México: en el medio de la violencia que afecta al país, llegan las elecciones estatales del 4 de junio

México: Guía para seguir la jornada electoral del 4 de junio

Roy Campos

Desde hace meses el ambiente político en México está centrado en lo electoral, no hay reunión donde no se platique del 2018, que si López Obrador va en caballo de hacienda, que cómo resolverá el PAN sus conflictos, que quién será el candidato del PRI, que si el PRD ya está desapareciendo, etcétera, pero muchas de las respuestas a estas preguntas, desde el año pasado, las respondo con un “esperemos primero los resultados del 2017” y nadie lo podrá negar, hoy todos están centrados en el Estado de México, el mayor estado en recursos y en padrón electoral y cuyo resultado puede orientar candidaturas, alianzas y campañas al 2018. De eso ya platicaré, pero por lo pronto dejo una guía para todos aquellos que quieran seguir la jornada electoral y sepan qué es lo que se juega:

El 4 de junio podrán acudir a las urnas los ciudadanos de cuatro entidades (más un municipio de Oaxaca) que representan a 23% del padrón electoral nacional. En los tres estados donde se vota para gobernador (Edomex, Coahuila y Nayarit) aparecen en las boletas 21 personas de las cuales ¡sólo cuatro son mujeres! Es decir, la equidad de género que pregonan los partidos aun está lejos. Por el contrario, donde sí se ve una mayor representación es en las candidaturas independientes, ya que de esas 21 candidaturas, seis van por la vía independiente, aunque por el momento no se ve mucha probabilidad de triunfo de alguno de ellos.

En el 2016 la fórmula de poner candidatos que ya perdieron en el pasado le funcionó al PAN; de ese modo ganó Aguascalientes, Chihuahua, Durango y Veracruz. En el 2017, la fórmula la quieren repetir en Coahuila con Guillermo Anaya. El otro candidato que reincide es Miguel Ángel Navarro que en el 2005 perdió por escaso margen con una alianza encabezada por el PRD, pero ahora compite con las siglas de Morena.

En los últimos años se ha observado un incremento en las participaciones electorales; si así ocurre, en el 2017 tendríamos porcentajes mayores a 60% en Coahuila y Nayarit, y tal vez arriba de 50% en Edomex, donde en los últimos comicios de gobernador no ha rebasado 47 por ciento.

Como dato curioso, el Partido Encuentro Social forma parte de la alianza alrededor del PAN en Coahuila; de la alianza que postula al candidato del PRI en Edomex, y va solo con su candidato en Nayarit.

Coahuila

Esta entidad, junto con el Estado de México, son de las únicas cinco que nunca han tenido alternancia estatal; en esta ocasión hay siete candidatos distintos en la boleta y dos de ellos son independientes. Hasta el momento la contienda se ha centrado entre el priista Miguel Riquelme (que es postulado por siete partidos) y el panista Guillermo Anaya (postulado por cuatro).

Además se renueva el Congreso local, hoy dominado claramente por el PRI, y los presidentes municipales (por un año), donde el PRI gobierna 28 de las 38 demarcaciones, pero el PAN gobierna la capital.

Aunque en las elecciones para gobernador el PRI ha ganado siempre y por amplio margen, en el 2000 y 2006, cuando se eligió presidente, el PAN aventajó claramente al PRI, así que es justificable pensar que hoy la contienda es entre esos dos partidos.

Estado de México

Aquí sólo se elegirá gobernador y podrán votar más de 11 millones de ciudadanos, el padrón más grande del país; en esta entidad, cuna del actual presidente de México, compiten seis candidatos, una de ellas independiente, aunque después de escarceos iniciales donde parecía una campaña dividida entre tres o cuatro, parece que la pelea final se está librando entre Alfredo del Mazo, priista postulado por cuatro partidos, y Delfina Gómez de Morena, siendo de esta manera la primera gubernatura que pelea con posibilidades este joven partido. La nota la ha dado el candidato del PRD que inició en un lejano cuarto lugar y termina siendo un protagonista.

Al igual que Coahuila, aunque nunca se ha observado la alternancia estatal, en el 2000, en este estado gana el PAN y en el 2006 triunfa el PRD, así que existen fuerzas de otros partidos y han aparecido con mayor evidencia cuando se presentan altas participaciones.

