Evo Morales acusa a Chile de “doble moral” por censurar entrega del Libro del Mar

Morales acusa a Chile de ‘doble moral’ por censurar entrega del Libro del Mar

El presidente Evo Morales acusó este lunes a Chile de actuar bajo una doble moral al reconocerse a sí mismo como un país que respeta los Derechos Humanos y la libre expresión y, paralelamente censurar la lectura del “Libro del Mar”, entregado a maestros y alumnos de un establecimiento chileno la pasada semana.

“Doble moral: Gobierno de Chile dice respetar DDHH y libertad de expresión, pero censura a sus maestros y alumnos por leer el Libro del Mar” (sic), escribió Morales en su cuenta de la red social de Twitter.

Cuarenta y cinco ejemplares del “Libro del Mar” fueron distribuidos la pasada semana a profesores y estudiantes del colegio Carlos Arnaldo Condell de la Haza en la ciudad de La Serena, capital de la región de Coquimbo, en una actividad impulsada por Casa Bolívar de Chile.

Según se informó, el texto fue entregado a profesores de historia y a los mejores estudiantes de la asignatura de historia “como señal de integración, de hermandad”.

La Corporación Municipal de La Serena ordenó una investigación sobre la entrega del texto con el fin de esclarecer los hechos al igual que el M inisterio de Educación.

El Libro del Mar incopora información detallada a cerca de los compromisos de Chile con Bolivia para resolver el enclaustramiento marítimo tras la invasión chilena y la posterior Guerra del Pacífico de 1879, que derivó en la pérdida de 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

La Razón


Casa Bolívar de Chile anuncia que continuará con la distribución del ‘Libro del Mar’ en ese país

La Casa Bolívar de La Serena en Chile anunció el lunes que continuará con la distribución del ‘Libro del Mar’, editado en Bolivia, en el país trasandino, pese a que el Ministerio de Educación chileno inició una investigación sumaria para determinar las responsabilidades por la distribución de 45 copias de ese texto, en una unidad educativa.

“Invitamos a la comunidad que desee leer el Libro de Mar, a estar atenta a su próxima entrega en algún lugar de la ciudad y esperando que No suceda lo del año 2016 cuando se nos negó la posibilidad de hacerlo, por parte de la máxima autoridad comunal”, establece un comunicado de esa organización.

Según ese documento, esa institución envió el material a solicitud de la unidad educativa Carlos Arnaldo Condell, en La Serena, en el marco de integración de “La Patria Grande”.

“Nos extraña la sobre reacción de nuestras autoridades locales, que más que preocuparse de la distribución de este material debieran ocuparse de resolver temas como el de la corporación municipal Gabriel González Videla”, señala el documento.

El viernes, la Casa Bolívar de Chile denunció que algunos activistas de esa institución sufren “represalias” por parte del Gobierno de ese país, por distribuir el ‘Libro del Mar’ en una unidad educativa, que alberga a más de 800 alumnos de familias chilenas y de migrantes bolivianos, colombianos, venezolanos, peruanos y haitianos.

En ese marco, la Casa Bolívar de Chile se solidariza con Alfonso Ossandón, por hacer el contacto para distribuir el ‘Libro del Mar’ y agradece a la comunidad del colegio que lo recibió, “que sin duda debe estar leyendo ante el revuelo de la noticia”.

ABI


Director de la Casa Bolívar de Chile: “En Chile también debemos conocer la versión de Bolivia”

Roberto Muñoz, director de la Casa Bolívar de Chile, aseguró que los chilenos deben conocer “la otra verdad, la versión boliviana” sobre el conflicto marítimo. Muñoz fue el responsable de la entrega de El Libro del Mar en un colegio chileno.

En una entrevista con Página Siete, el ejecutivo de Casa Bolívar afirmó que se repartieron 45 ejemplares con el objetivo de promover la integración entre chilenos e inmigrantes bolivianos, quienes sufren de abusos en ese país.

¿Por qué la Casa Bolívar reparte El Libro del Mar en Chile?

