Conmoción en México por el asesinato de reconocido periodista, el sexto en lo que va del año

593

Jesús Javier Valdez Cárdenas, el sexto periodista asesinado en México en lo que va de 2017

El periodista Jesús Javier Valdez Cárdenas, fundador del semanario Ríodoce y corresponsal del diario La Jornada, fue asesinado ayer al mediodía en Culiacán, Sinaloa.

De acuerdo con información de testigos, el autor del libro “Narcoperiodismo” fue interceptado por un individuo armado, quien lo despojó de su vehículo Toyota rojo y le disparó en repetidas ocasiones.

El cadáver de la víctima quedó tendido a unos metros del semanario donde trabajaba, sobre la calle Riva Palacio, entre Juan José Ríos y Epitacio Osuna, en la colonia Jorge Almada, con disparos en la cabeza y cuerpo.

Luego del ataque, el vehículo de Javier Valdez supuestamente fue localizado a unas calles del lugar del crimen, entre Francisco I. Madero y Aquiles Serdán, donde también se hallaron 12 casquillos de arma corta.

Al sitio donde quedó el cuerpo del periodista arribaron militares y elementos de la policía para asegurar el área, mientras peritos de la Procuraduría General de Justicia del estado de Sinaloa se encargaron de levantar registros y realizar labores de campo.

El cadáver de Valdez, nacido en Culiacán Rosales el 14 de abril de 1967, fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo).

El sinaloense se convirtió en el sexto periodista asesinado en lo que va de 2017. El pasado 2 de marzo fue ejecutado Cecilio Pineda Brito, periodista independiente en Guerrero y colaborador de La Jornada, y el 19 del mismo mes, en Veracruz, le quitaron la vida al columnista Ricardo Monlui, director del diario El Político y columnista de temas de la industria cañera en el Diario de Xalapa.

Cuatro días después, el 23 de marzo, mataron a Miroslava Breach, reportera del periódico La Jornada en la capital de Chihuahua. El 14 de abril fue asesinado en La Paz, Baja California Sur, Maximino Rodríguez, y el 2 de mayo Filiberto Álvarez, reportero de una radio de Morelos.

A principios de los 90, Valdez fue reportero de los noticieros televisivos del Canal 3, en Culiacán. Posteriormente ingresó al periódico Noroeste y desde 1998 fue corresponsal de La Jornada.

Entre los galardones que obtuvo destacan el Premio Sinaloa de Periodismo y el International Press Freedom Award del Comité para la Protección de Periodistas, con base en Nueva York.

Algunas de sus crónicas fueron publicadas en revistas como Proceso, Gatopardo y Emeequis.

Este mismo lunes, antes de morir asesinado, Valdez envío a La Jornada una nota sobre la protesta de maestros que exigían justicia por sus compañeros asesinados.

A principios de mayo, el periodista sinaloense –también corresponsal de la agencia francesa AFP– había enviado un reportaje al mismo rotativo con el título: “El compadre de El Chapo, su peor enemigo”, donde narraba cómo Dámaso López Núñez, El Licenciado, había ayudado a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera a escapar del penal de Puente Grande, Jalisco.

La nota conjunta, también firmada por Gustavo Carrillo, señalaba, entre otras cosas, que López Núñez “fue policía ministerial en Sinaloa, pero su trayectoria cobró relevancia en enero de 2001 al permitir, como jefe de seguridad del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 2, Puente Grande, en Jalisco, que Joaquín El Chapo Guzmán Loera se convirtiera en el primer reo en fugarse de una prisión de máxima seguridad en México”.

Precisó: “La amistad de López Núñez con El Chapo creció hasta llegar al compadrazgo, y luego de ello El Licenciado se convirtió en uno de los hombres de mayor confianza y presuntamente en el sucesor de Guzmán Loera tras su extradición a Estados Unidos, en enero de este año”.

Apenas en octubre pasado, Valdez dijo a la agencia EFE que el periodismo “valiente” y “digno” que se hace en México “no tiene sociedad alrededor, está solo”, y por eso cada vez es más escaso en un país donde el crimen organizado y los gobiernos corruptos imponen el silencio a punta de bala o dinero.

El periodista, autor de la columna Mala Yerba, también publicó distintos libros sobre el narcotráfico, entre ellos, “Miss narco” (2009), “Los morros del narco” (2011), “Con una granada en la boca: heridas de guerra del narcotráfico en México” (2014) y “Huérfanos del narco”.

El fiscal general de Sinaloa, Juan José Rios Estavillo, reconoció la labor del periodista como “una clara línea de investigación” sobre su crimen, y aseguró que ya trabajan con las autoridades federales para el esclarecer los hechos, así como para dar protección a todos los trabajadores del semanario Ríodoce y a la familia de la víctima.

Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto condenó desde su cuenta de Twitter el asesinato, e informó que giró instrucciones a la Fiscalía Especial de Atención a Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) para que apoye en las investigaciones de las autoridades sinaloenses.

“Reitero nuestro compromiso con la libertad de expresión y prensa, fundamentales para nuestra democracia”, escribió.