Nayarit

Este estado ha vivido dos alternancias, en 1999 una alianza PAN-PRD vence al PRI y en el 2005 el PRI la recupera. En esta ocasión se presentan ocho candidatos, destacando la pelea entre Manuel Cota por el PRI y Antonio Echevarría por la alianza PAN-PRD, tratando de repetir lo hecho por su padre en 1999.

Veracruz

En el 2016, el estado de Veracruz tuvo su primer alternancia en la historia a nivel gubernatura al ganar la alianza PAN-PRD. Este 2017, se elegirán 212 presidencias municipales de las que 91 las tiene el PRI, incluyendo la capital; hoy las condiciones lucen distintas y se prevé que los triunfos sean en mayor medida para alianza PAN-PRD o para Morena, tal vez adelantando lo que puede ser la contienda a gobernador del 2018.

El 4 de junio, en la noche, habrá ganadores y perdedores claros, los analistas se centrarán en el Estado de México, donde hemos visto campañas negativas en redes, debates con poco interés, alianzas malogradas, aparición de un perredista que atrajo reflectores, aparición de Morena con posibilidades, etcétera, y todo será aprendizaje al 2018, de lo cual ya platicaremos.

El Economista


Elección bajo amenaza

No habrá final de fotografía; pero muy probablemente lo haya de barandilla. Las tendencias conocidas indican que el “empate técnico” que se mantuvo durante varias semanas finalmente se rompió y que tendremos una contienda cerrada pero con un resultado suficientemente claro. El riesgo es que por encima de la mayor o menor contundencia de las cifras, la elección del domingo 4 de junio en el Estado de México acabe por litigarse en los tribunales.

Es mala señal que Andrés Manuel López Obrador haya optado en los últimos días por descalificar el proceso y, otra vez, adelantar la preparación de un fraude electoral. También lo es, desde luego, el que sus adversarios hayan recurrido a una guerra sucia para desacreditarlo y golpearlo en su imagen de honestidad, precisamente, a través de denuncias contra su candidata a la gubernatura mexiquense, Delfina Gómez Álvarez, lo que por lo visto es ya una práctica común en todas las campañas.

Preocupa que los comicios mexiquenses resulten un retroceso, luego del avance que significaron el año pasado los procesos electorales en una docena de estados, que arrojaron para el PRI severas derrotas en siete entidades, las que el tricolor reconoció sin más. Ciertamente, se trata de una elección particularmente importante, no sólo por ser la entidad con mayor número de electores en el país sino por la repercusión política que puede tener en la contienda presidencial de 2018. Sobre todo para AMLO, que le ha apostado todo ahí.

Por lo demás, el caso mexiquense es muy interesante por diversas razones. La primera es que la batalla se da entre dos fuerzas totalmente dispares. Por un lado, el partido en el poder que encabeza el golpeado presidente Enrique Peña Nieto oriundo de esa entidad, que es además el bastión del grupo político hegemónico en el país. Y por el otro, un movimiento prácticamente sin partido cuyo líder omnipresente designa como su candidata a la gubernatura a una maestra de escuela, ex presidenta municipal de Texcoco, pero es él quien realmente hace la campaña.

El candidato priista Alfredo del Mazo Maza ha resultado bastante mediocre, gris, desabrido, tanto en sus planteamientos de campaña como su participación en los debates y en su misma propaganda. Tiene tras de sí, sin embargo, todo la estructura del PRI mexiquense, la más poderosa del país, y por supuesto el apoyo de los gobiernos federal y estatal, desde el presidente Peña Nieto y el Gobernador Eruviel Ávila Villegas para abajo. Por decirlo en otras palabras, hasta con el peor candidato puede el PRI alzarse con la victoria.

Para estudiarse con calma es el caso de la candidata de Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota, que contrariamente a las expectativas ha dilapidado un capital político importante de su partido en el Edomex , que en enero pasado representaba el 34 por ciento de las preferencias electorales, para caer al cuarto lugar por debajo del 14 por ciento. La candidata presidencial panista de 2012, cuyo fracaso fue atribuido a la falta de apoyo de la dirigencia del PAN, vuelve a patinar en una campaña intensa y costosa… que no levanta.