Nosotros como Casa Bolívar hacemos un trabajo de integración, no sólo con El Libro del Mar, sino latinoamericana. Ya hace bastante tiempo en la Casa Bolívar de La Serena teníamos la oportunidad de repartir en este espacio El Libro del Mar por el motivo de la feria del libro que se hacía en La Serena, pero no pudimos entregarlo abiertamente porque nos negaron la participación y lo repartimos afuera.

De allí vimos la idea de ir innovando, ver más espacios donde repartir El Libro del Mar porque para nosotros, los chilenos, es importante que sepan otra parte de la verdad, qué mejor que mediante El Libro del Mar, que es bastante explicativo. Porque nosotros también tenemos uno, pero lamentablemente el libro nuestro tiene 12 hojas, no han hecho un buen trabajo en Cancillería. No es un trabajo elaborado y creemos que por algo será.

¿Cuál es el motivo porque decidieron repartir el libro en colegios?

Un amigo, Alfonso Ossandón, tuvo la iniciativa totalmente respaldada por la directora del colegio Carlos Condell que, por el espacio de la comunidad latinoamericana donde hay muchos niños inmigrantes, sobretodo bolivianos y peruanos que sufren de bullying, lo repartiéramos como una herramienta de diálogo para evitar más problemas de convivencia.

¿Qué sucedió después de repartir los libros?

La Corporación Municipal de La Serena de Chile está buscando culpables. Están buscando responsables. Estamos viendo qué pasa, entre hoy y mañana habrá algún tipo de represión. No sabemos si van a despedir a alguien, pero están buscando nombres. Están bastante complicados, están pidiendo la cabeza de alguien.

¿Con qué argumento la Cancillería chilena está buscando un culpable?

Nosotros consideramos que no es sólo la Cancillería, sino es el Estado chileno que se ha visto sobrepasado. La idea de que los chilenos puedan conocer la otra realidad y la otra verdad, la verdad del lado boliviano, porque la verdad es que toda la carga que tenemos, toda la educación que hemos tenido, tiene una visión muy negativa sobre los bolivianos.

Nos enseñaron que somos vencedores y estamos como vencedores. Pero tenemos que conocer la verdad y por qué sucedió esta guerra de la oligarquía chilena, y vamos entendiendo más cosas. Necesitamos tener un diálogo, una forma de hallar el encuentro con el pueblo boliviano, un diálogo para encontrar una solución a este grave problema de convivencia con Bolivia.

Queremos encontrar el camino de entendimiento y una herramienta muy importante para nosotros es conocer la versión que tiene el Gobierno boliviano, por eso entregamos El Libro del Mar; pero hay un esfuerzo de la Cancillería chilena y del Estado chileno para que no salga la verdad, y se han visto sobrepasados. Pero es importante que los demás chilenos vayamos conociendo la verdad y tener conocimiento de la propuesta boliviana.

¿Cuántos libros repartieron y qué sucede con ellos?

Fueron 45 libros que hemos repartido para 800 alumnos, y ahora hemos tenido la noticia que están buscando esos libros, están desesperadamente recogiendo esos libros, que se los devuelvan para entregárselos a la Casa Bolívar. Es una cosa terrible que se esté llegando a una censura, a una persecución de un material que justamente se entregó en el Día Mundial de la Libertad de Prensa y en ese día, contrario a cualquier situación democrática, están buscando los libros.

¿Cuál es la versión chilena sobre el conflicto marítimo?

A nosotros sólo se nos dice grosso modo que Bolivia nunca tuvo mar, que está todo solucionado, que hay un Tratado de 1904 firmado por ambos países y que por lo tanto está todo zanjado; eso es lo que habla el Gobierno chileno, y no explica las razones de fondo: de una oligarquía, en medio de una crisis muy grande que vivió Chile, en la que encontraron cómo solución ocupar dos territorios.

Uno del sur de Chile y el otro del norte, que es Antofagasta, ya que Chile no podía vender lo que es la plata y la madera y había un problema grave de precios y la única forma que vio, en vez de mejorar la producción, en vez de modernizarse, fue invadir territorio para que la oligarquía lo ocupara.

La oligarquía ha estado ligada completamente a ese robo que se ha cometido, y nosotros debemos buscar una solución de justicia para que nos reencontremos nuevamente con el pueblo boliviano.

Página Siete