Proceso


Condena internacional y reconocimiento a su labor

”Si a Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos si esa es la condena por reportear este infierno. No al silencio”, escribió indignado en su cuenta de Twitter Javier Valdez el pasado 23 de marzo. Ayer, infortunadamente se cumplió un vaticinio como cruel sentencia, desatando, con su asesinato, la indignación en redes sociales, al punto de convertirlo en trending topic.

La ejecución del corresponsal de La Jornada y cofundador del semanario Ríodoce captó la atención de medios internacionales: “Asesinan en México al gran cronista del narco en Sinaloa”, resumía El País en su portal; la BBC titulaba: “Asesinan a tiros en Sinaloa al periodista que cubrió como nadie el narco mexicano”, y acotaba que muchos periodistas escriben sobre el crimen organizado, pero pocos lo han hecho como Valdez.

En su página, la BBC destacó la trayectoria de Valdez, galardonado con los premios Moors Cabot, que entrega la Universidad de Columbia, y el Internacional a la Libertad de Prensa, otorgado por el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ). “Es el más importante premio que he tenido –dijo en su momento Valdez, sobre la distinción del CPJ–, y ahora me siento apabullado porque desde fuera lo consideran valioso en esta situación de guerra, de violencia”.

En El País se destacó que “Valdez era una eminencia, uno de los periodistas más respetados en México a la hora de hablar sobre el crimen organizado. Era recurrente que los periodistas que viajaban a Sinaloa o escribiesen sobre la cuna del cártel de El Chapo acudiesen a Valdez para conocer su visión”.

Por su parte el diario francés Le Monde dio cuenta en su portal de la ejecución de Valdez destacando su trabajo sobre el crimen organizado y la publicación de libros que el corresponsal de La Jornada hizo sobre el narco y la prensa en México.

A su vez The Telegraph recogió una entrevista de Fox News con Valdez, en donde éste advertía: El efecto de la violencia es una forma de autocensura. Tú tienes que conocer las reglas como los criminales y la policía local responden, pero hay condiciones imposibles para practicar el periodismo.

El portal de noticias Animal Político y Nexos decidierona realizar un paro de labores hoy, como una muestra de solidaridad por los asesinatos de Javier Valdez, Miroslava Breach, Filiberto Álvarez, Ricardo Monlui, Maximinio Rodríguez y Cecilio Pineda.

Asimismo, medios de comunicación y periodistas convocaron a la sociedad para que asistan a las 19:30 vestidos de luto a la Secretaría de Gobernación, donde realizarán una protesta para exigir justicia por el asesinato de Javier Valdez.

Ayer, luego de que se dio a conocer el asesinato del cofundador del semanario estatal Ríodoce, organizaciones no gubernamentales como Artículo 19, amigos y conocidos del periodista expresaron su pesar a través de las diferentes plataformas digitales. Lo mismo hicieron la Conferencia del Episcopado Mexicano, así como algunos funcionarios federales, partidos políticos y personajes del medio cultural.

Incluso en la cuenta de Valdez Cárdenas en Facebook sus contactos, quienes lamentaron el homicidio, no daban crédito a la noticia y demandaron que no quede impune. Incluso varios postearon fotografías posando con el periodista acompañadas con moños negros.

La Jornada


Realizarán marcha pacífica por asesinato de Javier Valdez

Integrantes de la Asociación de Periodistas de Sinaloa AC llevarán a cabo este martes 16 de mayo una marcha pacífica en forma de protesta por el homicidio de su colega Javier Valdez Cárdenas, asesinado este lunes 15 de mayo.

El punto de de reunión será en Catedral de Nuestra Señora del Rosario a las 09:30 horas; se espera que también acudan familiares, amigos y sociedad en general.

Los asistentes vestirán de luto y velas, como una manera de solicitar pacíficamente un alto a la inseguridad y violencia que no solamente azota a Sinaloa, sino a México.

El asesinato

En punto de las 12:00 horas se registró el asesinato del escritor y periodista Jesús Javier Valdez Cárdenas en el centro de Culiacán.

El ahora occiso practicaba su labor periodística para el semanario local Ríodoce, mismo del que era fundador, así como también se desempeñaba como corresponsal para La Jornada.

Valdez es el autor del libro Narcoperiodismo, mismo donde narra historias de periodistas que han sido víctimas de la delincuencia.

De momento se desconoce la identidad de los culpables. Se presume que luego del ataque, la unidad que le fue despojada a Javier Valdez, fue localizada a unas calles del lugar, entre Francisco I. Madero y Aquiles Serdán.

Debate


Peña condena asesinato de periodista en Culiacán

El presidente Enrique Peña Nieto condenó el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, fundador de Ríodoce y corresponsal de La Jornada, e instruyó a la PGR apoyar a las autoridades locales en la investigación.

A través de su cuenta de Twitter, el Presidente envió sus condolencias a los familiares y compañeros de Valdez Cárdenas y reiteró el compromiso de su gobierno con la libertad de expresión y prensa, “fundamentales para nuestra democracia”.