Especialmente importante es el papel que en la contienda mexiquense ha jugado el candidato del PRD, Juan Zepeda Hernández, que a diferencia de la abanderada panista ha ido en constante ascenso al grado de casi meterse en la disputa por la gubernatura. Zepeda Hernández, que demostró en los dos debates realizados durante la campaña ser el mejor de los aspirantes por su elocuencia y capacidad y por su intachable gestión como alcalde de Ciudad Netzahualcóyotl, dio un salto cuando enfrentó brillantemente el emplazamiento de López Obrador para que declinara a favor de la candidata de Morena. El perredista no sólo mandó al diablo al tabasqueño con todo y su dedito, sino que le puso una zarandeada al acusarlo de arbitrario y prepotente y de haber dividido a los mexicanos y particularmente a la izquierda. Y creció como líder.

Pienso que AMLO, presidente nacional de un movimiento que aspira a gobernar a México, cometió un grave error al ponerse al tú por tú con su ex correligionario, luego de que desdeñó en su momento una eventual alianza electoral con el PRD en el Edomex. Sus reiterados y fallidos ultimátum para sumarse a su causa sin condiciones solo evidencian inseguridad ante los resultados electorales que ya están a la vuelta de la esquina.

También da esa impresión el hecho de que el Peje recurra nuevamente al argumento del fraude de Estado cada vez con mayor insistencia. A medida que se decanta un descenso de su candidata en los sondeos, radicaliza su postura. Son ciertos sus señalamientos de que funcionarios federales y estatales han sido encargados como “padrinos” de los diversos municipios mexiquenses; pero su acusación carece de sustento legal.

Esto no es nuevo, por cierto. Personalmente pude constatarlo durante mis coberturas informativas en las elecciones estatales de Chihuahua en 1986, de Baja California en 1989, de Guanajuato en 1992 y 1995, de Jalisco en 1995, entre otras. En su calidad de ciudadanos y militantes del partido, en efecto, cada uno de esos funcionarios –entre los que hay inclusive secretarios de Estado y gobernadores— se hace responsable de sacar la elección a favor de su partido en el municipio o distrito electoral que le haya sido asignado. Ellos son parte de la estructura electoral. Está en el librito electoral priista.

Eso puede resultar abusivo, si se quiere, pero estrictamente es válido, legal. El problema es el que al cumplir ese cometido utilicen recursos, vehículos o infraestructura gubernamentales, lo que hasta ahora en el caso mexiquense no se ha probado. Los “documentos” esgrimidos por AMLO como prueba son en realidad meras listas que contienen los nombres de funcionarios y los municipios asignados a cada uno, pero que carecen de una validez oficial. Ni siquiera están membretados o firmados. Más grave, por ejemplo, es el uso de programas sociales o el reparto de tarjetas del “salario rosa”… si se pudiera acreditar como compra de votos.

Pienso que la elección del próximo domingo 4 de junio está definida, sobre todo considerando la capacidad de movilización del PRI durante la jornada. De la desventaja que en este sentido tiene Morena es el hecho de que no haya podido registrar ni a la mitad de los representantes de casilla requeridos. También estoy convencido que los resultados serán impugnados Esperemos entonces otra vez la denuncia del fraude electoral. Válgame.

Sin Embargo


Prevén jornada electoral violenta

Yhadira Paredes

Xalapa, Ver.- A decir del investigador del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana, Manuel Reyna Muñoz, se prevé una jornada electoral rodeada de agresiones, con un escenario poco pacífico.

En entrevista telefónica, señaló que la guerra sucia entre la coalición Acción Nacional-Revolución Democrática y Morena podría arreciar en las menos de dos semanas que le quedan a las campañas.

La violencia continúa latente en distintas zonas de la entidad, toda vez que los candidatos a las alcaldías Veracruz encabezan una guerra sucia, con prácticas comunes pero no aceptables.

En ese sentido, habrá que esperar, dijo, a ver cómo reacciona el electorado en el proceso, pues desprestigiar a los actores emite una mala señal.

Al parecer, el Organismo Público Electoral (OPLE) no está haciendo nada porque es muy fuerte todo lo que está pasando en el estado, reconoció el académico universitario.

