México: asesinan a la líder del Colectivo de Desaparecidos de San Fernando, en el estado de Tamaulipas

Asesinan a mujer activista en San Fernando, Tamaulipas

La dirigente del Colectivo de Desaparecidos de San Fernando, Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, fue asesinada a balazos anoche en ese municipio.

Miriam Elizabeth Rodríguez fue asesinada a balazos en su casa; el presidente del colectivo “Familiares y amigos de desaparecidos”, GuillermoGutiérrez, dijo que sufrió el secuestro de su hija y ella misma descubrió su cadáver.

El presidente del colectivo “Familiares y amigos de desaparecidos en Tamaulipas”, Guillermo Gutiérrez Riestra, informó esta mañana del asesinato de la activista.

“Un grupo llegó en la noche del 10 de Mayo a su casa y la ultimó”, dijo Gutiérrez.

Explicó que Rodríguez Martínez era una señora propietaria de un negocio y “que no se andaba por las ramas”.

Según Gutiérrez Riestra, la activista de San Fernando sufrió el secuestro de su hija y ella misma investigó

Armó que Rodríguez entregó a las autoridades a los responsables del crimen de su hija, quienes fueron detenidos, pero fueron de los 29 fugados del penal de Ciudad Victoria.

El Universal


Miriam Rodríguez, asesinada anoche, advirtió al Gobierno de Tamaulipas que estaba en peligro

Colectivos de desaparecidos señalan que hombres armados llegaron anoche al domicilio de Miriam Rodríguez Martínez en San Fernando, Tamaulipas, y dispararon en repetidas ocasiones contra la vivienda hiriendo a la activista, quien fue trasladada a un hospital, donde finalmente falleció. Rodríguez Martínez había recibido amenazas por parte de los delincuentes que en 2014 secuestraron y mataron a su hija. Pidió protección a las autoridades y no se la dieron, acusaron sus compañeros.

La activista y líder del Colectivo de Desaparecidos en San Fernando, Tamaulipas, Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, fue asesinada anoche por un grupo armado que llegó a su casa y le disparó en repetidas ocasiones.

En 2014 un grupo delictivo secuestró a su hija Karen Alejandra. Con sus propios medios investigó, dio con el paradero de la menor de edad en una fosa clandestina de San Fernando. Meses después indicó a las autoridades quiénes eran los culpables del asesinato, los arrestaron, pero hace unos días se fugaron.

El activista Guillermo Gutiérrez condenó el hechos y señaló que Miriam ya había sido amenazada por delincuentes que ella misma entregó y que escaparon de la cárcel.

Si la señora hubiera estado protegida por el Estado, como tenía derecho, pues no hubiera ocurrido este hecho lamentable”, acusó.

Agregó que Rodríguez Martínez no es la única activista que ha recibido amenazas en el estado.

La activista Merari Leos confirmó en su perfil de Facebook que Miriam sí le pidió protección a las autoridades y se la negaron. Recordó que la luchadora social le reclamó a Gloria Elena Garza Jiménez, Subsecretaria de Legalidad y Servicios Gubernamentales, que no le hubieran avisado cuando los secuestradores y asesinos de su hija de fugaron del penal de Ciudad Victoria.

“Cómo siempre la respuesta fue evasiva. También pidió que el Gobernador cumpliera su palabra y promesas de campaña a los Colectivos de Familiares de Desaparecidos e hizo oídos sordos. ¿De qué sirve su ‘enérgica condena’? Mejor cumpla y abra la boca solo cuando se haya hecho justicia”, escribió Leos.

En abril pasado la señora Miriam participó en la caravana Contra el Miedo en su paso por las ciudades de McAllen y Brownsville, Texas.

Activista pidió protección federal 

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) abrió una carpeta de investigación para esclarecer el homicidio de la activista social y defensora de los derechos humanos en San Fernando, Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez. El titular de la dependencia Irving Barrios Mojica, precisó que los lamentables hechos no están relacionados con la fuga de internos del Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes) de esta Capital, del pasado 22 de marzo, aunque dejó en claro que “el homicidio no quedará impune”.

El titular de la dependencia Irving Barrios Mojica, precisó que los lamentables hechos no están relacionados con la fuga de internos del Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes) de esta Capital, del pasado 22 de marzo, aunque dejó en claro que “el homicidio no quedará impune”.

Comentó que en su momento y tras la fuga de internos, la activista social, representante de un colectivo de desaparecidos en San Fernando, acudió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a solicitar protección, quien a su vez, turno la petición al organismo estatal, para hacer lo propio a la Procuraduría como a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El Diario de Ciudad Victoria


CNDH condena crimen de activista en Tamaulipas; exige investigación pronta y exhaustiva

Al expresar indignación por el homicidio de Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, representante del Colectivo de Familiares de Desaparecidos en San Fernando, Tamaulipas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió a las autoridades estatales una investigación profesional, pronta y exhaustiva del caso, para dar con los responsables y que respondan ante la justicia a fin de evitar la impunidad.

