto agreda a pueblos latinoamericanos y viole masivamente los Derechos Humanos del pueblo mexicano.

“Narcotráfico, asesinato de periodistas y violencia social convierten a México en uno de los países más peligrosos del mundo”, subrayó Rodríguez.

La canciller venezolana advirtió que Luis Videgaray Caso pretende “construir un muro entre nuestros pueblos, unidos por lazos históricos de dignidad indisolubles”.

Delcy Rodríguez enfatizó que la “sonrisa cínica” del Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, “se pasea por el mundo para entregar a Venezuela a los intereses transnacionales e imperiales”.

Luis Videgaray arremetió contra Venezuela en una charla con un periodista en Miami, Estados Unidos, espacio en el que consideró que la resolución de la OEA debe incluir menciones al calendario electoral, la liberación de políticos presos y levantar el desacato de la Asamblea Nacional.

Aporrea


Canciller mexicano: Venezuela “ha dejado de ser una democracia funcional”

Durante la reunión que sostendrán los cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) este miércoles 31, el gobierno mexicano abogará por una “resolución clara” sobre Venezuela, la cual cuestionará la legitimidad de la Asamblea Constituyente convocada por el gobierno de Nicolás Maduro, aseveró el canciller mexicano Luis Videgaray Caso.

En un encuentro que se llevó a cabo en Miami con la moderación del periodista argentino Andrés Oppenheimer, Videgaray agregó que la resolución insistirá en “la necesidad de que exista un calendario electoral”, se restablezcan los poderes de la Asamblea Nacional y se libere a los “presos políticos”.

Si bien Videgaray descartó que México participaría en una intervención en el país sudamericano –esto “sería profundamente contradictorio con nuestros principios de no intervención”, subrayó–, aseveró que el gobierno mexicano está dispuesto a asumir un papel de mediación en el acuerdo político.

El mexicano arremetió contra el gobierno de Nicolás Maduro, al que acusó de transformar Venezuela en un país que “ha dejado de ser una democracia funcional” con rasgos “francamente autoritarios”. “Eso es algo tremendamente peligroso para la región”, agregó.

Posteriormente, Videgaray penetró en el terreno resbaloso de los derechos humanos para atacar el gobierno venezolano.

El titular de la SRE sostuvo que los países de la OEA comparten la creencia en la democracia representativa “con genuina división de poderes, con respeto a libertad de expresión, con respeto a los derechos humanos”, pasando por alto que México sufre una crisis sin precedente en materia de derechos humanos y una imparable serie de asesinatos y agresiones a periodistas, el 99.7% de los cuales permanecen impunes.

“Si de pronto en México hay un atentado tan grave contra la democracia, se cancelaran elecciones, se desconociera al Legislativo, se encarcela a los opositores, se utilicen los tribunales militares para enjuiciar a quienes marchan contra el gobierno, si esto ocurriera en mi país, a mí no me gustaría que la comunidad internacional mostrara indiferencia y adoptara criterios de política exterior que le permitieran estar ausente del tema”, declaró.

Desde el pasado mes de marzo, Venezuela atraviesa una grave crisis política, económica y social. Esta crisis se agravó a inicios de abril pasado, cuando el gobierno trató de quitar su poder a la Asamblea Nacional, la cual se encuentra bajo el control de los partidos de oposición.

Las manifestaciones en exigencia de la renuncia del gobierno se multiplicaron en distintas ciudades del país y, en repetidas ocasiones, derivaron en acciones de violencia. Decenas de personas murieron y cientos fueron encarceladas.

El gobierno de Maduro asegura por su parte que los manifestantes pretenden asestar un golpe de Estado y acusa a los partidos de oposición de detonar las acciones de violencia para presionar las instituciones. Igual niega la existencia de presos políticos y sostiene que las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en 2018, al terminar el mandato de Maduro.

Desde el estallido de la crisis, el gobierno venezolano también repudia regularmente las posturas críticas de algunos países miembros de la OEA, entre ellos México, así como de Luis Almagro, el secretario general del organismo interamericano.

Delcy Rodríguez, la canciller venezolana, reiteró este lunes, que la OEA fomenta las protestas y, con ello, “alienta el golpe fascista”.

El diálogo entre oposición y diálogo está roto, y Maduro convocó a la elección de una Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Carta Magna.

Proceso

 

Más notas sobre el tema