“La verdad que tengo miedo porque no sé qué pueda pasar. Hay una lucha muy fuerte que se emparenta con la lucha en el estado de México y no dudaría para nada que haya una guerra sucia en Veracruz buscando impactar en el estado de México”.

Por otra parte, luego de que el Instituto Nacional Electoral y el OPLE estimaran una participación de cuando menos el 60% de los electorales el próximo domingo 4 de junio, recordó que la más alta ha sido del 55%.

En ese sentido, consideró que se necesita más firmeza en la promoción del voto a fin de que la gente tenga confianza, porque de no ser así no tan fácilmente van a salir a votar.

“Si saliera a votar el 60%, yo lo celebraría y diría que es un rotundo éxito, porque viene en picada, viene una disminución de los ciudadanos en las urnas, a partir del 2013 ha venido cayendo. Deben tener una labor para recuperar la confianza de los años 90 cuando se salía a votar con el 94%”, finalizó.

El Martinense


Violencia en México se desata este año y debilita cada vez más el sistema

Un enfrentamiento entre militares y ladrones de combustible que deja varios muertos, entre ellos uno presuntamente por un tiro de gracia de un uniformado; un asalto a una sede del PRI, el partido gobernante, deja cinco cadáveres; una madre activista, que buscaba desaparecidos, asesinada en Tamaulipas… La sucesión de hechos es de mayo, pero podría ser del mes pasado. O lo será, con cambios de escenario, seguramente el próximo. La violencia, un cáncer para México, y la consiguiente impunidad se expanden como metástasis sobre un sistema que se vuelve cada vez más ingobernable.

2017 avanza como el año más violento del sexenio del presidente, Enrique Peña Nieto, el último completo antes de que abandone la residencia de Los Pinos. El mes de marzo fue el que más homicidios dolosos registró desde la llegada del mandatario. Como lo fueron primero febrero y enero. En esta ocasión, se tienen constancia de 2.020 asesinatos. La barrera de los 2.000 no se superaba desde 2011 –los registros oficiales se iniciaron en 1997–, siendo presidente Felipe Calderón, el mandatario que ordenó sacar al Ejército a las calles hace ya más de 10 años y cuya guerra contra el narco lejos de ser eficaz ha dejado más de 100.000 muertos y 30.000 desaparecidos.

El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, en sus siglas en inglés), en su informe anual, situaba a México como el segundo país más violento del mundo, con 23.000 asesinatos, solo por detrás de Siria, con 50.000 y antes que Afganistán e Irak, con 17.000 y 16.000 respectivamente. El organismo británico ahonda en el incremento de un 22,8% del crimen en el último año, lo que considera un deterioro en una de las principales promesas de campaña de Peña Nieto. Además, recuerda que México ha sido incapaz de sacar adelante la Ley de Seguridad Interior, una hoja de ruta para la actuación de las fuerzas armadas y federales en el combate al crimen organizado.

El estudio del IISS ha creado revuelo en México. El Gobierno rechazó las conclusiones por considerar que utiliza cifras “cuyo origen se desconoce”, refleja estimaciones basadas en “metodologías inciertas” y aplica términos jurídicos de manera equivocada. Tanto la Secretaría de Gobernación como la de Relaciones Exteriores (Interior y Cancillería) consideran “irresponsable e incorrecto” el término de conflicto armado con el que el IISS cataloga la violencia en México. El informe solo analiza los países en los que el organismo considera que existe un conflicto, de ahí que obvie datos, por ejemplo, de Brasil y  sobre Venezuela, donde la violencia se ha disparado en los últimos años debido a la crisis social e institucional que vive el país sudamericano. En América Latina, solo ahonda, además de México, en Centroamérica y Colombia.