“He dado indicaciones a la @PGR_mx para que la FEADLE (Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos con la Libertad de Expresión) apoye a las autoridades locales en la investigación de este indignante crimen”, escribió en la red social de microblogging.

El periodista fue asesinado en la tarde de ayer por hombres armados, quienes le dispararon cuando circulaba a bordo de su vehículo sobre calles de la colonia Jorge Aldama, en Culiacán, Sinaloa.

La agencia de noticias AFP, de que la Valdez Cárdenas también era colaborador, informó que fue atacado a balazos a fuera de las instalaciones de Ríodoce.

El fiscal del estado, Juan José Ríos Estavillo, informó que ordenó la protección de todo el personal de Ríodoce y de la familia de la víctima, quien aseguró que era su amigo y a quien respetaba profesionalmente.

Con el crimen de Valdez Cárdenas ya son cinco los periodistas asesinados en México en lo que va del año.

Milenio


Desde la declaración de guerra al narco, al menos 126 periodistas han sido asesinados

Con la declaración de guerra contra el narcotráfico, iniciada en el gobierno de Felipe Calderón y continuada en el de Enrique Peña Nieto, el número de asesinatos y agresiones contra periodistas se ha triplicado en el país, al pasar de 20 homicidios entre 2000 y 2005, a 61 de 2011 a la fecha.

Tan sólo en el presente año son seis los comunicadores muertos de manera violenta, según se desprende de las cifras actualizadas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). En total, son 126 periodistas los asesinados desde 2000.

Estos números, que coinciden en términos generales con información de organizaciones de la sociedad civil y del gremio periodístico del país y extranjero, colocan a México como uno de los países más peligrosos del mundo para el periodismo, profesión que también se ejerce en medio de la impunidad que permite a los grupos criminales, con autoridades corruptas y coludidas con el crimen organizado, silenciar a voces críticas.

Junto con el número de homicidios contra periodistas, el organismo nacional registra 20 casos de comunicadores desaparecidos desde 2005, y 51 atentados contra medios de comunicación desde 2006.

De acuerdo con Reporteros Sin Fronteras y el Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) en 2016 México fue el tercer país con el número más elevado de muertes de periodistas en el mundo, superado únicamente por Siria y Afganistán, con 11 asesinatos.

Sin embargo, en 2009 y 2012 se reportó el número de periodistas asesinados en un año, con 12 casos cada uno. En 2006 y 2008 fueron 10 en cada uno de ellos. Y hay otros tres años, en la década reciente, en los cuales se reportan nueve homicidios.

La mayoría de estos casos no han sido debidamente aclarados ni los responsables sancionados. Trece de los homicidios registrados desde 2005 han sido contra mujeres, lo que equivale a 10.4 por ciento del total de casos, porcentaje que si bien podría parecer poco significativo, es en realidad una cifra que se debe dimensionar adecuadamente y tomar en cuenta que el número de mujeres periodistas es menor que el de los hombres, señaló la CNDH en su informe anual 2016.

Muchos escriben sobre el crimen organizado, pero pocos como lo hizo Javier Valdez, señaló la BBC.

Edgar Corzo, quinto visitador general del organismo nacional, señala que las cinco entidades que concentran el mayor número de homicidios de comunicadores son Veracruz, con 20; Oaxaca, 15, y Chihuahua, Tamaulipas y Guerrero con 14 asesinatos cada uno.

El primer homicidio de esta larga lista de 126 periodistas muertos desde 2000 inicia con Luis Roberto Jiménez González, de la revista Multicosas, quien fue abatido a balazos en Reynosa, Tamaulipas. El sospechoso del asesinato, de nombre Óscar Jiménez González, fue detenido y después desapareció misteriosamente.

Al homicidio de Javier Valdez le anteceden, en unos cuantos meses, el de cinco periodistas que han sido victimados: Cecilio Pineda Brito, el 2 de marzo en Guerrero, quien laborana en el diario La Voz de Tierra Caliente; Ricardo Monlui, el 19 de marzo, colaborador de El Político y El Sol de Córdoba, en Veracruz; el 23 del mismo mes, Miroslava Breach Velducea, corresponsal de La Jornada en Chihuahua; Maximino Rodríguez, el 14 de abril, quien laboraba en el Colectivo Pericú, en La Paz, Baja California, y Juan José Roldán, ultimado el 17 de abril, quien era reportero de televisión en Tlaxcala.

El Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores señaló que a estos hechos se suma un ambiente insostenible de violencia contra el gremio periodístico a lo largo y ancho del país, a través de vejaciones como la que sufrieron el pasado fin de semana siete colegas de medios locales, nacionales e internacionales en Guerrero, quienes fueron interceptados el sábado por la tarde por hombres armados en la carretera Iguala-Ciudad Altamirano, a la altura del municipio de Acapetlahuaya, en la zona norte de esa entidad. Entre ellos estaban Sergio Ocampo y Jair Cabrera, corresponsal y colaborador de este diario, respectivamente.

La Jornada

Más notas sobre el tema