Asimismo, pidió medidas cautelares en favor de la familia y de integrantes del colectivo que representaba.

En un comunicado, el organismo destacó “el incumplimiento de las autoridades de los tres niveles de gobierno en cuanto a su obligación de proveer seguridad pública para prevenir las posibles violaciones a los derechos fundamentales de quienes se desempeñan como defensoras y defensores están en situación de riesgo”.

La CNDH señaló que este crimen provoca preocupación pues “se trata de la muerte de una defensora que decidió y tuvo el valor de romper el silencio ante la desaparición y muerte de su hija, que dedicó sus esfuerzos a localizar sus restos y que tuvo la valentía de identificar a los responsables. Este hecho condenable ocurre precisamente el día en que se festeja a las madres en México”.

Agregó que toda intimidación, agresión y afectación del tipo que fuere contra el derecho a defender lesiona gravemente al tejido social y, por ende, “las autoridades de todos los niveles deben atender el sensible problema que representan las agresiones a los defensores de derechos humanos, que sólo así estarán en posibilidad de cumplir con su tarea de proteger y velar por el respeto irrestricto a los derechos de todas las personas”.

“De acuerdo con la Recomendación General 25 sobre agravios a personas defensoras de derechos humanos, emitida por la Comisión Nacional, es necesaria la sensibilización y profesionalización de los servidores públicos involucrados en la investigación y procuración de justicia, con el propósito de abatir el nivel de agresiones contra personas defensoras, mediante la identificación, atención, sanción y prevención de esos delitos en función del contexto sociopolítico que las víctimas enfrentan como consecuencia de su labor, de tal manera que el Estado asegure el libre ejercicio del derecho a defender los derechos humanos de todo individuo”, indica el comunicado emitido por la CNDH.

Y recriminó que pese a que en esa recomendación también se pidió a las altas autoridades de los tres niveles de gobierno, desplegar campañas a favor de las defensoras y los defensores de Derechos Humanos, para destacar la importancia de su trabajo y evitar su criminalización, a la fecha éstas no se han dado.

Proceso


ONU-DH: indignante el asesinato de la Sra. Miriam Rodríguez en San Fernando, Tamaulipas

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condena enérgicamente el asesinato de la Sra. Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, el día de ayer en San Fernando, Tamaulipas.

La Sra. Rodríguez impulsó la creación del Colectivo de Personas Desaparecidas de San Fernando, Tamaulipas, luego de que ella misma sufrió la desaparición de su hija Karen en marzo de 2014. De manera extraordinaria y con gran valentía investigó por sus propios medios la desaparición de su hija, logró encontrar parte de sus restos e identificar a los responsables.

El asesinato de la Sra. Rodríguez fue cometido el día de las madres, fecha que en últimos años se ha convertido en un emblema del reclamo de justicia y visibilización de la lucha que llevan a cabo las familias de personas desaparecidas, lo cual le provee de un simbolismo aún más escalofriante.

La ONU-DH recuerda que el deber de protección implica que el Estado adopte las medidas necesarias para garantizar que todas las víctimas y sus familias sean eficazmente protegidas contra cualquier acto de agresión, máxime para quienes han solicitado al Estado el cumplimiento de dicho deber. En este sentido, la ONU-DH realiza un enérgico llamado a las autoridades para que brinden las adecuadas medidas de protección a la familia de la Sra. Rodríguez, así como a las otras familias de personas desaparecidas en Tamaulipas, particularmente considerando que dicho Estado encabeza las cifras, según fuentes oficiales, de personas desaparecidas en México.(Según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, en Tamaulipas hay 5,558 personas desaparecidas.)

La ONU-DH hace un llamado a las autoridades correspondientes para que el asesinato de la Sra. Rodríguez sea debidamente investigado con perspectiva de género y no quede en la impunidad. Más allá de su asesinato, resulta impostergable atender los factores estructurales que han colocado a las familias de personas desaparecidas en una grave situación de vulnerabilidad.

Adicionalmente, la ONU-DH exhorta a la sociedad civil, a los medios de comunicación y a los colectivos de familias del resto de México a que con su solidaridad y cobertura constantes se logre que quienes luchan en Tamaulipas por encontrar a sus familiares tengan la atención y visibilidad que la gravedad de su situación amerita.

Finalmente, la ONU-DH ofrece sus condolencias a la familia de la Sra. Miriam Rodríguez, y reitera su disposición para trabajar con los colectivos de familiares de personas desaparecidas tanto en Tamaulipas como en el resto del país, así como con las autoridades correspondientes, tanto a nivel federal como estatal y local.

CINU