Violencia en México se ha incrementado: ONU

“Tenemos un problema de violencia gravísimo, también de impunidad, pero el estudio se basa en datos absolutos, no tiene sentido”, asegura el analista de seguridad Alejandro Hope, quien, en ningún caso, infravalora la creciente ola de asesinatos. El aceleramiento de la fragmentación de los grupos criminales es uno de los motivos de este repunte de la violencia que no tiene visos de frenar. El Cartel Jalisco Nueva Generación se recrudece y fortalece al tiempo que se debilita el de Sinaloa, tras la extradición a Estados Unidos de su líder, Joaquín El Chapo Guzmán. Uno de sus sucesores, Dámaso López, El Licenciado, fue detenido la pasada semana en una zona acomodada de la capital mexicana, donde días después han ido cayendo varios de sus colaboradores, lo que ha disparado las alarmas sobre la penetración del narco en Ciudad de México.

Que el narco ha penetrado hasta las entrañas del sistema mexicano no es algo precisamente novedoso. Sin embargo, la percepción que se tiene puede considerarse altamente preocupante. El director de Parametría, Francisco Abundis, recordaba estos días en un artículo en el diario Milenio cómo el 39% de los mexicanos considera que los carteles son los que más poder ostentan en México, por el 28% que opina que es el presidente. El mismo estudio señala que el 36% considera que el narcotráfico hace más obras en las comunidades que el propio gobierno y un 35% de los consultados piensa que las organizaciones criminales genera empleos al país.

Otro de las causas a las que alude Hope para explicar el aumento de la violencia es la transición política que se dio, de forma simultánea, en casi la mitad de los Estados el pasado año. El encaje de los nuevos sistemas de poder se desarrolla en un año en el que otros tres Estados elegirán nuevo gobernador –el de México, el más poblado; Coahuila y Nayarit–, unos comicios que pueden suponer otro batacazo para el gobernante PRI. Además, México otea las presidenciales del próximo año, en las que hasta el momento parte con ventaja el dos veces candidato, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador. La relación con Estados Unidos marcó el arranque del año en México; cuando amainó, se evidenció la impunidad rampante en el país vinculada a la corrupción con la fuga y captura de varios exgobernadores. Ahora es el descontrol de la omnipresente violencia la que asoma. Los tres temas, de alguna forma, están ligados entre sí en un bucle interminable que agota y debilita a México.

Vanguardia


Morena amplía ventaja en Estado de México: Indicadores SC

ZÓSIMO CAMACHO.-

El partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha ampliado su ventaja en las intenciones de voto en el Estado de México de cara al próximo proceso electoral del 4 de junio, según se desprende de una encuesta realizada por la consultoría Indicadores SC.

De acuerdo con el informe de resultados de la encuesta, la intención de voto para Morena y su candidata, Delfina Gómez, es del 37.4 por ciento, frente al 26.3 por ciento del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alfredo del Mazo.

La encuesta, levantada entre el 18 y el 20 de mayo pasados, coloca  en tercer lugar al candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, con 16.3 por ciento de las intenciones de voto. Mientras, el Partido Acción Nacional (PAN) y su candidata, Josefina Vázquez Mota, alcanza 13.3 por ciento.

Por su parte, la candidata independiente María Castell y el candidato del Partido del Trabajo, Óscar González, llegan a 2.9 y 1.2 por ciento en las intenciones de voto, respectivamente.

Según los datos, Delfina Gómez tuvo un repunte de 2.5 por ciento con respecto de la semana previa, cuando contaba con 34.9 puntos porcentuales en las intenciones de voto. Alfredo del Mazo también tuvo un ligero repunte, éste de 2 por ciento, pues en la encuesta anterior contaba con 24.3. Juan Zepeda también avanzó, aunque menos de 1 punto porcentual, pues en el ejercicio anterior alcanzaba 15.6.

Josefina Vázquez Mota y los otros dos candidatos mantienen un descenso desde que inició el mes.

El documento, titulado Tracking estatal Edomex 2017, también da cuenta de los altos niveles de desaprobación entre los electores del Estado de México de los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila. La desaprobación para el gobierno federal es del 78.6 por ciento. La del gobierno estatal es del 60.4 por ciento.

Contralínea


Delfina ya superó por primera vez a Del Mazo y Zepeda crece poco, dice décima encuesta del Cisen

El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) ha realizado diez encuestas sobre la elección del Estado de México. La última, difundida ayer, colocó a la cabeza a la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con 25.18 por ciento de las preferencias y al del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en segundo sitio con 24.87 por ciento, lo que implica aún un empate técnico.

En la trayectoria de los ejercicios, realizados mes por mes por el órgano de inteligencia, Delfina muestra un avance de 6.38 puntos mientras que Del Mazo, una caída de 22 décimas de punto.

En el cuarto sitio aparece el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, con 12.61 por ciento de la preferencia. La carrera de este candidato no muestra ningún avance y sí un estancamiento que lo haría perder si la votación fuera hoy.

Al del sol azteca lo supera la suspirante de Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, con 18.06 por ciento. Sin precedentes, entidades públicas se han sumado a la gama de ejercicios demoscópicos sobre los comicios del Estado de México. La Presidencia de la República también ha hecho sus propios estudios tanto de las preferencias en esa entidad como respecto a las presidenciales de 2018.

Por Linaloe R. Flores y Efrén Flores

La décima encuesta del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), colocó a la cabeza a la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con 25.18 por ciento de las preferencias y al del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en segundo sitio con 24.87 por ciento. En el cuarto sitio aparece el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, con 12.61 por ciento de la preferencia, después de la suspirante de Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota quien obtuvo 18.06 por ciento.

En este ejercicio demoscópico atribuido al organismo encargado de realizar inteligencia estratégica para salvaguardar la seguridad nacional, Juan Zepeda aparece en una posición rezagada, superado por tres candidatos. De efectuarse ahora mismo los comicios, el aspirante de la izquierda perdería mientras que su partido se convertiría en cuarta fuerza política en la entidad mexiquense.

El dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, lo llamó a declinar a favor de Delfina Gómez en aras de impedir que el PRI se mantenga en el Gobierno y para configurar el mejor preámbulo de las elecciones presidenciales de 2018. Pero Juan Zepeda ha sostenido en varias entrevistas con este medio digital que es muy tarde para ello y prefiere dar la batalla en la contienda. Según sus cálculos, va a la cabeza de la carrera, muy cerca de la candidata de Morena.

La encuesta del CISEN arroja un resultado en el que, como en otros ejercicios, aparece un empate técnico entre Delfina Gómez Álvarez y Alfredo Del Mazo Maza. Desde la primera encuesta aplicada por este órgano de inteligencia, la candidata de Morena ha avanzado 6.38 puntos (de 18.90 a 25.18 por ciento) mientras que el segundo ha caído 22 décimas de punto )de 25.09 a 24.97 por ciento).

SinEmbargo verificó con tres fuentes de áreas diferentes la autenticidad de al encuesta. Las tres confirmaron que sí se trata de un ejercicio demoscópico del cuerpo de inteligencia del Estado mexicano.

Las mediciones de la tendencia de voto de la próxima elección en el Estado de México no tienen precedentes. A la gama de ejercicios realizados por las casas encuestadores tradicionales como Mitofsky, GEA-ISA, Ulises Beltrán y Grupo Reforma se sumaron instancias gubernamentales como la Presidencia de la República y el CISEN. En el caso de Los Pinos, no sólo ha mandado a encuestar sobre la elección del Edomex; sino sobre las presidenciales de 2018.

La última de la Presidencia indicó que Andrés Manuel López Obrador quien contendería por Morena, ganaría con el 30.02 por ciento de la votación sobre cualquier candidato del PAN, PRI, PT o independiente.

AVENTAJA PRI CON RECURSOS DE CAMPAÑA

El PRI ha gobernado durante nueve décadas en el Estado de México. Esta es la primera vez que los comicios pueden ser ganados por un candidado no emanado de ese partido. Investigadores de la entidad reconocen que no se trata sólo de un partido, sino de un poderío político y de negocios que es muy difícil derribar. Por su número de afiliados y resultado en las votaciones, Alfredo del Mazo Maza, candidato priista a la gubernatura del Estado de México, recibió por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) 123 millones 409 mil 956.02 pesos de presupuesto para su campaña, monto que representa el doble de lo asignado a la candidata Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN), que es de 65 millones 245 mil 197.35 pesos, y poco más del triple de lo que recibieron Delfina Gómez Álvarez, de Morena, con 34 millones 950 mil 653.25 pesos, y Juan Zepeda Hernández, del PRD, con 37 millones 543 mil 668.61 pesos.

Asimismo, el gasto asignado por el INE al Partido Revolucionario Institucional (PRI) representa 7.2 veces más que el presupuesto del Partido del Trabajo (PT), que con 17 millones 152 mil 675.93 pesos, es la institución política que menos recursos cuenta en esta campaña; y hasta 52 veces mayor que el presupuesto que tienen en la actualidad los dos candidatos independientes registrados, cada uno con 2 millones 371 mil 094.63 pesos.

El partido tricolor reportó ante la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral que ha utilizado ya el 54 por ciento de su presupuesto [es decir, 66 millones 462 mil 140.47 pesos, al corte del pasado 20 de mayo], mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) ha ocupado ya la totalidad de sus recursos.

El único partido que ha sobrepasado el monto de sus ingresos ha sido el Partido de la Revolución Democrática, que se excedió por 3 millones 521 mil 433.82 pesos, un 9 por ciento más que el límite indicado por el Instituto Nacional Electoral.

Morena, en tanto, ha utilizado el 92 por ciento de los recursos asignados [32 millones 291 mil 538.25], mientras que el PT y los candidatos independientes, son los que menos dinero han desembolsado, pues sólo han usado el 52 por ciento [8 millones 988 mil 816.06] y el 74 por ciento de sus fondos [1 millón 765 mil 541.62 pesos], respectivamente.

 

ACUSACIONES POR USO DE DINERO PÚBLICO

El PRI mexiquense ha sido varias veces acusado por la oposición de utilizar recursos estatales y federales para impulsar a su candidato, Alfredo Del Mazo Maza. Desde septiembre del año pasado, PAN, PRD y Morena han acusado que en el Estado de México han sido entregados millones de pesos en apoyos a partir de diferentes programas sociales.

Esta semana, la candidata blanquiazul Josefina Vázquez Mota le solicitó al INE, por medio de una misiva, que no sea “cómplice de las trampas” que el partido tricolor ejerce en la entidad, a partir de la entrega de dádivas como tinacos, despensas, computadoras, entre otros.

FUNCIONARIOS FEDERALES AL EDOMEX

La red social Twitter da cuenta de las giras de trabajo que los funcionarios públicos mexicanos hacen. Si uno revisa esta red social, encontrará que Rosario Robles Berlanga, titular de la Sedatu, realizó una decena de visitas al Estado de México entre agosto (2016) y marzo (2017) para implementar programas y repartir apoyos.

A esta funcionaria federal se suman las visitas al Edomex de Aurelio Nuño Mayer, Secretario de Educación Pública, quien ha impulsado el Programa Escuelas al Cien, que implica la inversión de 147 millones para mejorar las condiciones de mil 570 planteles; Mikel Arriola, titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien en marzo anunció la construcción de un hospital en Atlacomulco y la atención en 34 Unidades Médicas Móviles; Rafael Pacchiano Alamán, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), quien ha entregado apoyos para el programa de empleo temporal, y José Narro Robles, Secretario de Salud, quien ha participado en jornadas médicas y de vacunación, como la de febrero pasado.

También ha visitado la entidad Angélica Rivera Hurtado, esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, quien en marzo repartió apoyos a través del DIF, junto con Eruviel Ávila Villegas. Y su esposo, el Presidente de la República, ha visitado este año la entidad donde nació en diversas ocasiones; una de sus últimas giras fue para inaugurar el Auditorio Metropolitano de Tecámac.

Otros funcionarios federales que se no han dejado de tener presencia en el estado son Francisco Guzmán Ortiz, allegado y jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, quien desde octubre del año pasado se ha presentado en más de 12 ocasiones en el Edomex, con la finalidad de presentar eventos a nombre del Jefe del Ejecutivo federal, y el más mencionado –y también criticado por la oposición–, Luis Enrique Miranda Nava, titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), quien ha sido señalado, en particular por los partidos Acción Nacional y De la Revolución Democrática, de haber sido designado con la finalidad de canalizar recursos públicos al Estado de México en año electoral.

Sin Embargo


Reforma: El candidato panista Antonio Echeverría encabeza las preferencias en Nayarit

El candidato del Partido Acción Nacional (PAN) por la gubernatura del estado de Nayarit, Antonio Echeverria García, encabeza las preferencias para los próximo comicios con 43.7 por ciento, de acuerdo con la encuesta más reciente del periódico Reforma.

El aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manuel Cota Jiménez, se ubica en el segundo lugar con 24. 9 por ciento, mientras que el candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Miguel Ángel Navarro Quintero, alcanza el tercer sitio con 13.3 por ciento. El abanderado independiente Hilario Ramírez Villanueva “Layín” se queda con el 11.1 por ciento de los posibles votos.

Los votantes ven en el panista Antonio Echeverría confianza, liderazgo y consideran que es el que mejor ha hecho su campaña. El 64 por ciento de los participantes dijeron tener una opinión positiva de él, mientras que el 24 por ciento piensa que es “negativo” y el 12 por ciento no lo conoce.

Para los encuestados el candidato panista es quien puede mejorar la seguridad pública, combatir la corrupción, gobernar con eficacia y generar más empleo en la demarcación. En segunda posición ubican al priista Manuel Cota, aunque el 62 por ciento considera que sería “malo” que el PRI ocupara la gubernatura del estado. Solo el 44 por ciento dice que seria “bueno” y el 14 por ciento no sabe.

el 64 por ciento de los consultados no creen que puedan sentirse bien representados “Layín” Ramírez (64 por ciento), mientras que el 24 por ciento considera que sí y el 12 por ciento no lo sabe.

Al calificar la gestión del Gobernador saliente, Roberto Sandoval, obtuvo un promedio de 5.77 y más de la mitad lo desaprueba.

Noticias Colima


Números del PAN ubican a Anaya “cinco puntos arriba en Coahuila”

Susana Guzmán | Magali Juárez

El PAN respeta las encuestas, pero en nuestros números Guillermo Anaya aventaja al candidato del PRI, Miguel Ángel Riquelme, y le va a ganar por más de diez puntos, aseveró el secretario general de Acción Nacional, Damián Zepeda, entrevistado sobre la encuesta de El Financiero, en la que el panista está seis puntos por debajo.

“Respetamos los números que ustedes presentan pero nuestros números nos dan una ventaja arriba de los cinco puntos porcentuales contra Miguel Ángel Riquelme y estamos seguros que esa elección se va a ganar por doble digito, es decir por más de diez puntos”, dijo.

Agregó que de acuerdo con las encuestas del PAN “Guillermo Anaya está como ganador y se perfila como el próximo gobernador. Estamos seguros que la ciudadanía va a salir a votar el día de la elección por un cambio porque el estado de Coahuila es uno de los estados que mejor representa lo que una familia abusando del poder, de la corrupción, del uso político de la justicia y de todo tipo de abuso, puede hacer daño a un estado, los Moreira, y la candidatura de Miguel Ángel Riquelme no representa más que una tapadera de los Moreira, porque es su empleado”.

“Nosotros, con nuestra información tenemos que vamos a ganar Coahuila y que Guillermo Anaya se perfila ya como el próximo gobernador”, reiteró.

En tanto, Verónica Martínez, presidenta del PRI en Coahuila, aseveró que su partido le va a cerrar el paso al PAN, que pretendía hacer un corredor azul de gobernadores en el norte del país, al ganar de forma contundente la elección del 4 de junio.

Destacó que los resultados de la encuesta realizada por El Financiero reflejan el trabajo que han llegado a cabo en la entidad durante la campaña y durante todo el gobierno de Rubén Moreira.

Dijo que la diferencia de seis puntos porcentuales entre el priista Miguel Riquelme, que cuenta con 38 por ciento de las preferencias electorales, y el panista Guillermo Anaya, que alcanzó 32 puntos porcentuales, respalda el objetivo del tricolor de ganar de manera contundente.

En entrevista, recordó que en la elección de 2011, el PRI le ganó por 300 mil votos al blanquiazul, que también postuló a Anaya para la gubernatura.

La dirigente priista en Coahuila aseguró que así como lo indica la encuesta de El Financiero, el 4 de junio ganarán con una amplia diferencia, pero adelantó que ya están preparados para hacer frente a la estrategia postelectoral de Anaya, quien, dijo, no reconocerá su derrota.

El Financiero